¿A QUIEN LE IMPORTA LO QUE YO HAGA?

 

Estaba pasando la mañana con normalidad, cuando de pronto escucho una canción de Thalía cuya letra me parece que tiene mucho de actualidad.

Parte de la canción decía así:

No soy de nadie, no tengo dueño,

Mi destino es el que yo decido, el que yo elijo para mí

A quien le importa lo que yo haga?

A quien le importa lo que yo diga?

Yo soy así, y así seguiré, nunca cambiare

Esta canción la hemos puesto en práctica en nuestra vida, hoy es común escuchar decir a las personas:

-Yo soy así, así naci y así voy a morir, es la respuesta  cuando alguien trata de darle algún consejo.

-a nadie le importa lo que yo hago es la respuesta de un joven o una joven rebelde.

Nuestras acciones  y nuestra vida se llevan  a cabo como si nada de lo que hacemos le afectara y causara daño a nadie.

Si eres un fans de la canción: “a quien le importa lo que yo hago”, déjame contarte que también yo pensaba así hace nueve años.  Mi vida transcurría   viviendo el quinto evangelio, vivía según “San Yo”  es decir vivía mi vida diciendo yo soy así y así moriré, el vivir alimentando mi yo, me llevo a cometer muchos errores,  vivir a mi manera fue causa para que dañe a otras personas, vivir sin Dios, me llevo al alcoholismo y otros vicios,  mi vida se lleno de oscuridad,  el vivir según mi voluntad me hizo caer en el abismo. Cuando toque fondo, cuando todo parecía perdido, apareció alguien que me conocía desde el vientre de mi madre, apareció el que era testigo de todos mis pasos (Salmo 139,3) Yo no sabía que era una oveja, y que el Buen Pastor al ver que había perdido una de sus ovejas, había dejado a las otras por venir en mi búsqueda. (Lucas 15,4-7)  El Buen Pastor no ceso de buscarme y me encontró en el fondo del abismo, me saco de la fosa fatal, me saco del barro del pantano, puso mis pies sobre la roca y aseguro mis pasos (Salmo 40,1-3) y lo más importante es que me dio una nueva vida. Ahora vivo mi vida de una manera diferente,  todos los días le pido a mi amigo el buen pastor, que por cierto no te dije su nombre, el se llama Jesucristo, a él le pido que guie mis pasos (Salmo 24,5) le solicito que me instruya para no caer otra vez en el abismo.

Ya no canto a quien le importa lo que yo hago, Ahora canto otra canción que dice así: A DIOS LE IMPORTA LO QUE YO HAGO.

Hoy puedo  decirte con esperanza: TU ERES IMPORTANTE PARA DIOS,  TU VIDA VALE MUCHO PARA EL

Me olvidaba contarte que la canción en su final dice:

              Quizá la culpa es mía

             Por no seguir la norma,

             Ya es demasiado tarde

             Para cambiar ahora.

No mi amigo no es demasiado tarde, nunca es tarde para cambiar, hoy puedes empezar una nueva vida

Te invito a que te dejes el grupo de   los que cantan: “a quien le importa lo que yo hago”.   Y te unas a mi grupo que canta: A DIOS LE IMPORTA LO QUE YO HAGO.

Plegaria: Padre Amado, hoy quiero agradecerte una vez más,  por haberme rescatado del abismo, gracias porque pusiste mis pies sobre la roca, gracias porque me diste un canto nuevo, gracias por esta nueva vida. Hoy quiero pedirte por todos aquellos que viven su vida pensando que esta no le importa a nadie, todas las ovejas que piensan que sus acciones no cuentan para nada,  Señor te pido por todos los que viven la vida a su manera, los que piensan que ya es demasiado tarde para cambiar.  Señor así como un día me rescataste y me diste una nueva vida, imploro misericordia por todos ellos. Señor regala una nueva vida a todos mis hermanos que tengan la gracia de conocer que su vida es importante para TI.   Amen

Autor: Adhemar Cuellar


Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

3 comentarios

  1. oh..!!realmente se vive una gran mentira al seguir esa cancion de rebeldia..pues soy de la decada de los 80 y puedo decir q esa cancion tenia poder sobre mi vida y sobre la vida de todo pecador,realmente nos engaña tanto q nos la creemos..pero doy gracias a Dios por enviar a mi a una gran mujer guerrera quien hasta hoy es mi LIDER,me ayuda a seguir adelante a traves de la palabra de Dios..asi lo conoci y aqui estoy llena de EL,una mujer nueva en Cristo,restaurada de toda rebeldia y gracias a Dios ahora mi vida tiene sentido por q se q a DIOS SI LE IMPORTO..!!!Amen

  2. Muy buenos dias a todos, y que Dios les siga cubriendo de ricas bendiciones.
    Hermano Adhemar, su historia se parece mucho a la mia, y creo que no somos los unicos en sentirnos asi. De hecho, yo he escuchado a varias personas decir igual, incluso en mi familia. Paso igual conmigo hacen 30 anos. Yo cantaba la misma cancion de Thalia, aunque todavia no era conocida ella en ese tiempo. Esa es la cancion de la “Rebeldia” que aun muchos cantan. Para mi, el cambio fue en Febrero 1979 que llego un Adventista del Septimo dia, un hombre joven, menos de 40 anos, que yo no conocia, y me trajo un mensaje de Dios. No estaria contando esto ahora, pues mis intenciones eran malas, fatales, hasta que llego a mi casa este hombre en ese tiempo, desconocido, pero mandado por Dios. La historia, hermano Cuellar es hermosa pero esto solo es tiempo de comentario, y el mio ya es muy largo.
    Bendiciones a todos,
    Aida Luz

  3. muchas vese hasemos lo q queremos ylos pomemos tan mal q cuando ya nodamos mas los acordamos de dios y lo volvemos al camino eridos y golpeados por la vida y muestro orgullo ylos custa curar muastras eridas

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

19 Compartir
Comparte19
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte