El Hermano Pablo – NADA MÁS QUE BASURA

 

camion_de_basura

NADA MÁS QUE BASURA

por el Hermano Pablo
«Basura» parecía ser la nota tónica, la palabra clave de su vida. Había nacido en un barrio pobre en una familia pobre. Era uno de ocho hijos de la familia. El vertedero de basuras del pueblo estaba cerca. Basura era lo que comía, y basura lo que vestía.

Acosado por la necesidad, Jaime Macías, joven hispano de dieciséis años de edad, cruzó la frontera norte y entró a los Estados Unidos. Iba en busca de trabajo.

Un hombre, que era homosexual, le ofreció casa y comida a cambio de relaciones sexuales. Con eso hubiera habido todavía más basura en la vida de Jaime, pero él rechazó la oferta y caminó días enteros por las calles de San Antonio, Texas, buscando restos de comida en la basura.

Cansado, molido, triste y vencido, se acostó a dormir en un contenedor de basura. Estando él dormido, llegó un camión, levantó el contenedor y vació los desperdicios dentro de su enorme vientre que estaba casi lleno de basura.

Antes que Jaime pudiera dar aviso de su presencia en el camión, éste lo trituró, rompiéndole varias costillas. Jaime se salvó la vida, pero allí en la cama de un hospital de San Antonio no pudo menos que preguntarse: «¿Seré yo basura nada másí»

Jaime no será la única persona que se ha hecho esa pregunta. Pero es más lamentable aún que para muchos —personas materialmente privilegiadas, pudientes, exitosas, que viven halagadas y envanecidas por su éxito material— Jaime no es más que basura.

Para algunos políticos que, sin conciencia, sólo piensan en votos, Jaime, que no vota, es basura. Para personas sin corazón, que desprecian a los pobres, a los menesterosos, a los marginados y a los mendigos, Jaime es basura. Para ciertos líderes religiosos que se mueven entre cortinados de terciopelo, candelabros y muebles de caoba, Jaime es basura.

A Dios gracias que a los ojos de Jesucristo su Hijo, que  voluntariamente bajó del cielo para morir en una cruz, Jaime no es basura. No importa que haya nacido en la basura, ni que haya comido basura, ni que haya dormido en un contenedor de basura, ni que haya sido triturado por un camión de basura, Jaime no es basura. Jaime Macías es un ser humano que tiene tanto valor que Cristo dio su vida por él.

Dios no creó basura. Al contrario, creó al hombre a su propia imagen y semejanza. Todos somos creación de Dios, y por lo tanto ninguno de nosotros es basura.

Dios nos ama. Recibamos a Cristo como nuestro Salvador. Él desea ser nuestro amigo.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Un comentario

  1. Como hijos de Dios y que hemos decidido seguirle, estamos llamados a practicar la compasión y el amor por los otros, es nuestro deber como Cristianos extenderle la mano al caído, darle comida al que no tiene pan y abrigo al que necesita. Que cada día vivamos conforme a las enseñanzas y al ejemplo que nos dio el gran hombre de todos los tiempos: “JESUS DE NAZARETH”.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

3 Compartir
Comparte3
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte