Mensaje a la Conciencia – «¡ADIÓS, QUERIDAS MANOS!»

Mensaje a la Conciencia – «¡ADIÓS, QUERIDAS MANOS!»
por el Hermano Pablo

Se recostó en las almohadas y trató de descansar. Le era difícil porque los dolores del cáncer son crueles. Paseó la vista por la habitación. Había cuadros, fotografías, recortes de revistas, diplomas y trofeos. Y había, también, un piano: el piano en que componía sus magistrales sinfonías.

Se miró las manos. Tenía manos suaves, de dedos finos. Las contempló con dolor y exclamó: «¡Adiós, queridas manos, adiós!» Un mes más tarde murió. ¿Quién era éste? Era Sergio Rachmaninov, el genial pianista.

Dos años antes, en medio de un concierto, tuvo un colapso. Se le diagnosticó cáncer. Luchó con la enfermedad veinticuatro meses, pero al final cedió. Murió decepcionado, contemplando siempre sus manos. Fueron realmente patéticas y sentidas las últimas palabras de este maestro de la música: «¡Adiós, queridas manos, adiós!»

Rachmaninov, aquel gran genio musical ruso, nació en 1873. Fue autor de preludios para piano, conciertos, sinfonías y poemas sinfónicos. Era maestro en la composición como también en la ejecución en piano, pero murió decepcionado, no porque tuviera cáncer sino porque había perdido el uso de las manos. Con la pérdida de las manos y de la agilidad de los dedos, perdió también todo deseo de vivir. Feneció su ánimo cuando murieron sus manos.

En el caso de Sergio Rachmaninov, aunque no hubiera perdido el uso de las manos, el cáncer lo habría vencido. ¿Pero qué de los que, con buena salud y con fuerza, pierden el deseo de vivir porque algo los ha decepcionado?

¿Qué de las mujeres que se desesperan porque el novio las ha dejado o porque el esposo ha abandonado el hogar? ¿Y qué de los hombres que se suicidan porque ha fallado el negocio? La vida trae circunstancias muy difíciles, pero mientras nos queda aliento, si podemos mantenernos en pie, si no nos hemos muerto, el futuro aún es nuestro.

Es interesante notar que todos los milagros que Jesucristo hizo mientras anduvo en esta tierra los hizo en personas que habían perdido toda razón de vivir. Cuando no quedaba alternativa, cuando todos los recursos humanos se habían agotado, cuando nadie ofrecía esperanza, Cristo con su dulce compasión y su absoluto poder rescataba de la desesperación al que ya lo había perdido todo.

Lo cierto es que Cristo vive hoy y no ha cambiado. Él nos ama con profundo amor y tiene poder para librarnos de toda aflicción. No nos desesperemos. No perdamos la fe. No dejemos de creer. Clamémosle al Señor: «¡Ten compasión de mí!», y Él nos devolverá el ánimo. Él sólo espera que lo llamemos.

www.conciencia.net

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte