¿Cómo se justificará el hombre con Dios? – Job 9:2

la_justicia_de_dios_en_cristo_jesus

Todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,(pero son) justificados gratuitamente por su gracia,mediante la redención que es en Cristo Jesús.Romanos 3:23-24.

Cómo justifica Dios al injusto – el Devocional Diario

“No hay justo, ni aun uno” (Romanos 3:10). Sin embargo, Dios también dice: “Alegraos… y gozaos, justos” (Salmo 32:11).

¿Es, pues, posible que un injusto sea hecho justo ante Diosí Sí, por la sangre de Cristo. En efecto, Jesús “murió por nuestros pecados” (1 Corintios 15:3). Entonces, ¿qué debemos hacer para ser justos ante Diosí Creer en Jesús, quien vino al mundo para ser nuestro Salvador. “Por gracia sois salvos” (Efesios 2:8). La mano de Dios ofrece gratuitamente el perdón a todo pecador. Y se agrega: “Por medio de la fe”. La mano del hombre es la que toma la gracia de Dios.

¿Necesito esta gracia divina? Sí, porque Dios dice: “No hay diferencia, por cuanto todos pecaron”. ¿Somos irremediablemente pecadoresí Sí, desde el nacimiento. ¿Y estamos irremediablemente perdidosí No, porque Dios dio un medio al pecador para que sus faltas sean perdonadas y él sea enteramente purificado. Jesucristo, el “que no conoció pecado”, fue identificado con el pecado para soportar todo el juicio en nuestro lugar, y para que fuésemos hechos justos.

“Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” (Romanos 5:1).

¿Y si pecamos cuando ya somos creyentes, nacidos de nuevo? La Palabra de Dios responde: “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:9).

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Un comentario

  1. La bendición suprema es ésta. Pablo la proclama en Romanos 8:30. “y a los que predestinó, a ésos también llamó; y a los que llamó, a ésos también justificó; y a los que justificó, a ésos también glorificó.”

    Si eres justificado, serás glorificado. Alcanzarás la gloria de la era venidera y vivirás por siempre con Dios en gozo y santidad. ¿Por qué es tan seguro?

    Está asegurado porque la consecuencia de la muerte del hijo de Dios es objetiva, real, definitiva e invencible para el pueblo de Dios. Lo que logra lo logra para siempre. El efecto de la sangre de Cristo no es cambiante –ahora sí, ahora no, ahora sí, ahora no.

    Este es el sentido del verso 32, “El que no eximió ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos concederá también con Él todas las cosas?” – entonces, ¡no nos glorificará también a nosotros! ¡Sí! El mismo sacrificio que asegura nuestra justificación, asegura nuestra glorificación.

    Si esta mañana te hallas justificado, estás fuera de toda acusación o condenación. En el verso 33 leemos: “¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.” ¿Lo ves?: Si Dios te ha justificado por medio de la muerte de Su Hijo, nadie – ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra – nadie puede acusarte con éxito. Serás glorificado.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte