Home / Devocional Cristiano / La Mujer Virtuosa – Quien la Hallará?

La Mujer Virtuosa – Quien la Hallará?

mujer_virtuosa_biblia

Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? [...]Muchas mujeres hicieron el bien;mas tú sobrepasas a todas.
Engañosa es la gracia, y vana la hermosura;la mujer que teme a Jehová, ésa será alabada.
Dadle del fruto de sus manos,y alábenla en las puertas sus hechos. Capítulo 31:10-31.

La Mujer Virtuosa

¿Podremos nosotras, como hijas de Dios, llegar a ser reconocidas como mujeres virtuosas? Todas hemos sido confrontadas con la descripción de la mujer virtuosa en Prov. 31:10-31. La mujer virtuosa es trabajadora y no ociosa; se esfuerza físicamente; es emprendedora en los negocios; aporta a su hogar por medio de sus ventas y trabajo físico; anda en paz y confiada; sabe tomar decisiones; es una muy buena administradora, supervisora y planificadora; es sagaz, bondadosa, conciente de los demás, honorable, femenina, tiene el respeto y amor de su esposo e hijos, entre muchas otras cualidades.

En nuestro análisis personal, muchas de nosotras podemos encontrar una o dos virtudes en las que secretamente nos podemos decir, “Sí, yo tengo tal virtud” pero en el resto de las virtudes mencionadas, encontramos que hemos fallado. Al leer las cualidades de esa mujer virtuosa, muchas nos desanimamos. ¿Cuándo llegaremos a ser como ella?

La clave de ese pasaje esta en el versículo 30b: “La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada”. En realidad, al leer la descripción de la mujer virtuosa nos desanimamos porque nos hemos malenfocado. No somos nosotras como individuos el enfoque; no somos nosotras el centro de la discusión. El enfoque, y centro del pasaje es Dios, y la relación que debemos tener con Él.

Nuestra pregunta, entonces, debería ser esta: “¿Cómo puedo permitir que estas virtudes, que en realidad son virtudes de Cristo, sean reflejadas en mí?” Esas virtudes de Cristo solo se reflejarán en nosotras cuando tengamos una relación con nuestro Señor. En realidad, por nuestras propias fuerzas no llegaremos a tener virtudes. Solo nuestro Señor nos las puede dar. Comenzemos entonces a orar a nuestro Señor y pidamosle que nos limpie, que nos cambie y transforme para reflejar a nuestro Señor Jesús. La oración nos producirá la relación necesaria para llegar a tener temor a Dios, a respetarlo y amarlo a tal nivel que desearemos enfocarnos en su Hijo Jesús y reflejar sus virtudes en nosotras. ¡Gloria a Dios por Cristo Jesús, nuestro perfecto modelo de virtud!

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre del hijo más sabio, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su trabajo con la palabra de Dios y con jóvenes se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas a millones de personas, siendo director ejecutivo de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Un comentario

  1. MUY BUENA ESTA REFLEXIÓN, ES VERDAD A VECES COMO CRISTIANAS NOS FRUSTRAMOS PORQUE VEMOS QUE NO ALCANZAMOS A CUBRIR LAS VIRTUDES QUE PROVERBIOS RESALTA SOBRE LO QUE DEBE SER LA MUJER, PERO NOS OLVIDAMOS DE QUE SOLAMENTE LA GRACIA DE CRISTO EN NUESTRAS VIDAS ES LA QUE HARÁ QUE ESAS VIRTUDES SE REFLEJEN EN NOSOTRAS. ENTONCES NUESTRO NORTE DEBE SER CRISTO Y NO NUESTRO ESFUERZO HUMANO PORQUE SOLO POR SU GRACIA ES QUE SOMOS JUSTIFICADAS O JUSTIFICADOS.

Deja un comentario queremos saber tu opinión