La fuerza de las palabras amables

 

La fuerza de las palabras amables

 

Es mas comun en nuestros dias escuchar la palabra maltrato que buentrato, esta ultima casi ni se usa, suena extrana. No hay duda que ello nos habla de una triste realidad.

 

 

No me estoy refiriendo a la violencia familiar, sino a la falta de buentrato cotidiano.

 

Palabras de aliento

 

El proverbio biblico que respalda nuestro titulo lo senala inmejorablemente:  Las palabras (o actos) amables: endulzan la vida y dan salud al cuerpo. – Prov. 16:24 (NVI). Dulzura para las amarguras de la vida y salud para una mente y cuerpo abatidos. Por desgracia, las presiones de la vida diaria nos hacen pasar por alto, con demasiada frecuencia, las oportunidades de reforzar la autoestima de nuestro conyuge o pareja, con lo cual peligra la relacion afectiva.

 

Los elogios son como la luz del sol para el espiritu humano sumergido en la oscuridad de la rutina; no podemos florecer ni desarrollarnos sin ellos. En una ocasion, Mark Twain confeso que podia vivir dos meses con un buen cumplido. Twain, que no era un hombre de vanidad excepcional, reconocia asi lo que casi todos sentimos en nuestro fuero interno: Que todos necesitamos de vez en cuando palabras de aliento. Pero la verdad es que somos parcos en prodigar la calida caricia del elogio.

 

Bien esta que no nos guste adular expresando emociones que no sentimos, aunque algunos demagogicamente usen la lisonja y la adulacion, (actitudes censuradas en la Palabra) para ganar adeptos y simpatizantes. Tal falta de sinceridad facil de advertir, es una forma del embuste y la mentira. Pero, acaso no es igualmente fraudulento escatimar palabras que una persona, a la que amamos y nos ama, anhela oir de nuestros labios y por otro lado merece?

 

Como nos llamamos

 

Pongase a pensar con que sustantivos o adjetivos usted menciona o se dirige a su pareja, sea novio o conyuge. Se dara cuenta que los terminos que por costumbre usa no son positivos y menos constructivos. Puede ser un apodo de origen familiar, pero aun asi no aporta nada y vera que hasta suenan molestos y desvalorizantes. Muchas veces estos apodos o diminutivos de nombres molestan al que va dirigido, sin embargo la otra persona insiste con inusual sadismo nominativo sin importarle el efecto que causa en su pareja o conyuge. 

 

No podemos negar que las palabras, sean nombres o adjetivos, a veces calificativos, son dichos por costumbre; pero hay algunas que suenan mejor, enaltecen, edifican, destacan y por contraste con lo que generalmente se escucha, endulzan la vida.

Esta afirmacion esta respaldada tambien por otro pasaje de las Escrituras: Manzana de oro sobre fuente de plata, tal la palabra dicha a su tiempo – Prov. 25:11

 

Alguien ha dicho que la amistad es el grato juego de intercambiar alabanzas. Y sin embargo cuan pocos novios o conyuges se elogian mutuamente por actividades bien realizadas. Una comida sabrosa, hecha por ella o un asado delicioso realizado por el, un mate bien cebado, una camisa planchada con esmero (aunque ya no necesitan ser planchadas), un arreglo en la casa, un regalo sencillo sin motivo alguno, mas que el de agradar a la pareja son excusas y motivos suficientes para regalar un elogio.

El elogio imprime cordialidad y placer a lo cotidiano, y convierte en musica para los oidos los sonidos cotidianos. Y esto nunca es mas cierto que en las relaciones matrimoniales. La mujer o el marido que este alerta a manifestar un calido elogio en el momento oportuno, o sea “la palabra dicha a tiempo”, ha adquirido una valiosa poliza de seguro matrimonial.

 

Consideraos los unos a los otros

 

Ano tras año, en la convivencia intima, acaso llegue usted a considerar las virtudes de su conyuge como algo ordinario y natural. Si le agrada especialmente un rasgo del caracter o de conducta de su pareja no deje de expresar su agrado. Esmerese en elogiarle algo, por lo menos una vez al dia. Le parece mucho?  Acaso no esta en deuda despues de tantos anos de favores y actitudes que fueron dirigidas especialmente para usted?

 

Pero no generalice. Sea especifico. Felicite a su esposa como cocinera por algun plato en especial, ese que nadie hace como ella, si lo hace en publico multiplica el puntaje. Si esta estudiando algun curso o carrera y ha salido exitoso o exitosa en un examen, destaquelo especialmente con un calido elogio que sirva de estimulo y motivacion para seguir con el esfuerzo.

 

Si su pareja esta realizando un regimen para adelgazar, sumese carinosamente al esfuerzo no comiendo lo que a ella no le conviene, y aunque usted no necesite bajar algunos kilitos, no le vendra mal acompanarla en el esfuerzo. Ello ya es un elogio, y alienta cada dia los pequenos logros.

 

Cuando el hombre elogia en publico a su mujer (o cuando la mujer elogia ante otros a su hombre), el elogio adquiere mas valor.

Que gran verdad.  Una caracteristica distingue mas que nada a los matrimonios duraderos: la disposicion de marido y mujer a expresar en publico su mutuo amor. Si los conyuges manifiestan en publico alabanzas que revelan explicitamente el orgullo que sienten por su pareja, nada en verdad grave podra empanar su feliz relacion.

 

Es importante hacerlo en el momento oportuno. No se debe esperar demasiado para encomiar al ser amado por lo bien que ha cortado el cesped, arreglado el jardin o pintado una puerta. Pero tampoco, creo, usted puede tener otra opinion, hay que hacerlo enseguida, cuando no haya sorpresa. Deje pasar un poco de tiempo, y entonces, cuando el conyuge crea que usted lo ha olvidado, rocielo con el elogio. Asi sera mas potente y sorprendente el efecto.

 

En esta era sofisticada y deshumanizada, casi todos tendemos a refrenar nuestras emociones. Nos abstenemos de pronunciar palabras de amor, admiracion y aprobacion…palabras que podrian afincar para siempre el carino de la persona que sera nuestra companera durante toda la vida. Mas aun, sentimos que es cursi y propio de telenovelas melosas. Pero si analizamos la audiencia esos programas vemos que es numerosa y mas del publico femenino, eso nos muestras que a las mujeres les gusta escuchar expresiones de carino y ver actitudes amorosas aunque no esten dirigidas a ellas.

 

El vinculo matrimonial es una relacion en la que dos personas se esfuerzan por encontrar solaz y plenitud…y no es mucho lo que piden, solo ser primordial para el otro. Saber que ese alguien nos necesita como nadie y escuchar de vez en cuando una palabra de aprecio y alabanza, en labios de esa persona amada. No es mucho pedir, pero con eso basta. 

 

La importancia del tono y el volumen que usamos

 

Es posible que la relacion de pareja este resentida y no haya voluntad de expresar elogios. Y esto puede deberse a la forma de trato que hasta ahora han llevado. Nunca se quiere salir perdedor en una discusion. Los gritos son la unica forma de comunicacion que se conoce. Los silencios e incomunicaciones por dias enteros y tantas formas destructivas del matrimonio son el pan de todos los dias…Seria entonces necesario reparar espiritualmente esta situacion y aplicar la terapia que la Palabra nos recomienda en relaciones de tantas fricciones. Aunque parezca mentira empieza ganando quien primero cambia de actitud y aplica el remedio biblico: La blanda respuesta quita la ira.– Prov. 15:1

 

En resumen y para comenzar a encarar este nuevo estilo de vida sumamente saludable para nuestras uniones afectivas, tenemos que recordar que todo pasa por el contenido y la abundancia del corazón. Debemos examinar nuestros sentimientos, afectos y pensamientos los cuales encuentran manifestación a traves de las palabras. Si no reparamos nuestro corazon delante de Dios no lograremos producir palabras que curen . Nos dice el mismo Senor Jesus que: …de la abundancia del corazon habla la boca. – Luc. 6:45. Que abunda en mi corazón?. Mis palabras de elogio y reconocimiento a mi esposa o hijos no van a lograr por si solas mejorar mi relacion. Si fuera asi, todo pasaria por una receta de autoayuda. Solo la presencia y senorio de Cristo en mi corazon produciran palabras, como si las pronunciara el Senor.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

4 Compartir
Comparte4
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte