¿LUNA DE MIEL O LUNA DE HIEL? por Carlos Rey

 

Bruno Ríos, de veintinueve años, y su esposa Silvia, de veinte, ambos uruguayos, estaban pasando la luna de miel en Nueva York.  Acababan de casarse en su país y se habían dado el lujo de viajar a la llamada Gran Manzana para celebrar los primeros días de su vida como pareja.

Silvia era una joven alegre, expresiva y entusiasta.  Radiante de felicidad como estaba, se puso a dar brincos en la cama del hotel de cuatro estrellas en que estaban hospedados, en una habitación que se encontraba en el vigésimo piso.

 

De pronto dio un salto demasiado alto, perdió el equilibrio, pasó por la ventana abierta y cayó en la calle desde una altura de sesenta metros.  Allí, sobre el pavimento neoyorquino, su luna de miel se convirtió en luna de hiel: una luna de sangre, dolor, espanto y muerte.  Pocos días antes, cuando sus familiares y amigos brindaban por ellos y les deseaban dicha eterna y una vida pletórica de amor, no se imaginaban que esa luna nueva que se vislumbraba en el cielo conyugal iba a menguar en un instante y a cubrirse de luto, como en un eclipse lunar.

En realidad, nadie sabe lo que le espera a la vuelta de la esquina, porque nadie tiene el dominio de su seguridad.  Los accidentes y los desastres ocurren cuando menos los esperamos.  Podemos salir de mañana llenos de vida y de salud para realizar negocios prometedores, y por la noche encontrarnos tendidos en una funeraria.

En cambio, lo que sí tiene dominio de nosotros es la inseguridad, y aun más si vivimos en una metrópoli nerviosa y atormentada, saturada de violencia y contaminada de maldad.  Hoy más que nunca prevalecen las condiciones de vida que describió Moisés en el Pentateuco, cuando dijo: «Noche y día vivirás en constante zozobra, lleno de terror y nunca seguro de tu vida.  Debido a las visiones que tendrás y al terror que se apoderará de ti, dirás en la mañana: “¡Si tan sólo fuera de noche!”, y en la noche: “¡Si tan sólo fuera de día!”»1 La incertidumbre no deja de ser la nota tónica de la vida.  En este momento todo marcha a las mil maravillas; pero en un instante podemos despeñarnos por un precipicio, y despertar en el lugar donde hemos de pasar la eternidad.  Por eso nos urge vivir con seguridad espiritual.  Y esa seguridad la tenemos solamente en Jesucristo.

Cuando Cristo llena nuestra vida, tenemos una noción de la eternidad, y todos los riesgos de la vida carecen de importancia.  Así como al apóstol Pablo, nos da lo mismo vivir que morir,2 porque Cristo llega a ser nuestra Luna creciente que despeja todas las tinieblas, alumbra nuestro camino y nos guía hasta la Ciudad que Él mismo iluminará para siempre con su gloria.3

 

1 Dt 28:66-67

2 Fil 1:21

3 Ap 21:23; 22:5

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

3 Compartir
Comparte3
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte