Estudios Bíblicos – Nuestro deber es ser amigos

mi_amistad_amigos

Estudios Bíblicos – Nuestro deber es ser amigos

1 Samuel 18:1-5

La historia de David nos presenta un aspecto singular: La amistad que lo unió con Jonatán. El relato que hoy tocamos forma parte de un conjunto de pasajes que mencionan el desarrollo de esta relación amistosa (1 Sam. 19:1; 20: 1, 14-15, 41-42; 2 Sam. 1:26; 9:1; 16:1; 19:24-29). A lo largo de toda historia aprendemos el significado de tener amigos.

Esta historia nos servirá de puente para estudiar lo que Jesús nos enseñó con respecto a tener amigos. Fue el mismo Señor Jesús quien condicionó la veracidad de su evangelio al testimonio visible del amor fraternal entre los discípulos (Jn. 13:34-35). Las palabras del maestro fueron bien entendidas por los primeros cristianos, al punto que Pablo afirmó: “Pero acerca del amor fraternal no tenéis necesidad de que os escriba, porque vosotros mismos habéis aprendido de Dios que os améis unos a otros” (1 Tes. 4:9).

Si pudiéramos acercarnos a la iglesia primitiva, tendríamos la maravillosa experiencia de respirar una atmósfera de amor. Veamos algunos ejemplos:

1.    Ellos se preferían mutuamente, tenían gozo al darse honra (Rom. 12:9-10).

2.    Ellos tenían un amor ferviente, es decir fuego en el corazón (1 Ped. 4:8).

3.    Ellos se hospedaban, visitaban, ayudaban mutuamente (Heb. 13:1-3).

4.    Ellos se sometían voluntariamente a sus pastores y líderes (Heb. 13:17).

5.    ¡Ellos se saludaban con besos de amor! (1 Ped. 5:14).

¿A qué se parecía una reunión de aquellos cristianosí No se comportaban como quién participaba de un sepelio, de una conferencia o un espectáculo; ellos parecían ser verdaderos amigos. La amistad es expresión del amor fraternal, debemos ser amigos entre nosotros para que el amor fraternal abunde cada vez más “Y el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos, como también lo hacemos nosotros para con vosotros” (1 Tes. 3:12).

El que cubre la falta busca amistad; mas el que la divulga, aparta al amigo (Proverbios 17:9)

Negar los roces o entredichos seria mentir. Los tropiezos en nuestras relaciones son parte de la madurez con que debemos ir creciendo, Jesús reconoció “Imposible es que no vengan los tropiezos…” (Luc. 17:1), pero no nos alentó a ser acusadores de nuestros hermanos “… Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche”(Ap. 12:10). El amor fraternal nos lleva a cubrir las ofensas de nuestros hermanos (1 Ped. 4:8).

Hay una sutil diferencia entre “cubrir” y “encubrir”; lo primero nos habla de amor y paciencia, lo segundo de complicidad y pecado. El hermano que ama fraternalmente se comportará como se comporto José al encontrarse con sus hermanos (Gén. 42:24; 43:30; 45:1; 50:17); es decir, estará listo a cubrir de perdón las faltas y a no volverlas a desenterrar.

Lo contrario: el acusar y divulgar equivale a contradecir a Jesús.

En todo tiempo ama el amigo, y es como un hermano en tiempo de angustia (Proverbios 17:17)

El texto parecería dar mas preferencia al amigo sobre el hermano. La clave esta en la protesta de Caín “¿Soy yo acaso guarda de mi hermano?” (Gén. 4:9) y en el enojo del hermano mayor “Entonces se enojó, y no quería entrar…” (Luc. 15:28), en ambos casos es tácito que el hermano tiene obligación de ayudar por los lazos de sangre… porque es su obligación generalmente esperará el último momento.

“El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; y amigo hay más unido que un hermano” (Prov. 18:24) significa que el amigo siempre esta listo a ayudar, por eso se vuelve confidente, consejero y responsable del bienestar de su compañero.

El amor fraternal debería expresar este tipo de relaciones: Cristianos unidos en toda circunstancia, sin que nadie quede suelto, siempre unidos a la cabeza y unidos entre nosotros para conocernos, ayudarnos y cuidarnos mutuamente “sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor” (Ef. 4:15-16).

Conclusión

Nuestra meta debería ser alcanzar un grado de amor fraternal que haga evidente que somos discípulos de Jesús ¡Esta es nuestra búsqueda! Para demostrar esta clase de amor se necesita que seamos una comunidad de amigos. Los amigos no se delatan y acusan, los amigos se cubren y ayudan; los amigos no se abandonan, los amigos se ayudan en toda circunstancia.

¿Somos amigos de esta manera? La Biblia nos desafía a unir nuestros corazones los unos con los otros, esto nos lleva a mencionar la necesidad de un espíritu perdonador. Recuerda las ofensas que has recibido, tráelas a tu memoria, vuélvelas a mirar y ahora cúbrelas de amor… déjalas ir. Recuerda ahora los errores que has visto, tráelos a tu memoria, vuélvelos a mirar y cúbrelos de amor.

En el perdón hay sanidad “Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados.” (Stg. 5:16), comunión con Dios “Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores” (Mat. 6:12), y bendición a las generaciones “no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición” (1 Ped. 3:9).

Meditemos en Colosenses 3:12-15

Miguel A. Bardales

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

2 comentarios

  1. Nené de la Vega

    Cuando podemos sentir verdadero amor, por nuestros hermanos estamos obedeciendo a Jesús, para El la amistad era un vínculo fuerte, firme , que puede soportar cualquier simbrón; por eso basándonos en la palabra, cubramos, ayúdemos a nuestros hermanos en momentos difíciles, poruqe la amistad simentada en la palabra de Dios es duradera y veraz. Nené

  2. Gracias mi “SEÑOR” por el ejemplo que nos diste de amistad que nos ayudara a conocer de verdad del amor fraternal, por eso creo debemos de ser imitadores de el y darnos cuenta que el amor es mejor que el odio

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

37 Compartir
Comparte36
WhatsApp
Tweet
+1
Pin1
Comparte