Inicio / Articulos Cristianos / ¿Por qué entierras lo que Dios te dio? Multiplícalo!!!

¿Por qué entierras lo que Dios te dio? Multiplícalo!!!

estudios-biblicos-multiplicar

¿Por qué entierras lo que Dios te dio? Multiplícalo!!!

Romanos 12:1-8

Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno. Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros. De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría.

A través de este pasaje observamos algunas peticiones que hace el apóstol Pablo por el Espíritu de Dios a la Iglesia en Roma, y claro està, a nosotros hoy día, por que la palabra es eterna. Todavía esta cumpliendo su propósito, no olvidemos “el cielo y la tierra pasaran pero mis palabras no pasarán…” (  )

En primer lugar tenemos que todo nuestro cuerpo pertenece a Dios y que debemos presentarlo santo, agradable a Dios, haciendo un sacrificio para mantenerlo en esta forma.

Se refiere acá el Apóstol a que él sabe que mantenerlo en esa condición es un sacrificio por cuanto estamos en el mundo con una naturaleza carnal con tendencias al pecado, por la concupiscencia que hay en nosotros que siempre nos inducirá a pecar. Entonces si en verdad amamos a Dios, si en verdad hemos entendido que nos estamos preparando para entrar al lugar santísimo, El Cielo, debemos comenzar a mantener nuestros cuerpo, mente y alma purificados por la sangre del Cordero, en concordancia con nuestro Padre celestial, ese es nuestro culto racional; para lograr vivir de esta manera debemos vivir vidas no conformes al mundo y su sistema, Dios nos guiará a toda verdad, a todo buena obra por su Espíritu Santo.

Ahora bien, en cuanto a lo que Dios nos ha dado, es bueno señalar acá que debemos siempre tener presente la parábola de los talentos, ¿la recuerdan? Vamos a leer en Mat. 25:14

14Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes. 15A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos. 16Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos. 17Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos. 18Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor. 19Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos. 20Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos. 21Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. 22Llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros dos talentos sobre ellos. 23Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. 24Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; 25por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo. 26Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí. 27Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses. 28Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos. 29Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. 30Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.

¿Còmo le parece amado? Tiene o no relación con Romanos 12:3 en adelante, Pablo nos dice que Dios nos ha dado dones, y los dones son regalos, los talentos también, y que cada uno debe utilizarlos conforme a la medida de la fe del mismo modo lo acota el Apostol Pedro 10Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. 1ra P. 4:10

Amado, ¿Por qué mantienes enterrado lo que Dios te regalo? ¿Por què estas dentro de tu congregación calentando las bancas siendo que muchos necesitan de ese talento o Don que Dios te ha dado?

Definamos talentos = inteligencia (? capacidad de entender).

2. m. aptitud (? capacidad para el desempeño o ejercicio de una ocupación).

3. m. Persona inteligente o apta para determinada ocupación.

4. m. Moneda de cuenta de los griegos y de los romanos.

Definamos dones= 1. m. Dádiva, presente o regalo.

2. m. Bien natural o sobrenatural que tiene el cristiano, respecto a Dios, de quien lo recibe.

3. m. Gracia especial o habilidad para hacer algo.

Entonces, si un talento es una habilidad o capacidad para hacer o entender algo, y un don asimismo es una gracia especial para hacer determinada cosa, quiere esto decir que  tanto el talento como el don nos vienen de Dios.

Ahora bien, en la parábola de los talentos observamos que lo que nuestro Señor Jesucristo nos quiere hacer entender es que el nos da los bienes y cada quien de acuerdo a su capacidad, ya que vemos que a hay un siervo al que solo le dio un talento, porque es claro que el Señor sabia el final de ese bien, y a otros les dio más y le dieron buenas cuentas a su regreso, y los Apóstoles Pablo y Pedro nos dicen que debemos ministrar de acuerdo a nuestra fe lo que Dios nos ha dado.

No obstante observamos también en esta parábola que Dios les da a todos, a unos dos, a otros tres a otros cinco, a todos nos da algo para que ministremos el es bueno en gran manera, no quiere que estemos ociosos.

¿Qué te ha dado Dios? Porque ciertamente no hay nadie dentro de las filas del Señor que no tenga nada que dar, algún don debe haberte dado Dios para que lo ministres, y no solo que lo ministres sino que lo multipliques, si cantas, deben haber cantores detrás de ti para el Señor a quienes les estés enseñando a hacerlo, si Dios te ha dado el don de la enseñanza debes estar ministrándolo en tu congregación para que otros sean como tu o mejor que tu, si predicas o pastoreas debes estar formando pastores o evangelistas, o ¿solo tu debes ser pastor? O ¿es que tu congregación no debe crecer al punto de que se extienda a otros horizontes? En fin los dones y talentos son para multiplicarlos no para enterrarlos, no para que se mantengan allí sin crecimiento.

Amados, examinémonos, ¿Cómo estamos ministrando lo que Dios nos dio? Desenterremos los talentos para darle gloria a Dios y buenas cuentas.

Acerca de Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre del hijo más sabio, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su trabajo con la palabra de Dios y con jóvenes se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas a millones de personas, siendo director ejecutivo de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

10 comentarios

  1. talentos y dones

  2. saludos

  3. Porque entierras lo que Dios te dio. Multiplicalo

  4. gracias y muchas bendiciones por esas reflcciones en berdad que tenemos muchos talentos enterrrados y en este año animo a todos mis hemanos a multiplicar esos dones y talentos que DIOS nos a dado y el premio sera grande bendiciones

  5. Gregory Garcia

    Buena reflexion para todos los que tenemos talentos y dones para glorificar al Señor, solo tenemos que ministrarlo de manera que glorifiquemos al nuestro Señor en gran manera.

    Qué Dios les continue bendiciendo.

  6. Siempre me he sentido familiarizada con esta parábola de los talentos, y creo que todos debemos poner nuestras capacidades a la orden del Señor, por que si el dijo a los que multiplicaron los talentos, “sobre poco haz sido fiel, sobre mucho te pondre”, quiere decir que aunque sea poco lo que pongamos a trabajar o en lo que obremos, a Dios le importa muchisimo que pongamos a funcionar lo que nos a entregado y es como el mismo sentir que puede tener un Padre por un hijo, cuando le entrega las herramientas para que se prepare en la vida secular y espera que este sepa responder de manera efectiva y para su propio bienestar, gozo y disfrute. Realmente no le interasa que le entreguemos nada, eso nos satisface a nosotros mismo, nos llena de felicidad.
    Gracias por el mensaje y bendiciones

  7. Despues de leer este excelente devocional, simplemente puedo decir que me he sentido muy confrontado. Hoy en día, estoy haciendo eso, simplemente voy a la Iglesia a recibir, pero nada estoy haciendo con los talentos que Dios me ha dado. En el mundo secular soy muy sobresaliente, pero en cuanto a la Visión de Reino, estoy quieto.

    Gloria a Dios por este medio.

    Que Dios les continúe bendiciendo.

  8. Estoy impactada y contenta como Dios nos anima cada día a vivir en su verdad.
    Esto es lo que Dios quiere para cada uno de nosotros, que invirtamos en lo que Él ya nos ha dado.
    Que Él sea conocido !!!

    Gracias por este devocional.

  9. David Gonzalez

    Es interesante, creo que es un devocional muy valioso, nos llama a movernos, a incomodarnos, a invertir y hacer algo, creo que en los textos leidos nos habla claro de dos puntos claves en la vida de un Cristiano, y son SER y HACER discipulos, y esta es la tarea ala que fui llamado por el Señor, puedo servir como musico, como predicador, como diacono ( actividades que he hecho), pero si no estoy SIENDO y HACIENDO discipulos no estoy hacindo lo que Dios me mando a Hacer. … Gracis por este devocional.
    david

  10. Esta reflexión me hace sentir con las manos vacías, parece que a veces uno se esfuerza por conseguir ese sueño (en mi caso, quisiera poner una fundación de acogida para niños y adolescentes con problemas familiares o conductuales), y, sin embargo, parece que no se ha avanzado nada o si se ha avanzado ha sido muy poco.
    De ahí la necesidad de seguir aferrada a Dios, para que nos muestre el camino, nos haga atentos a su palabra y perseveremos hasta el fin, porque sus promesas son en EL si y en EL amén

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>