Inicio / Devocional – El Regalo de la Paciencia

Devocional – El Regalo de la Paciencia

“Para que el Dios de la paciencia y de la consolación os dé entre vosotros el mismo sentir según Cristo Jesús”

Romanos 15:5

 

El testimonio de los hermanos, la boda de ayer, las vidas que se abren ante nuestros ojos y nuestra propia experiencia, nos plantean lo importante y valioso que es tener paciencia. La paciencia, según el diccionario es “capacidad para soportar con resignación trabajos, desgracias u ofensas; tranquilidad para esperar”, probablemente por eso es tan escaza. Y considerando que aparece asociada a la resignación, es compresible que no sea popular ni deseada; sin embargo quiero señalar:

 

1.     La paciencia es exclusivo atributo divino

“Todo el día extendí mis brazos hacia un pueblo rebelde, que va por mal camino, siguiendo sus propias ideas” Isaías 65:2

 

La paciencia le pertenece a Dios, es una virtud esencial a su carácter, está pegada a su naturaleza y es intrínseca a Él.

 

El profeta Isaías nos presenta a Dios con los brazos abiertos, buscando relacionarse con un pueblo que se obstina en ignorarlo, y que además parece no preocuparle en tanto que confía en sus propias ideas. Frente a esta figura cabe preguntarse cómo hace Dios para insistir en buscarnos. La única respuesta pasa por la paciencia de Dios.

 

Dios es paciente, mientras que nosotros somos como los jóvenes, llenos de energía, planes y sueños, confiados en sus propias capacidades, seguros de conquistar el mundo sin más ayuda que su propia habilidad. Dios es paciente, y nosotros rebeldes pero sin mala intención, sólo por confiar en nuestras propias ideas, y no tener la humildad de escuchar su consejo y aplicarlo a la vida.

 

La figura de los brazos abiertos expresa su insistente y firme deseo de relacionarse conmigo; intención llena de paciencia que vuelve a presentarse en otra figura: “Ya sea que te desvíes a la derecha o a la izquierda, tus oídos percibirán a tus espaldas una voz que te dirá: Éste es el camino; síguelo” Isaías 30:21. Brazos abiertos o  toque en la espalda, ambos expresan la infinita paciencia con que Dios nos ha buscado toda la vida, mientras nosotros seguimos distraídos en nuestros propios planes. A pesar de ello, cuando caemos, se acerca y ofrece tomarnos de la mano y levantarnos.

 

Desde esta perspectiva, las pruebas son oportunidades en que Dios se acerca más, nos llama con mayor insistencia, ofrece su ayuda y abre sus brazos para recibirnos.

 

2.     La paciencia es imprescindible para triunfar

“Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna” Santiago 1:4

 

Aunque no es un atributo humano, es un regalo del Espíritu “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe” Gálatas 5:22. Dios desea sembrarlo en nuestro corazón, como una pequeña semilla que puede ser clave para triunfar en la vida.

 

  • ¡Necesitas paciencia por el resto de tu vida!

“… corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante” Hebreos 12:1

  • La paciencia es el secreto para que las promesas se vuelvan realidad

“… la fe y la paciencia heredan las promesas” Hebreos 6:12

  • Tener paciencia implica cambiar:

De tus ideas a sus ideas.

De tus planes a sus planes.

De tu forma de ser a su forma de ser.

De ser dueño y señor de tu vida a ser como barro en sus manos.

“Ahora pues, Jehová, tú eres nuestro padre; nosotros barro, y tú el que nos formaste; así que obra de tus manos somos todos nosotros” Isaías 64:8

 

3.     La paciencia debe acompañarte el resto de tu vida

“Más vale ser paciente que valiente; más vale dominarse a sí mismo que conquistar ciudades” Proverbios 16:32

 

En vez de ser impulsivo, amargado, resentido o depresivo debes ser paciente. La paciencia es parte de un proceso, que el apóstol Pablo presentó poéticamente: “Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado” Romanos 5:3-5, y cuyo significado implica que las dificultades te llevan a Dios, una y otra vez, hasta que te rindas y le des el control; cuando por fin lo haces, Él cambia tu carácter, te prepara y fortalece para triunfar, ser feliz y ayudar a los demás.

 

Veamos lo anterior, pero como pasos a cumplir:

  • Las dificultades te llevan a Dios.
  • Debes rendirte a Él.
  • Cuando Dios toma el control, cambia tu carácter.
  • Preparación y fortalecimiento para triunfar.
  • Alcanzar la felicidad.
  • Ayudar a los demás.

 

La paciencia no es una virtud humana, pero es un regalo que Dios desea otorgarte. Debes pedírselo, o mejor aún, debes entregarte a Él.

 

Miguel A. Bardales

Acerca de Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre del hijo más sabio, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su trabajo con la palabra de Dios y con jóvenes se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas a millones de personas, siendo director ejecutivo de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

2 comentarios

  1. jhon jairo bolivar rodriguez

    me gustaria recibir temas y devocionales peliculas videos y toda clase de recursos cristianos y mucho mas ya que contamos con una iglesia donde se predica la palabra de DIOS aun grupo de niños de bajos recursos y todo lo que me quiera llegar en ayudas sera bienvenido DIOS les bendiga

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>