Estudios Luis Palau UNA GRAN EMOCIÓN

Estudios Luis Palau UNA GRAN EMOCIÓN



Cuando era muchacho, me entusiasmaba predicar el evangelio de Jesús en las reuniones al aire libre, en encuentros para niños y en distintas concentraciones. Oraba, estudiaba la Biblia y predicaba, pero me sentía frustrado. Un buen día decidí que no tenía el don de evangelismo. Era obvio. No importaba con cuánto celo y devoción predicara, nadie recibía a Cristo. Nada de lo que hiciera parecía cambiar las cosas. Me había inspirado en lo que leía y oía de otros evangelistas, pero era evidente que me faltaba algo.

Decidí ponerle un plazo a Dios. Le dije al Señor: “Si a fin de año no me das algún convertido por mi predicación, abandono todo.” Traté de convencerme de que podría ser un cristiano obediente aunque pasase por alto la gran comisión y sólo me dedicase a enseñar a otros creyentes.

Diciembre llegó y pasó, y cada día mi depresión se hacía más profunda. Los convertidos no aparecían. Estaba decidido. Dejaría de predicar. Para mí era claro que o bien no estaba lleno del Espíritu Santo, o no había sido llamado, o no tenía los dones necesarios.

Un sábado durante la primera semana del año nuevo, los hermanos de la iglesia habían organizado un estudio bíblico casero. No tenía deseos de asistir, pero lo hice por lealtad a los líderes. Cantamos varios himnos, esperando al predicador que
no llegaba. Como tampoco había predicador suplente, uno de los ancianos finalmente se acercó y me dijo en voz baja:

–Luis, vas a tener que predicar tú. No hay nadie más.

Yo había estado leyendo el libro EL SECRETO DE LA FELICIDAD, por Billy Graham, que se basa en la Bienaventuranzas. Pedí un Nuevo Testamento, apenas pude suspirar una oración, y leí Mateo 5:1-12.

Luego–sin apuntes ni notas de ningún tipo–repetí lo que pude recordar del libro. Leía un versículo y repetía el comentario de Billy Graham. Leía otro versículo, y seguía repitiendo lo que me acordaba. Por fin llegué a “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios”, y añadí unos pocos comentarios. De pronto una señora no cristiana del vecindario se puso de pie y comenzó a llorar. Yo no comprendía lo que estaba ocurriendo.

–No tengo limpio el corazón –sollozaba–. Eso quiere decir que nunca veré a Dios. Ayúdenme, por favor. Que alguien me explique cómo hacer para tener un corazón limpio.

No recuerdo el nombre de la mujer, pero jamás olvidaré sus palabras. Leímos en la Biblia la promesa de Dios: “La sangre de Jesucristo el Hijo de Dios nos limpiará de todo pecado” (1 Juan 1:7 BD) y allí en esa reunión la mujer encontró paz con Dios y se fue a su casa con un corazón limpio, lleno de alegría celestial.

El más grande gozo es aquel producido por ganar almas para Jesucristo. Tu graduación es emocionante. El día de tu boda es emocionante. Tu primer hijo es emocionante. Pero la emoción más grande es ganar a alguien para Cristo. Y tiene una particularidad. Cuando uno comienza, ya no quiere parar.
Te desafío a que ores, diciendo: “Señor, quiero tener esa experiencia. Quiero saber por mí mismo lo que es ganar a alguien para el Señor Jesús.”

Corrie ten Boom, la recordada misionera holandesa que ya está con el Señor, tenía un vehemente deseo de ganar a otros para Cristo. En uno de sus poemas dice:

Cuando llegue a esa hermosa ciudad
Y vea a los santos en Cristo Jesús,

Espero que alguien me diga:

“Quien me habló del Señor fuiste tú.”

¿Está dispuesto a tener visión de lo que Dios podría hacer a través de usted para llevar a otros a sus piesí Después de todo, Dios no cuenta con un plan A, un plan B y un plan C para evangelizar al mundo. Dios sólo tiene un plan–y ese plan somos usted y yo.

Luis Palau

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

3 comentarios

  1. hola,, soy silvina creo efecios 1 : 18 kiere decir q… los ojos carnales q es del cuerpo ven solo las cosas materiales.. y para ver y entender las cosas espirituales tenemos q tener los ojos espirituales (del alma) bien abiertos para ver y entender lo bueno y lo malo.. para mi eso es lo q kiere decir pablo…

  2. bueno mi pregunta ,que puedo aser para alejarme de las cosas del mundo esas cosas son pasajeras mas dios nos da su amor para toda la vida

  3. jorge nova flores

    agradesco de todo corazón este contacto con su ministerio y por este medio. Deseo hacerles una pregunta muy importante para mi, en Efesios 1:18, dice;que él (Dios) alumbre los ojos de vuestro entendimiento. ¿cúales son los ojos de nuestro entendimiento? agradesco su atención y deferencia a mi solicitud. En el amor del señor, su seguro servidor en Cristo Jesus.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

2 Compartir
Comparte2
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte