Home / Devocionales / Devocionales Cristianos para Mujeres – Maquillaje Cristiano

Devocionales Cristianos para Mujeres – Maquillaje Cristiano

el-maquillaje-cristiano
Devocionales Cristianos para Mujeres – Maquillaje Cristiano

Job 15:31 “Que no se engañe ni confíe en cosas vanas, porque nada obtendrá a cambio de ellas.”
Romanos 8:5 “Los que viven conforme a la naturaleza pecaminosa fijan la mente en los deseos de tal naturaleza; en cambio, los que viven conforme al Espíritu fijan la mente en los deseos del Espíritu.”

Cada día me levanto bien temprano, tengo mi tiempo con Dios e inmediatamente luego de haber atendido sus indicaciones para el día, voy al baño para la segunda tarea del día, mirarme al espejo para mejorar mi apariencia. Pero hoy me ocurrió algo diferente, Dios me hizo notar que debo seguir cambiando, pero le respondí: “Pero Padre, pensé que ésa era tu tarea” y con paciencia me respondió que yo también tenia un rol importante en este cambio espiritual ¿Cuál es mi rol en este cambio divino? Tiene que salir de dentro de mí, que cuando me mire en el espejo no quiera ser la persona que veo allí, pero no me refiero a la física, es decir aquella que ya tiene bastantes surcos que el tiempo ha dejado, que cuando me mire al espejo no me detenga a tratar de corregir lo que el espejo revela, que la vanidad no me lleve a olvidarme que el que necesita la reparación no es lo que está afuera sino mi corazón.

Me gustaría mirarme al espejo y decidir que no quiero ser la persona que veo, que pueda decidir antes que cambiar el color de cabello, de lápiz labial o de sombra de ojos, que pueda decidir CAMBIAR mi forma de ser.

Ojo, Mira en el espejo tu comportamiento
Ojo, Mira tus labios en el espejo, mira tus gestos y escúchate cada una de tus palabras
Ojo, Mira bien tu trayectoria, la senda que caminas y tus prioridades
Ojo con la belleza que quieres expresar ¡CAMBIA TU CORAZÓN!

1 Pedro 3:3-5 “Que la belleza de ustedes no sea la externa, que consiste en adornos tales como peinados ostentosos, joyas de oro y vestidos lujosos. Que su belleza sea más bien la incorruptible, la que procede de lo íntimo del corazón y consiste en un espíritu suave y apacible. Ésta sí que tiene mucho valor delante de Dios. Así se adornaban en tiempos antiguos las santas mujeres que esperaban en Dios”

¡Busca la belleza incorruptible! La ostentación y el lujo no son una opción cristiana, no llames la atención por la ropa que usas, los colores que luces o el exagerado deseo de lucir bien; vistiendo a la moda, el afán de sobresalir mediante el uso de artificios te hace olvidar el cultivo de la belleza interior, la que consiste en un espíritu suave y apacible. Estas normas de Pedro no están limitadas al tiempo o ala cultura. Las mujeres cristianas se convierten en hijas de Sara al semejarse a ella, haciendo el bien y confiando en Dios.

“Hijo mío, no se aparten estas cosas de tus ojos; Guarda la ley y el consejo, Y serán vida a tu alma, Y gracia a tu cuello.” Proverbios 3:21-22

Si te miras bien en el espejo, si miras bien los detalles que afean tu testimonio, si prestas atención, es decir abres bien los ojos y miras tus defectos internos, no perderás el buen juicio, no perderás de vista la discreción, entonces ellas serán tu adorno, las que te embellecerán, las que lograrán rejuvenecer tu frente, las que adornarán tu rostro y cuello como si estuviera adornado con el mejor collar. ¡Añades belleza y honor, cuando temes a Dios!

Cuando te miras al espejo ¿Te sientes bien contigo misma? ¿Estas contenta con la persona que te has convertido? Has llegado hasta esta etapa de tu vida y puedes decir “He cambiado ¿el 80%?, ¿el 50%?, ¿el 30 % de lo que Dios quería?

En qué porcentaje te has quedado en cuanto al cambio de tu ser interior?

Hoy Dios me ha exhortado que estoy en carrera, que debo seguir hacia la meta, por supuesto que él no ha terminado conmigo, pero no debo perder de vista la corona que me aguarda, ¡Quiero transformarme en una persona diferente!

Dejar atrás a esa persona que siempre fui, aquella que sólo merece desprecio y vergüenza. Quiero cambiar y transformarme en una persona que pueda admirar cuando mire al espejo, quiero que Cristo me transforme, quiero ser un reflejo de mi Salvador.

¿Por qué quieres aparentar belleza como el mundo exige?, ¿modas, adornos, vestidos, y colores de moda? ¿Por qué tienes que conformarte a la exigencia del mundo y te olvidas de tu belleza interior? Has logrado caer en el saco de los mundanos que corren tras la corriente que el mundo jala. ¡No te conformes con estos! NO seas un eco del mundo y sus vanidades, no imites al mundo, sino sé autentica. Auténticamente diferente, auténticamente bella, bella en tu interior.

1 Pedro 3:3-5 (Nueva Versión Internacional)

” Que la belleza de ustedes no sea la externa, que consiste en adornos tales como peinados ostentosos, joyas de oro y vestidos lujosos. Que su belleza sea más bien la incorruptible, la que procede de lo íntimo del corazón y consiste en un espíritu suave y apacible. Ésta sí que tiene mucho valor delante de Dios. Así se adornaban en tiempos antiguos las santas mujeres que esperaban en Dios”
Con amor

Martha Bardales

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre del hijo más sabio, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su trabajo con la palabra de Dios y con jóvenes se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas a millones de personas, siendo director ejecutivo de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

13 comentarios

  1. Hermoso el artículo!

    Irónico que me apareció justo abajo del texto una publicidad de “depilate de una vez y para siempre” XD

  2. Juanita, haced todo decentemente y en orden .

  3. hoooow! que palabra de animo esto es lo que necesitaba para hoy eslo que mas anelo ser hermosa por dentro y tu?

Deja un comentario queremos saber tu opinión