Home / Mensajes a la conciencia / AHORCADO POR SU CHALECO

AHORCADO POR SU CHALECO

AHORCADO POR SU CHALECO
por el Hermano Pablo

David contempló su chaleco. Era recién comprado y le había costado una suma fabulosa. «Con esto —se dijo a sí mismo— no me entrarán balas.»

Se colocó la prenda y se la ajustó cuidadosamente. Puso especial atención a la atadura del cuello. «Ni siquiera allí me podrán herir», volvió a decirse.

Se armó, entonces, de dos pistolas, y sin volver a considerarlo entró a una reunión donde policías participaban de un simposio. Por alguna razón David había cobrado odio contra la fuerza policial.

De repente, abrió fuego y mató a dos policías. Aunque le hicieron disparos, no le entraron balas. Su chaleco, a prueba de balas, resistió los impactos. Pero al querer saltar por una ventana, su chaleco se enredó en unos hierros, y la ligadura del cuello lo sofocó. Murió ahorcado, colgado de un segundo piso. «De todos modos —comentó la policía—, este hombre se merecía la horca.»

Era un caso extraño. David Fukuto, de treinta y dos años de edad, que vivía en Los Ángeles, California, tenía algo contra la policía. Sabía cuándo y dónde se reunían, y se había provisto de un chaleco a prueba de balas. Había estudiado bien su plan, pero no contó con el detalle de la atadura del cuello. Cuando se dejó caer, la cerradura de cordeles lo ahorcó.

El viejo refrán acuñado por la sabiduría popular que rara vez falla, dice: «El que la hace, la paga.» Y la Biblia, con infalible autoridad, dice: «Al malvado lo atrapan sus malas obras» (Proverbios 5:22).

Tarde o temprano, la justicia divina alcanza a cada persona. Dios ha establecido leyes morales que son inalterables, inflexibles y eternas, y la violación de esas leyes acarrea castigo. Si el malhechor logra esquivar las leyes humanas, la ley divina ajusta las cuentas.

Todo ser humano, sin excepción, está bajo condenación. La sentencia inapelable, según el apóstol Pablo, es: «La paga del pecado es muerte» (Romanos 6:23). Y ya sea el delito homicidio o el más mínimo de los delitos, todo ser humano está bajo condenación. Pero todo ser humano también tiene el perdón y la salvación a su alcance. El mismo pasaje del apóstol dice además «que la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor».

El pecado mata; la gracia perdona. Si bien las leyes humanas condenan, el amor de Dios perdona. Sólo tenemos que aceptar a Cristo como Salvador. Este puede ser nuestro día de salvación. Invitemos a Cristo a ser el Señor de nuestra vida.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin