El Hermano Pablo – VIVIR DE PRESTADO

 

tarjetas_de_credito

VIVIR DE PRESTADO 

por el Hermano Pablo 

 

Durante dos años y medio se dio la gran vida.  Compró ropa fina en la tienda Harrod’s de Londres, una de las más caras del mundo.  Cuando voló en avión, lo hizo siempre en primera clase.  Visitó todos los lugares turísticos de Europa.  Se

 

alojó sólo en hoteles de cinco estrellas y pagó fiestas suntuosas para todos sus amigos.

Sin embargo, a los dos años se le acabó de golpe esa gran vida.  Mark Aklon, de dieciocho años de edad, tuvo que rendir cuentas a la justicia por haber hurtado la tarjeta de crédito de su padre, un millonario inglés.  Debía a la tarjeta nada menos que setecientos cincuenta mil dólares.  Locamente había «vivido de prestado».

Desgraciadamente, el caso de este joven inglés no es único.  Tuvo la suerte, o la desgracia, de ser hijo de un padre muy rico y de llevar su mismo nombre.  Durante más de dos años vivió a lo rico con amigos y amigas, paseando por casi toda Europa.  Hasta que un día todo se le acabó.  La tarjeta fue cancelada.

«Vivir de prestado» significa vivir usando algo a lo cual no tenemos derecho.  Significa vivir con lo que no nos hemos ganado con nuestro propio esfuerzo o por nuestros propios méritos.  Un hombre al cual se le hizo un trasplante de corazón, y vivió ocho años más, dijo: «Estoy viviendo de prestado», y tenía razón.  Esos ocho años extras de su vida fueron un préstamo.

La humanidad entera está viviendo de prestado.  Vive a crédito.  La vida que todos recibimos al nacer no es realmente una vida propia.  No somos nosotros mismos autores de ella.  Es una vida prestada, que Dios nos presta a cada uno, dándonos con ella voluntad propia.  Podemos usarla obedeciendo las leyes divinas u obedeciendo antojos egoístas.

La salud, la inteligencia, la capacidad de trabajo, los días de nuestra vida, todo eso no es realmente nuestro.  Es algo que nuestro Creador nos ha prestado, como quien invierte capital en una empresa y espera recibir créditos de la inversión.

Esa es la vida nuestra.  Llegará el día cuando nuestro tiempo se acabará y Dios reclamará lo que es suyo.  En ese día tendremos que devolver el aliento que Él nos dio.  Por eso es importantísimo que ahora, en vida, nos preguntemos: ¿Qué le presentaré entonces a Diosí  ¿Una vida pecaminosa, destrozada, contaminada e inútil, o una vida recta, decente, honesta y limpia?

En humilde contrición, digámosle a Cristo que aceptamos su muerte en el Calvario en sustitución por nuestros pecados.  Él entonces nos presentará ante su Padre en calidad de personas regeneradas por su sangre preciosa.  Esa es la vida que Dios aceptará.

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte