Reflexiones – Iglesia Distribuidora de Sopa

Reflexiones – Iglesia Distribuidora de Sopa

“Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido” (Lucas 19:10).

Dos establecimientos en Baltimore hacen básicamente la misma cosa. Ambos disponen y sirven comida, y ambos ofrecen un lugar para que las personas se sienten y coman. Ambos están bajo las reglas del mismo departamento de salud. Un de éstos establecimientos es una misión de socorro que suministra sopa. El otro es un restaurante elegante y caro, a pocas cuadras de distancia en la “Pequeña Italia”.

Mientras ambos hacen esencialmente la misma cosa, son guiados por un propósito completamente diferente. El de la distribuidora de sopa es alimentar a los hambrientos sin hogar. La misión del restaurante caro es proporcionar una atmósfera agradable mientras las personas se alimentan.

La iglesia debe decidir cual su misión. ¿Ofrecerá una experiencia religiosa agradable para aquéllos que ya conocen Cristo y viven en plena comunión? O ¿se preocupará por las necesidades de las personas destituidas de religiosidad cuyas vidas enfrentan serias crisisí ¿Seremos una iglesia “restaurante especial” o “una iglesia “distribuidora de sopa”?

La iglesia del Señor existe para atender a los necesitados, para buscar los perdidos y desesperanzados, para edificar el pueblo de Dios, para guiar a los salvos a las mansiones eternas. Para eso el Señor separó un pueblo que, revestido del poder del Espíritu, continuaría la obra de reaproximación del hombre con su Creador.

¿Y cuál ha sido nuestro propósito? ¿Cual el énfasis de nuestro ministerio? Estamos preocupados con el bienestar de aquéllos que recibieron a Cristo como Señor y Salvador y viven en comunión con los hermanos en una vida de alabanza y adoración o ¿hemos dirigido nuestra mira para los que están carentes del amor del Padre, hambrientos de esperanza y fe, errantes y lejos del abrigo amoroso de los brazos del Señor?

Ambos propósitos son buenos. Cuando optamos por la “iglesia restaurante especial” ciertamente tocamos el corazón de todo el pueblo de Dios.Cuando optamos por la “iglesia distribuidora de sopa” con certeza tocamos el corazón del propio Dios.

¿Qué tipo de iglesia es usted?

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

3 Compartir
Comparte3
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte