La carne y la salvación

La carne y la salvación

 

La palabra «carne» es basar en hebreo y sarx en griego. Es usada con frecuencia en la Biblia y de diversas maneras. El sentido más significativo, observado y aclarado en los escritos de Pablo, hace referencia a la persona no regenerada. Hablando de su viejo «yo» dice en Romanos 7: «soy carnal» (v. 14). No simplemente es carnal su naturaleza o una determinada parte de su ser. El «yo» —todo el ser de Pablo— es carnal. Subraya este pensamiento en el versículo 18 al afirmar: «dentro de mí, es decir, en mi carne». Se deduce claramente que «carne» en la Biblia señala a todo lo que es una persona no regenerada.

En relación con este uso de «carne» hay que recordar que en el principio mismo el hombre fue hecho espíritu, alma y cuerpo. Como es la sede de la personalidad y la consciencia del hombre, el alma está relacionada con el mundo espiritual por medio del espíritu del hombre. El alma debe decidir si tiene que obedecer al espíritu, y por consiguiente estar unido a Dios y a su voluntad, o si tiene que ceder ante el cuerpo y todas las tentaciones del mundo material.

En la caída del hombre el alma se opuso a la autoridad del espíritu y quedó esclavizada al cuerpo y sus pasiones. De este modo el hombre se convirtió en un hombre carnal, no en un hombre espiritual. El espíritu del hombre fue despojado de su noble posición y fue rebajado a la de un prisionero. Puesto que ahora el alma está bajo el poder de la carne, la Biblia considera que el hombre es carnal. Todo lo que es anímico se ha vuelto carnal.

Además del uso de «carne» para designar a todo lo que es una persona no regenerada, a veces también se usa para denotar la parte blanda del cuerpo humano como distinta de la sangre y de los huesos. También puede ser usada para referirse al cuerpo humano. Puede ser usada en otras ocasiones significando la totalidad de la humanidad. Estos cuatro significados están estrechamente relacionados. Así pues, deberíamos destacar brevemente estas tres otras maneras de usar «carne» en la Biblia.

Primera, «carne» refiriéndose a la parte blanda del cuerpo humano. Sabemos que un cuerpo humano está compuesto de carne, huesos y sangre. La carne es la parte del cuerpo por medio de la cual percibimos el mundo que nos rodea. Por consiguiente una persona carnal es una que sigue al mundo. Va más allá de tener simplemente carne, va tras la sensación de su carne.

Segunda, «carne» refiriéndose al cuerpo humano. En términos muy amplios significa el cuerpo humano tanto vivo como muerto. Según la última parte de Romanos 7 el pecado de la carne está relacionado con el cuerpo humano: «veo en mis miembros otra ley en guerra con la ley de mi mente que me hace cautivo de la ley del pecado que vive en mis miembros» (v. 23). Luego, el apóstol sigue en el capítulo 8 explicando que si queremos vencer a la carne debemos «dar muerte a las acciones del cuerpo» por medio del Espíritu (v. 13). Por eso la Biblia usa la palabra sarx para indicar no sólo la carne psíquica sino también la carne física.

Tercera, «carne» refiriéndose a la totalidad de la humanidad. Todos los hombres de este mundo han nacido de la carne, y por consecuencia son carnales todos. Sin ninguna excepción la Biblia considera a todos los hombres carne. Todo hombre es controlado por el compuesto del alma y del cuerpo que llamamos carne, y sigue los pecados de su cuerpo y del yo de su alma. Por eso siempre que la Biblia habla de todos los hombres, su frase característica es «toda carne». En consecuencia, basar o sarx se refieren a los seres humanos en su totalidad.

W. Nee

¡Jesus es el Señor!

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

2 comentarios

  1. dedemos cuidar nuestra salvación ,para no usarla para livertinaje, y no pisotear la sangre de CRISTO, con temor. POR MI FRUTOS LOS CONOCEREIS. JESÚS DIJO APARTAOS DE MI HACEDORES DE MALDAD. MUCHOS DIRAN EN TU NOMBRE HEMOS HECHADO DEMONIOS.DIOS LE DIRA NO LO CONOZCO.DEBEMOS GUARDAR LA PALABRA DE DIOS ,NO SOLAMENTE EN EL PENSAMIENTO SINO EN EL CORAZÓN,AREPENTIRNOS DE NUESTROS MALOS CAMINOS, Y CONVERTIRNOS Y NO SER UN CONVENCIDO. EL CONVERTIDO CAMBIA EL RUMBO, ARREPENTIMIENTO NO ES REMORDIMIENTO.EL VIENE A BUSCAR A UNA IGL SANTA,SIN MANCHA NI ARRUGA, EJEMPLO LAS DIEZ VIRGENES LAS INSENSATAS Y PRUDENTES EL VIENE COMO LADRON EN LA NOCHE , ¿COMO TE ENCUENTRAS, DELANTE DE DIOS, DESNUDOS ESTAMOS NO LE PODEMOS OCULTAR NADA NO LE ESCONDAS NADA, SAL DE LA CUEVA CORTA CON EL PECADO Y CONOCEREIS LA VERDAD Y OS LIVERTARA CUIDEMONOS SOMOS LUZ, SAL CNVIETASE ELLOS ATI PERO TU NO TE CONVIRTAS AELLOS ZULMA DE URUGUAY ZULMAESPOSITO@HOTMAIL.COM

  2. tengos muchas dudas, cuando cometo un pecado y pido perdon a Dios y El me perdona tengo que contarlo a mis lideres

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

3 Compartir
Comparte3
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte