Home / Historias Cristianas / Reflexiones Cristianas – El valor de la sinceridad

Reflexiones Cristianas – El valor de la sinceridad

el_rey_y_semilla001

Hubo una vez un emperador que convocó a todos los solteros del reino pues era tiempo de buscar pareja a su hija. Todos los jóvenes se presentaron ante el rey, el cual les dijo: “Os voy a dar una semilla diferente a cada uno de vosotros, al cabo de 6 meses deberán traerme en una maceta la planta que haya crecido, y la planta más bella ganará la mano de mi hija, y por ende el reino”. Así se hizo.

Todos los jóvenes del reino estaban ocupados en cultivar sus plantas, pero había un joven que plantó su semilla y no germinaba. Todos los demás jóvenes del reino no paraban de hablar y mostrar las hermosas plantas y flores que habían sembrado en sus macetas. El tiempo pasó y como no hay plazo que no se cumpla, llegó el día de presentarse al castillo; todos los jóvenes desfilaban hacia el castillo con hermosísimas y exóticas plantas.

El joven de nuestra historia estaba demasiado triste pues su semilla nunca germinó, no tenía humo de siquiera presentarse en palacio, pero su madre le insistió en que debía ir pues era un participante y debía estar allí, debía terminar lo que había empezado, aunque no hubiera sido un éxito.

Con la cabeza baja y muy avergonzado, el joven se presenta en palacio y se pone al final de todos los contendientes, tratando de esconder la vergüenza de su maceta vacía. Todos los jóvenes hablaban de sus plantas, y al ver a nuestro amigo soltaron en risa y burla. En ese momento el alboroto fue interrumpido por el ingreso del rey, todos hicieron su respectiva reverencia mientras el rey se paseaba entre todas las macetas admirando las plantas.

Finalizada la inspección hizo llamar a su hija, y llamó de entre todos al joven que llevó su maceta vacía; atónitos, todos deseaban una explicación de aquella extraña acción. Al notar el alboroto, el rey dijo: “Este es el nuevo heredero del trono y se casará con mi hija, pues a todos ustedes se les dio una semilla infértil, y todos trataron de engañarme plantando otras plantas, pero este joven tuvo el valor de presentarse y mostrar su maceta vacía, siendo sincero, real y valiente cualidades que un futuro rey debe tener y que mi hija merece”.

La honestidad, será por siempre una gran virtud.

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre del hijo más sabio, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su trabajo con la palabra de Dios y con jóvenes se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas a millones de personas, siendo director ejecutivo de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

4 comentarios

  1. Muy interesanre el relato , una de las herencias que tengo de mi padre es la honestidad
    quien siempre lo reclacaba, pero me decia , que esta honestidad me iva a traer sinsabores, puès algunas personas o amistades no te entenderan, pero tambien tendrás muchas satisfacciones porque la mayoria comprenderan tu honestidad,como algo sano y justo que debe haber entre cristianos.
    Atraves de mi vida se han cumplido las palabras profeticas de mi Padre.

  2. La honestidad y la cinceridad no se compran con todo el dinero del mundo desgraciadamente existen personas que no conocen estos valores que pena que la vida sea asi me gusto mucho esta historia es buenisima gracias …..Martha

  3. Marbelis Fernández

    Hermanos he escruchado esta historia en 2 oportunidades y saben marco mi vida, es hermosa siento un mensaje muy especial y provechoso de la sinceridad y la hulmidad. Gracias por estos mensajes tan susptancioso para nuestra alma. Dios los bengida grande y ricamente.

  4. me encano esta historia todos debemos ser sinceros y honestos
    y esas cualidades las tenia este joven y por eso recio todas
    las riquezas…
    dios los bendigaa…….

Deja un comentario queremos saber tu opinión