Por el Hermano Pablo – Cuando El Corazón deja de Latir

Hermano-Pablo
CUANDO EL CORAZÓN DEJA DE LATIR
por el Hermano Pablo

El caso se presentaba muy difícil. Se trataba de una infección de origen desconocido, que oprimía el corazón de la pequeña Allison, de tres años de edad. Los síntomas evidentes eran deshidratación intensa, pulso imperceptible, presión arterial bajísima y fiebre incontrolable. La niñita estaba en condición agónica.

La doctora, Elizabeth Contreras, pediatra del Hospital «San José» de Pontiac, Michigan, echó mano de toda su ciencia médica. Extrajo de toda su erudición y experiencia cuanto pudo para salvar a la criatura, pero Allison no reaccionaba.

Por fin, el corazón de la pequeña dejó de latir. Clínicamente, Allison murió. Uno de los cirujanos pronunció: «La niña ha muerto», a lo que la doctora contestó: «Dios todavía puede intervenir.»

En ese momento, la doctora Contreras echó mano de toda su fe. Dejando el quirófano y encerrándose sola en un pequeño cuarto contiguo, oró intensamente pidiéndole a Dios que le concediera la vida de Allison. Mientras oraba, hubo un toque a su puerta. La niña, de repente, había reaccionado.

En pocas horas, Allison estaba fuera de peligro. El comentario de la doctora Contreras fue: «Dios hizo lo que yo ya no podía hacer.»

Hay momentos en la vida cuando toda esperanza se ha esfumado, momentos en que todo parece derrumbarse, momentos trágicos que sólo Dios puede solucionar. Esa era la condición de la pequeña Allison. Pero siempre queda Dios.

La ciencia positivista rechaza la intervención divina en los asuntos humanos. El racionalista no da lugar a lo espiritual. Si algo va más allá de lo que es científicamente comprobable, él no lo acepta. La vida material ciega los ojos del alma, y el hombre moderno, infatuado en sus opiniones, no ve a Dios.

Sin embargo, Dios existe. El Espíritu de Dios actúa en todos los planos de la vida humana, y la Biblia, eterna Palabra de Dios, sigue siendo la base de fe y esperanza para el que cree en Dios de todo corazón. Hay, ciertamente, situaciones que no comprendemos, dolores y angustias que temporalmente nos roban la fe, pero Cristo vive y puede actuar en las aflicciones de quienes lo buscamos.

Dios está siempre dispuesto a responder al clamor de los que con sinceridad y fe clamamos a Él. Sólo espera que clamemos: «¡Señor, ayúdame!»

Fuente:Conciencia.net

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

5 comentarios

  1. es cierto muy cierto q la fe hace posible que Dios actue en aquello que ya creemos perdido pero tambien necesitamos personas a nuestro lado como la doctora contreras q nos ayuden a que nuestra fe cresca cada dia mas…porque muchas veces tenemos a nuestro lado personas que no nos alientan a seguir creyendo por lo contrario acaban con la poca fe que nos queden frente al problema o sircunstancia.

  2. Si no tenemos fé vana es nuestra esperanza, DIOS en tú palabra nos dice si tenemos fé como un grano de mostaza todas nuestras metas seran realizadas en el nombre de Jesús hagamos el esfuerzo que El nos escucha, DIOS los bendiga.

  3. buenas noches, lei este mensaje y la verdad yo me encuentro en la situacion de me falta mucha ´fe, he perdido toda esperanza en la vida, se que tengo que hecharle ganas a la vida y tengo que sobre salir, pero nada mas no veo lo bueno de la vida siento que mi vida esta en un punto x, mi vida es levantarme en la mañana, ir a trabajar y regresar a casa y todos los dias es lo mismo.
    por favor necesito oracion. muchas gracias y DIOS les bendiga

  4. Creer en Dios de toda corazón, pero sin angustia sin temor, sin duda, sin egosmo, sin campricho y de todo mal que padecemos como seres humanos, debemos eliminar en nuestra mente y corazón, para que la base de la fe en Cristo de fruto. por el cual lucharé siempre.

    Dios les bendiga.

  5. Gregory Garcia

    Dios sabe lo que hace y como lo hace.
    Que Dios les continue bendiciendo.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

7 Compartir
Comparte7
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte