Inicio / Estudios Biblícos / Bienaventurados los que lloran

Bienaventurados los que lloran

Bienaventurados los que lloran 

Por Dr. Jaime Mirón

 

Cristo declara que felices son los que lloran algo que a primera vista pareciera una contradicción. Pero al meditar sobre este pasaje uno llega a la conclusión de que no solamente no son incompatibles, sino que además es la receta divina para la felicidad.

Empecemos con la palabra “llorar”. En el Nuevo Testamento existen 9 palabras diferentes para expresar tristeza. La palabra que Jesús emplea en Mateo 5:4 es la más fuerte de las nueve. Expresa el lamento de un corazón quebrantado. Pocas veces lo experimentamos, o mejor dicho para muchos a menudo no nos permitimos experimentar esta clase de tristeza.

Sin embargo, Jesús no promete consolar toda tristeza sino la tristeza que es apropiada, la que está de acuerdo a la situación y “es según la voluntad de Dios” (2ª Corintios 7:10). Por lo tanto, valiéndonos de la terminología de Pablo en este versículo es propio dividir la tristeza en dos categorías.

TRISTEZA SEGÚN LA VOLUNTAD DE DIOS TRISTEZA DEL MUNDO

1. Causará dolor Causará dolor 

2. El dolor no es permanente El dolor puede ser permanente

3. Conduce al arrepentimiento (cambio) Sin solución

4. No causará daño Perjudica – deja cicatrices o amargura

5. No deja pena (pesar) Deja pena y conduce a la muerte 

¿Quiénes, entonces, son los consolados (con tristeza bíblica) y quiénes los no consolados (con quebranto del mundo)? Principiemos con los no consolados, quienes lloran pero no según la voluntad de Dios. Estos no recibirán consolación por ese llanto pues

(a) Lloran por cosas frívolas o superficiales. Todos hemos conocido personas que se entristecen porque por ejemplo, perdió su equipo favorito. Es lícito apenarse, pero no esperar consolación de Dios.

(b) Lloran por no haber podido satisfacer un profundo deseo, como en el caso de Amnón, que hasta se enfermó y lloró por desear sexualmente a Tamar (2 Samuel 13), o el rey Acab, que se entristeció por no poder conseguir la viña de Nabot (1 Reyes 21:4). 

(c) Llorar por las consecuencias del pecado, no por el pecado en sí. Se puede entender el caso de Judas al estudiar la palabra “arrepentimiento” (Mateo 27:3 RV) en el griego. La idea es que no se arrepintió según la Biblia, sino que sintió remordimientos por las consecuencias de lo que hizo (véase también Proverbios 5:11-12).

(d) Llorar creyendo que al hacerlo se puede conquistar el favor de Dios. Es común no sólo en el cristianismo sino también en otras religiones. 

Pasamos ahora a los consolados, quienes lloran según la voluntad de Dios es decir el llanto que está de acuerdo a la voluntad divina. 

(a) Quienes lloran porque el alma humana se conmueve ante eventos tristes, y también por las tribulaciones temporales y otras pruebas en la vida cristiana. 

(b) Quienes lloran debido a su pecado personal, sienten la profunda separación que ha causado entre Dios y ellos, y reconocen su miseria espiritual. Así lloran por verdadero arrepentimiento (Salmo 32:3-5; 51:1-3; Apocalipsis 3:17). 

(c) Quienes lloran debido a los pecados de otros y el estado pecaminoso de la sociedad en general. Jesús, por ejemplo, lloró sobre Jerusalén (Lucas 19:41) y al llegar a la tumba de Lázaro. 

¿Qué diferencias habría en mi vida si me convirtiera en uno que llora según la voluntad de Dios? 

(a) Estaría más conforme a la imagen de Cristo porque la Biblia dice que Cristo era “varón de dolores y experimentado en quebranto” (Isaías 53:3).

(b) Sería una persona más santa. No habrá llanto por el propio pecado sin que ello conduzca al arrepentimiento genuino.

(c) Sería una persona de acción. Las lágrimas bíblicas se convierten en acción (2ª Corintios 7:11). Detrás de cada entidad cristiana hay alguien que lloró por la condición de la sociedad. Martín Lutero lloró por la falta de fe sincera en la iglesia, y produjo la reforma. Juan Wesley lloró por la falta de disciplina en la vida de los creyentes. William y Catherine Booth lloraron por la condición de la gente pobre en Londres, y principiaron el Ejército de Salvación. Cuando Luis Palau era un joven en su Argentina natal, pasó horas y aun días en la presencia de Dios, afligido por la situación espiritual de la gente en América Latina. 

Quizá usted nunca sea un Booth, un Lutero, o un Palau pero le aseguro que un corazón quebrantado producirá acción, acción según la voluntad de Dios. No sé qué significa específicamente para usted. Tal vez sea consolar a una persona, escribir una carta, llamar a alguien por teléfono, ser parte de un comité, aceptar un cargo en la iglesia, o iniciar un equipo evangelístico. Sea lo que fuere, no podrá quedarse inactivo.

(d) Seríamos personas felices, bendecidas. Quienes saben llorar sabrán regocijarse.

¿Existe algo que puedo hacer para llegar a ser una persona que sienta tristeza bíblica?

(a) En primer lugar, no podemos fingirlo. Los lectores del primer siglo estaban familiarizados con los “enlutados profesionales”, un grupo de personas que se ganaban la vida llorando por otros. El llanto que Jesús describe en el Sermón del Monte es un llanto genuino.

(b) Entender que la tristeza bíblica y el gozo del Señor pueden convivir en la misma persona. Hoy día hay quienes a toda costa intentan evitar toda agonía y tristeza. Se debe a un concepto no bíblico que considera la tristeza y el gozo como cosas incompatibles. 

Otros imaginan que no existe solución para su tristeza y por lo tanto están sin esperanza, otro concepto que no proviene de Dios. Encontramos una frase interesante en la Biblia: “rehusó ser consolado” (Génesis 37:35). 

(c) Para llorar según la voluntad de Dios debemos ver la vida con los ojos de Dios, y saber lo que quebranta el corazón de Dios. Para hacerlo no existen atajos, vías cortas ni fórmulas fáciles. Debemos pasar tiempo con Dios. 

LA CONSOLACIÓN DE DIOS

Jesús termina esta bienaventuranza, diciendo: “porque ellos recibirán consolación”. Para los que están afligidos, es alentador ver cómo Dios consuela:

(a) Por el Espíritu Santo en el corazón del creyente. El salmista afirma: “Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; y salva a los contritos de espíritu” (Salmo 34:18; véase Salmo 147:3 y Juan 14:16)

(b) Por las promesas de la Escritura. Pablo garantiza que “… las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza” (Romanos 15:4; vea también 2ª Pedro 1:4).

(c) Con los grandes himnos de la fe cristiana. Son los pensamientos y las promesas de Dios a los que se añadió música. La gran mayoría de los himnos que han perdurado y son tan queridos, fueron escritos en épocas de angustia de los autores. 

(d) Por medio de la oración del cristiano. Cuando estaba angustiado en el jardín, Jesús oró (Mateo 26:36-44; vea también Santiago 5:13).

(e) Por medio de otros cristianos (2ª Corintios 1:3-7).

(f) Con la consolación final en el cielo (Apocalipsis 21:4).

CONCLUSIÓN: Es mejor llorar, estar quebrantado y afligido por una tragedia, que nunca tener que llorar y ni tener el privilegio de experimentar el consuelo de Dios.

Acerca de Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre del hijo más sabio, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su trabajo con la palabra de Dios y con jóvenes se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas a millones de personas, siendo director ejecutivo de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

2 comentarios

  1. he leido ”bienaventurado los que lloran” y me ha servido mucho, a principios del ano 2009 enfermo un hijo mio y fallecio hace tres meses, de edad de 23 anos, al principio cuando fallecio, Dios nos fortalecio en gran manera pero al pasar los dias y semanas, hemos experimentado tristesa y dolor, lloramos frecuente mente y la mayor de mis hijas llora demaciado, pense yo que la manera que estamos enfrentando este dolor y prueba, al estar llorando tanto era que no estabamos honrrando o aceptando la voluntad de Dios y que estabamos mal. pero al leer este estudio de ”bienaventurados los que lloran, ciento que Dios puso su mirada en mi familia para experimentar el quebranto y su consolacion a fin de perfeccionarnos en Cristo Jesus y ser utiles en sus manos para trabajar con personas que esten pasando por la misma cituacion y poder aprobechar conpartiendoles de la salvacion. En tiendo que su voluntad de Dios es buena y que tenemos que vivir en fe y esperanza, mi esperanza es que volvere a ver a mi hijo en el cielo, tal vez no con la relacion que tuvimos aqui en la tierra pero si lo reconosere, que Dios los bendiga.

  2. nassinzibara@yahoo.com

    espero que sea de bendición para tu vida.
    con amor en cristo
    alejando

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>