Mensaje a la Conciencia – TREINTA MINUTOS TEMPRANO

TREINTA MINUTOS TEMPRANO
por el Hermano Pablo



Era un dolor de cabeza torturante, agudo, persistente: un dolor que no presagiaba nada bueno. Así que Miguel Encinas Alcántara, de sesenta y tres años de edad y vecino de Chalco, México, decidió ir al hospital. Lo acompañaron algunos familiares, y llegó al hospital del pueblo a las 6:30 de la mañana, exactamente. Pero en el hospital no comenzaban a atender sino hasta las 7:00. Los familiares y el enfermo mismo clamaron, rogaron e insistieron, pero el reglamento era inflexible, de modo que no lo atendieron. Alcántara murió a las 6:55 de la mañana, cinco minutos antes de la hora de apertura.

Un médico, cuando se dio cuenta del caso, hizo el siguiente comentario: «Muchos llegan al hospital treinta minutos tarde para salvarles la vida. Éste llegó treinta minutos temprano.»

Si hay algo en la vida que es imposible predecir, es la hora de la muerte. Hasta especialistas en medicina se confunden en cuanto a cómo un paciente parece burlarse de sus predicciones. El enfermo que aparenta estar a la puerta de la muerte puede vivir muchos años más, mientras que personas con la más robusta salud mueren de repente.

Lo cierto es que el que menos entiende acerca de la hora de su muerte es uno mismo. No sabemos cuándo hemos de pasar al otro lado. Más aún, no queremos ni hablar de nuestra muerte. Y sin embargo la muerte forma parte de la vida tanto como la vida misma. Lo único que es absolutamente seguro en la vida es la muerte. De todas las cosas ciertas en la vida, la más cierta es la muerte.

¿Qué nos debe decir esto? Que lo que más merece preparación es lo que no se puede evitar. Pero ¿cómo se prepara uno para la muerte?

Una parte de esa preparación tiene que ver con los que quedan en vida. Cualquier instrucción relacionada con la ceremonia fúnebre debe dejarse en orden. Además, todo lo que tenga que ver con la disposición de nuestros bienes debe arreglarse en vida. Son arreglos que tienen que ceñirse a disposiciones legales.

Sin embargo, más importante que todo esto es lo de nuestra alma. Cada cual determina dónde pasará la eternidad, y esa es una determinación que tiene que hacerse en vida.

Jesucristo dijo: «Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie llega al padre sino por mi» (Juan 14:6). Él es la puerta a la vida eterna. Pero hay que entrar por esa puerta mientras todavía vivimos. Invitémoslo a ser el Señor de nuestra vida. Él desea tenernos a su lado por toda la eternidad. Digámosle: «Señor, sé tú mi Salvador.»

www.conciencia.net

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

1 Compartir
Comparte1
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte