Devocional Diario – 4 PRINCIPIOS DE COMUNICACION

devocional-diario-principiosDevocional – 4 Principios de Comunicación

Pasajes claves: Stg.3:10Ef.4:29. Prov.12:18.

1. El principio de la Clarificación. ¿Qué hacemos ante un problema? Generalmente descalificamos, desvalorizamos, rechazamos, criticamos o nos enfermamos. En cambio, el principio de la clarificación nos ayuda a entender al otro y a restaurar la comunicación. Al practicar este principio buscamos ponernos en el lugar de la otra persona para tratar de entender lo que nos está diciendo. Por ejemplo:

Alguien te hace un planteo determinado o te habla acerca de algo que sucedió. Antes de reaccionar o de responder apresuradamente, pon en práctica el principio de la clarificación y pregúntale:

A. ¿Tú dijiste esto o aquello? ¿Tú lo viste?

B. Cuando me dijiste eso el otro día, ¿qué intención tenías o qué intentabas decirme?

C. ¿Por qué dijiste eso en la reunión del sábado?

D. ¿A qué te refieres exactamente cuando me dices esto?

E. Lo que tú me dices yo lo interpreto así… ¿Es eso lo que me quieres decir o yo lo interpreté mal?

2. El principio de la Tolerancia y del Perdón. Tolerancia no es soportar el abuso, el maltrato, la indiferencias o los desprecios. No. Tolerancia significa aprender a pasar por alto las insignificancias, las “pavadas”, las tonterías. No estar todo el tiempo cuestionando al otro: qué hizo, cómo lo hizo, por qué lo hizo, qué dijo.

Hay gente que tiene bronca contenida porque son intolerantes y no te perdonan una. Te equivocas y te tiran con todo lo que tienen. Cometes un error y te crucifican. No tienen tolerancia y no saben pasar por alto las cosas que deben pasarse por alto.

La Palabra nos enseña que el amor, en cambio, deja pasar muchas cosas (1º Co.13: 71º P.4:8).

Perdonar no es olvidar, es renunciar a tu derecho a vengarte. Te ofendieron, te lastimaron, te criticaron, te inventaron una historia falsa con alguien y afectó tu liderazgo y credibilidad. Tienes el derecho a vengarte, pero eliges perdonar y renunciar a ese derecho. Perdonas a quienes te ofendieron y le entregas la venganza al Señor para que Él de el pago (Ro.12:19).

Al actuar de ésta manera te liberas y creces, maduras. Una relación sana con quienes te rodan tiene que basarse en el perdón mutuo. Es importante aprender a pedir perdón y a perdonar.

3. El principio de la Disensión y del Acuerdo. Tienes derecho a disentir. Disentir no es malo. Lo malo es pelearnos, discutir, maltratarnos y ofendernos cada vez que no estamos de acuerdo con algo o cuando no están de acuerdo con nosotros (Ef. 4:29).

Debes aceptar al otro aún cuando tengan puntos de vistas diferentes. No puedes rechazarlo por pensar distinto. Pero lo que sí tienes que hacer es “acordar”. Lograr acuerdos y respetarlos. Para esto cada uno tendrá que estar dispuesto a renunciar a ciertas exigencias y derechos (1º Co.10:24Ro.12:18, 14:19). Este principio es muy útil a la hora de negociar con tus adolescentes. Ellos reclaman y exigen, pero ¿qué están dispuestos a dar a cambio? Acuerda con ellos.

4. El principio de la Bendición. No guardes secretos, no critiques, no descalifiques, no faltes el respeto. Porque Dios te ha dado la capacidad de hablar para bendecir, no para maldecir (Stg.3:8-10).

Callarse o hablar en exceso (Prov.10:19), tener temor de la reacción o de las burlas de los demás (Prov.11:912:18), son formas negativas de comunicarnos y defendernos.

Tenemos que formar el hábito de que lo que digamos sea de edificación, de bendición, de aliento. (Prov.4:246:2, 12, 8:6-810:11, 3211:9Ef.4:29).  Al hablar tenemos que tener en claro qué es lo que queremos comunicar y tratar de expresarlo lo más claramente posible (Prov.16:2431:26), sin dobles sentidos y sin dar lugar a malas interpretaciones. En estados de nerviosismo o de “calentura” no es conveniente ponernos a decir cosas. Es preferible hacer una pausa, tomarnos un tiempo para pensar las cosas y después hablar (Prov.15:1-2).

Bendice con tus palabras y bendice con todo lo no verbal que expresas. Deliberadamente destaca cualidades y virtudes de las personas, no para quedar bien con ellas sino para reforzar su autoestima y el valor de sí mismas. ¡Y no dejes a nadie afuera! Seguramente con algunas personas las palabras te brotarán espontáneas y naturales y con otras ¡te quedarás en blanco, sin saber qué decir! No inventes. Esfuérzate en detectar una cualidad, una virtud, un trabajo bien hecho que te permita bendecirlas con tus palabras.

Por Edgardo Tosoni

Escrito para : www.DevocionalDiario.org

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Un comentario

  1. lucia mahlberg

    bendiciones me gusto este mensaje delos cuatro principios por que ami tanbien me apasdo algo paresido asi pero DIOS esta conmigo ysiempre me seguiras asta el ultimo dias de mi sueños le dejo con el divino trinos amen

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

0 Compartir
Comparte
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte