Un Mensaje a la Conciencia – EL PASAJERO QUE NO PARTIÓ

Un Mensaje a la Conciencia

EL PASAJERO QUE NO PARTIÓ

por el Hermano Pablo

http://www.iesf.es/fot/bebe5.jpg


La estación de autobuses de Los Ángeles, California estaba llena. De allí partían pasajeros a todas partes de Estados Unidos: Nueva York, Miami, Chicago, Washington. Los pasajeros representaban toda la gama de oficios: profesionales, hombres de negocios, estudiantes y turistas.

Al llegar uno de los autobuses a la estación, los pasajeros subieron hasta llenarlo. Un viajero, sin embargo, se quedó en las bancas. Estaba dentro de una pequeña cesta cubierto con paños blancos. Era un bebé, de pocas horas de nacido, aún con el cordón umbilical adherido. Pero el bebé estaba muerto.

No hacía mucho que se había encontrado a otro bebé, todavía con vida, en una estación de autobuses. Tenía, también, el cordón umbilical adherido al cuerpo. En aquel caso el médico que lo atendió había hecho la pregunta clave: «¿Dónde está el otro extremo de este cordón?» A la hora de la verdad, es importante saber la identidad de la madre, así como lo que la llevó a tomar semejante decisión, tanto en el caso del bebé vivo como el del bebé muerto.

Todos los días hay un alarmante número de bebés que son abandonados. Se cuentan por decenas de miles, arrojados por todas las grandes ciudades del mundo, sin atención, sin cariño, sin amparo, sin amor. Son las pequeñas criaturas inocentes, fruto de un amor culpable, o de un desvío juvenil o de un corazón egoísta que no quiere asumir la responsabilidad de madre. Y si esos bebés no mueren, como el diminuto pasajero de Los Ángeles, serán los hijos de nadie.

El abandono del fruto del vientre es evidencia de un repugnante desprecio por la vida humana y de un horrible pisoteo de los mandamientos divinos. Es evidencia, también, del materialismo que ha invadido una gran parte de nuestra sociedad, llamada civilizada y cristiana, que ha perdido el temor de Dios.

No es suficiente que sólo tengamos conocimiento de este abandono de los principios de moralidad y justicia divina, demasiado común ya, sin cuando menos preguntarnos si hay algo que nosotros podemos hacer. Porque sí hay algo que podemos y debemos hacer.

Debemos establecer una relación personal con la única fuente de justicia y moralidad que hay en el universo, con Dios nuestro Creador. Es una farsa, una burla, decir que nos preocupa la condición depravada del mundo si nosotros mismos no queremos someternos al único Autor de moralidad y justicia. Fue esa condición la que clavó a Cristo en la cruz.

Entreguémosle nuestra vida a Cristo. Él quiere ser nuestro Señor. Sometámonos a su divina voluntad.


Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte