CONSECUENCIA NATURAL

CONSECUENCIA NATURAL
por Carlos Rey
(Día Internacional de la Lucha contra el SIDA: 2a. Parte)

Había en La Española caribeña del siglo dieciséis un rey poderoso llamado Caonabo que fácilmente aventajaba a los otros cuatro reyes de la isla en todos los sentidos. Por eso los españoles, con gran sutileza y malicia, lo apresaron y lo metieron en un navío para llevarlo de muestra a Castilla. Pero esa misma noche una tormenta azotó el puerto y hundió los seis navíos que estaban listos para zarpar rumbo a España. En ellos se ahogaron tanto los marineros españoles como el rey Caonabo, cargado de cadenas y grillos. Según Fray Bartolomé de las Casas, la tormenta la envió Dios, con la cual quiso mostrar que era una gran injusticia lo que habían hecho los españoles.1

Con el perdón del devoto fraile, es tan improbable que esa tormenta haya sido enviada por Dios como lo es que el SIDA sea el juicio divino contra un mundo sumido en pecado. Así como aquel cacique isleño del siglo dieciséis no hizo nada para merecer la misma suerte que les tocó a sus verdugos españoles, tampoco la fiel esposa del siglo veintiuno merece contagiarse del mismo virus mortal que contrae su infiel marido irresponsable. El SIDA es sencillamente una enfermedad más, aunque de las más terribles que jamás haya padecido la humanidad, que se ha manifestado como consecuencia natural de su empeño en quebrantar las leyes morales establecidas por Dios.

Si no hubiera consecuencias naturales de nuestras acciones, tampoco habría orden ni lógica ni sentido. Sería como el tránsito sin señales, las medicinas sin indicaciones para su uso, el fútbol sin árbitros. ¡Sin duda sería emocionante, pero también peligroso y caótico!

Fue Dios quien instituyó el matrimonio. Él estableció que un solo hombre se casara y viviera con una sola mujer, que los dos fueran un solo ser, y que exclusivamente dentro de esa unión física y espiritual disfrutaran de la intimidad sexual, que es algo de lo más hermoso que Él pudiera haber diseñado.

Esa relación conyugal es acaso la relación humana más satisfactoria regida por las leyes morales que Dios ha puesto en vigencia. Cuando quebrantamos esas leyes, Dios no tiene más remedio que permitir que suframos las consecuencias de violar el orden natural que ha establecido.

¿Por qué no nos concentramos en disfrutar de lo mejor que Dios ha dispuesto para nosotros en vez de lamentar las consecuencias de lo peor? Así como cualquiera de nosotros puede contraer el SIDA y la muerte física que lo acompaña, también podemos optar por contraer matrimonios sanos, tanto con cónyuges terrenales que nos pueden librar de una muerte prematura, como con nuestro cónyuge celestial, Jesucristo, que nos quiere dar vida eterna. A fin de cuentas, el que halle la vida eterna al pedirle a Dios perdón por sus pecados, se arrepentirá de sus pecados, pero jamás se arrepentirá de haberle pedido perdón a Dios.


1 Fray Bartolomé de las Casas, Brevísima relación de la destrucción de las indias, citado en Cronistas de indias: Antología, 3a ed. (Bogotá: El Áncora Editores, 1992), pp. 43-44.
Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte