El Hermano Pablo – 625 AÑOS DE CÁRCEL

carcel-625-anos

625 AÑOS DE CÁRCEL
por el Hermano Pablo
El fiscal del tribunal fue mencionando los cargos uno por uno. Y Jorge Antonio Sánchez, de veintiséis años de edad, fue bajando la cabeza ante cada cargo. Uno, dos, tres, cuatro, cinco. Jurados, periodistas y asistentes iban llevando la cuenta, y camarógrafos de la televisión seguían consumiendo metros y más metros de cinta de video.

La cuenta seguía adelante: seis, siete, ocho, nueve. Los cargos se iban acumulando uno sobre otro. Cuando el fiscal terminó, la cuenta había llegado a 101 delitos cometidos en el lapso de dos años: delitos contra propiedad ajena y delitos contra personas indefensas. Y por esos 101 cargos le tocaron a Jorge Antonio Sánchez 625 años de cárcel.

Ésta es una de las más largas condenas de que se tenga noticia. Seis siglos y cuarto de prisión. Y esto por 101 delitos cometidos en el corto lapso de dos años. Él, por supuesto, no podría cumplirlos, pero seiscientos y más años de cárcel demuestran la severidad del cargo.

¿Por qué cometió tantos delitos Jorge Antonio Sánchez, y esto en tan poco tiempo? Porque Jorge Antonio es uno de tantos hombres que vive sólo para él mismo. Es uno de los que tienen la filosofía de: «Primero yo, después yo, y al final yo». Y porque él piensa que tiene derecho a vivir sólo para sí, sin importarle un comino el derecho de los demás, asaltó, violó e hirió a hombres, mujeres y propiedades. Entró en casas para robar. Asaltó empresas comerciales. Atacó desprevenidos transeúntes, y todo esto a mano armada.

Cuando se tiene una filosofía así, es imposible no cometer delitos. Es porque se vive en el espíritu, y bajo la influencia del primero y más grande de los ensimismados y ególatras: Satanás, que es el diablo. Quien sólo piensa en sí mismo, quien todo lo hace para el agrado personal, quien no toma en cuenta ni sentimientos, ni bienes, ni derechos ajenos, no es más que un instrumento voluntario del enemigo de nuestra alma.

La Biblia usa una palabra curiosa para definir a este tipo de personas: las llama «sanguijuelas», esos animalitos que viven de la sangre de otros. Así declara el libro de Proverbios: «La sanguijuela tiene dos hijas que sólo dicen: “Dame, dame”» (Proverbios 30:15).

Pidámosle a Cristo que nos libre de esta aberración. Cuando nos sometemos a su señorío, Él nos da un nuevo corazón. Dios desea nuestro bienestar. Rindámonos a Él

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

1 Compartir
Comparte1
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte