Reflexiones Cristianas Bíblicas – Una Única Casa

Reflexiones-Cristianas-3-casas
Reflexiones Cristianas Bíblicas – Una Única Casa

“Y ella dijo a su marido: He aquí ahora, yo entiendo que éste que siempre pasa por nuestra casa, es varón santo de Dios” (2 Reyes 4:9).

Un hombre estuvo separado en una isla desierta del Pacífico por varios años. Finalmente, cierto día, avistó un navío navegando próximo al sitio donde estaba y,freneticamente gesticuló para llamar la atención de alguien en la embarcación. Un pequeño barco vino hasta a la isla y un marinero se aproximó a él, saludándolo.

Después de una pequeña conversación, el marinero preguntó al hombre: “¿que son aquéllas tres cabañas allí adelante?” “Bien, aquélla es mi casa”. “¿Y aquélla otra, próximo a la casa?” prosiguió el marinero. “Yo construí aquella cabaña para ser mi iglesia”.

“¿Y la otra cabaña?” “OH, es la que yo usaba para ir a la iglesia.”

Ese tipo de comportamiento ha sido muy común en los días de hoy. Los cristianos, en grande parte, tienen una forma de vivir en la iglesia y otra de vivir en casa. En los días de culto y adoración, ellos se arreglan cual si fuesen las criaturas más santas de la tierra y en los otros, se olvidan de que necesitan testificar y brillar como hijos que son, de Dios.

Quien llegue a la casa de un cristiano, un poco antes o un poco después de que vayan a la iglesia, ve un pedazo de cielo. En los otros días, son tan semejantes al mundo que un visitante jamás podría suponer que se tratar de la casa de un Cristiano salvo en Jesus. Se asemejan al hombre de la isla, teniendo una casa santa, para días especiales y una casa diferente para los otros días de la semana.

¿Y cómo queda el nombre del Señor en todo esto? Podemos engañar a los hermanos, pero, ¿podríamos engañar a Diosí Y aquéllos a quien evangelizamos, ¿qué dicen de nuestra vida dupla? Cristiano en los finales de semana y mundanos en los demás días. ¿Está el Señor feliz con lo qué hacemosí
¿Estamos nosotros felices con esta vida engañosa?

Feliz es el hombre que tiene apenas una casa espiritual y cuya vida glorifica al Salvador en cualquier circunstancia.

Si es día de ir a la iglesia, él busca se santificar. Si no es día de ir a adorar al Señor, busca se santificar también.

Él adora al Señor en la iglesia y en casa. Cada momento de su vida es dedicado a alabar a su Señor y es eso es lo que motiva y alegra sus días.

¿Cuántas casas usted tiene?

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Un comentario

  1. !HOLA! Muy buen dia a ustedes, les de Dios,
    Yo tengo 68 anos, mi esposo 73. Esto lo escribo por el mensaje “Una sola casa”. Yo naci en una casa no cristiana. Conoci al Senor Jesus hace treinta anos. Mi esposo nacio en un hogar catolico, el hijo menor, de 16 hijos en la familia. Yo soy la mayor de 8 hijos. El padre de mi esposo murio cuando el tenia un ano, no lo conocio. Su mama, conocio a Cristo tiempo despues, y desde entonces le sirvio al Senor, y llevo sus hijos al cristianismo. Hoy en dia vamos a la iglesia, pero encuentro muchos tropiezos con mi esposo. El casi nunca quiere ir, y me impide que yo valla. Yo estoy haciendo el secretariado de la iglesia, y necesitan mi ayuda. El problema, o lo que yo siento de mi esposo es su comportamiento en la iglesia. Por todo el viaje a la iglesia va protestando, pero llega y parece que se pone la tunica de cristiano al entrar, y se la quita al salir y vuelve a lo mismo. Parece que tiene dos personalidades. Yo me siento mal por eso. Vamos a una iglesia en otro pueblo, pero de dos iglesias en el pueblo que vivo, me llaman y quieren que vuelva con ellos. Yo me he ido de ellas porque El Senor, en un mensaje me dijo que me mandaba a este pueblo a ayudar a levantar iglesias hispanas, que solo habia una, ya hay seis, en un pueblo pequeno. Por eso me he ido a ayudar a los pequenos pueblos cercanos, pero mi esposo ya no me quiere dejar hacerlo. Yo no se si alguien de ustedes me pudiera dar una idea de como convencer a mi esposo de que eso es necesario para mi, ayudar. Yo se que es una larga carta, mas que un comentario, pero, quizas otras personas tienen este mismo problema, o, parecido. Perdon por lo extenso del comentario.

    Les amo con ese inmenso amor que nuestro Senor Jesucristo nos dejo, al partir. [Juan 15:-12]
    Hna: Aida Luz,
    Florida, USA.
    BENDICIONES A TODOS USTEDES, EN ABUNDANCIA.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

15 Compartir
Comparte15
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte