Devocionales Diarios – Un Cinturón de seguridad Necesario

 

Devocionales Diarios – Un Cinturón de seguridad Necesario 

 

“Mas el que me oyere, habitará confiadamente Y vivirá tranquilo, sin temor del mal” (Proverbios 1:33).

 

Poco antes del avión despegar, la azafata recordó a Muhammad Allí que debía apretar su cinturón de seguridad.

“Un Superhombre no necesita de cinturón de seguridad”, contestó Allí.  “Un Superhombre también no necesita de ningún avión”, dijo la azafata.  Allí apretó su cinturón..

 

Muchas veces pensamos y actuamos como el pugilista americano.  Pensamos que somos un “superhombre” y no necesitamos de nada y de nadie.  Actuamos cual si fuésemos capaces de hacer de todo, de ir a cualquier lugar y tomar todas las decisiones sin el peligro de un equívoco.

Dispensamos consejos, ignoramos a los más experimentados y, lo peor, dejamos a Dios de lado de todo a lo que se refiere a nuestra vida.

 

Nuestro cinturón de seguridad está siempre suelto.  Juzgamos que no precisamos de él.  Al final, estamos más que seguros en nuestras propias fuerzas.  ¡Nuestra autosuficiencia nos garantiza eso!

 

Como estamos engañados.  No somos nada de lo que pensamos ser.  Precisamos unos de los otros, de compañía, de brazos abertos en la hora de la aflicción, de un hombro amigo para consolarnos de los infortunios, de Dios para levantarnos y animar cuando todo nos parecer perdido.

 

No somos superhombres, no somos infalibles, no somos tan poderosos cuanto creemos que somos.  Precisamos del amor del Señor, de Su dirección, de Su gracia, de Su compañía constante.  Sin Él no somos nada y nada podemos hacer.  Sin Él los días serían sombríos y no podríamos oír el canto de los pájaros.  Sin Él, el sol se pondría siempre escondido y la vegetación no mostraría su vigor.  Sin Él no habría sueños y ni la felicidad de alcanzarlos.

 

Necesitamos de un cinturón de seguridad para nuestras vidas.¡El Señor es nuestra seguridad!

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

2 comentarios

  1. el padre santo esta , como dice ,,padre ,,, que mas podemso esperar si ,,no de nuestro padre ,, real puro completo eficas santo t ademas todo poderoso , que nos amam y ve por nosotros como susu verdaderos , hijos ,, no como el padre de carne y hueso ,, no como nuestro señor y padre espiritual que nos ayuda poderosamente ,, con su cinturon de castidad antes y despues de todo despegue , y aterrisaje ,, nacicmos para ser ,, enseñados y cuidados por el padre Dios amen

  2. Cuando uno va creciendo y llega al tope en su juventud y siente que todo lo que hace es gracias a su habilidad es donde empieza su retroceso, es facil llegar al primer lugar lo dificil es mantenerse, es como los corredores de distancia con el tiempo, tienen que ir acortandolos llegar a los 100mts. en 10seg. es lo mas perfecto para el hombre, ahora es llegar a los 9seg. y asi es el hombre busca su perfeccion pero donde radica todo, es en su fe, “sin fe dice la palabra es dificil agradar a Dios”. Si he llegado a los 50 años y ahora cumplo 51 que debo de buscar mas triunfos personales o agradar al Señor y ser un siervo fiel. Si decido bien saldre adelante sino vendran las pruebas y alli empieza el retroceso. Es cuestion de sentarse y pensarlo. UN ABRAZO. DIOS LES BENDIGA.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte