REFLEXIONES CRISTIANAS – SOMOS VERDADERAMENTE RICOS !

ricos-en-Cristo-JesusReflexiones – ¡Somos Verdaderamente Ricos!

“Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios” (1 Juan 3:1).

El nuevo coche del pastor tuvo problemas después del culto de la noche. En la mañana siguiente, consiguió llevar el coche hasta una mecanica para ser arreglado. “Espero que usted no me cobre mucho por el reparo”, dijo el pastor al mecánico. “Al final, yo soy un pastor pobre”. “Yo sé”, contestó el mecánico, “oí su pregadicación ayer”.

Nuestra ilustración de hoy nos muestra una pequeña anécdota.
Sin embargo, ¿no estaríamos nosotros incluidos en la misma realidad? ¿hasta que punto ha sido “pobre” nuestro testimonio? ¿Acaso no ha sido “pobre” nuestra relación con el Señor? ¿No ha sido insignificante  nuestro envolvimiento con las cosas de Diosí

Decimos que somos cristianos y que Cristo habita en nuestros corazones, pero, nuestro compromiso ha sido muy pobre.
Decimos que el amor de Cristo está en nosotros, pero, en la práctica, nuestro amor también es muy pobre. Nuestra asistencia a los cultos es pobre y nuestra disposición para las actividades evangelísticas es aún más pobre.
Debíamos ser “luz” pero estamos apagados, debíamos, como la “sal” dar sabor al mundo, pero somos completamente insípidos, debíamos proclamar la alegría de ser uno salvo en Cristo, pero, estamos cada vez más callados.

Como hijos del Dios de la gloria somos ricos, pero, nos presentamos en trapos rotos cual si fuésemos las más pobres de las criaturas. Nuestras vestíduras deberían ser coloridas, llenas de luces, brillantes, fulgurantes, pero nuestra pobreza espiritual muestra una apariencia diferente.

No podemos aceptar eso. ¡Debemos reaccionar! Debemos mirar para lo alto, para el Señor de los señores, para el Rey de los reyes, y asumir nuestra riqueza de bendiciones.

Abandonemos las murmuraciones, el pesimismo, el conformismo, la desesperanza. ¡Levantemos nuestras cabezas! Somos victoriosos, somos herederos de los Cielos, somos hijos de Dios… ¡somos ricos!

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

6 comentarios

  1. Gracias mi Señor Dios pq tus palabras nos llegan a nuestro ser, todos los días debemos examinarnos y abrirle siempre nuestro corazón al Señor, nuestra fallas deben ser corregidas por nuestro padre hasta lograr resplandecer al mundo y llevar la luz de Cristo a todo lugar,Gracias Pastores por ser instrumentos de Dios llevando su palabra a las naciones
    Dios los bendiga

  2. Si somos hechos hijos de Dios, por la gracia de Jesucristo (su sacrificio en la cruz) creo que no tenemos porque ser pobres ni espiritualmente ni materialmente, Abraham, Job, Salomon, y otros tantos fueron ricos materialmente pero, antes fueron ricos espiritualmente, personalmente me suena ilogico que siendo hijos de un Dios supremo tengamos que ser pobres materialmente, definitivamente creo que no, cuando somos hechos hijos de DIos, Dios nos disciplina, formandonos, cambiandonos, despojandonos del viejo hombre, nos duele, si duele, y cuando ya nos transformo nos da ricamente, felicidad interna, felicidad en lo espiritual, nos da riqueza espiritual, es algo maravilloso este gozo y juntamente con eso algo adicional nos da la riqueza material.
    Soy una consentida de Dios, Dios es Grandioso!! tenemos un arma poderosa que es la oracion Dios nos la dio para que cualquier necesidad la llevemos a sus pies y el la resuelve.

  3. Hay riquezas de gracia en Cristo. “En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia” (Ef. 1:7). Incorporados en Cristo tenemos las riquezas de verdadera libertad por medió del favor inmerecido.
    Hay riquezas de gloria en Cristo. “Alumbrando los ojos de vuestro entendimiento para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos” (Ef. 1:18). Estas riquezas de nuestra herencia gloriosa en el cielo sólo se pueden percibir cuando nuestro entendimiento es iluminado por el evangelio de Cristo.
    Hay riquezas de pleno conocimiento en Cristo. “Para que sean consolados sus corazones, unidos en amor, hasta alcanzar todas las riquezas de pleno entendimiento, a fin de conocer el misterio de Dios el Padre, y de Cristo, en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento.” (Col. 2:2,3).
    El amor cristiano nos hace maduros para encontrar grandes tesoros espirituales de entendimiento pleno, conocimientos y sabiduría que se encuentran escondidos en Cristo. Los incrédulos y los inmaduros no pueden percibir estas riquezas. “Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. En cambio el espiritual juzga todas las cosas…Mas nosotros tenemos la mente de Cristo” (1 Cor. 2:14-16).
    Hay riquezas en el vituperio de Cristo. “Teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón” (Heb. 11:26). La fe de Moisés no le permitió vacilar, escogiendo el oprobio de sufrir con su pueblo, en lugar del goce temporal del pecado. Su fe hizo que sus miradas se fijaran en la remuneración o el galardón. Su fe hizo entender a Moisés que los sufrimientos a que estaba expuesto el pueblo de Dios en Egipto eran el tipo de los de Cristo.
    Así que a nosotros nos toca hacer lo que hizo Moisés, quitar nuestras miradas de los bienes de este mundo para fijarlas en las verdaderas riquezas de la gracia, gloria, bondades, sabiduría, pleno entendimiento y aquella riqueza especial que encontró Moisés, que le hizo escoger el oprobio en vez de los goces temporales del pecado.
    La gracia sea con todos los que aman a Nuestro Señor Jesucristo con amor inalterable.

  4. Desde el punto de vista como el mundo entiende el término riquezas, es la abundancia de bienes materiales, pero desde el punto de vista bíblico, es la abundancia de bienes espirituales que son muy diferentes. Es imposible que los bienes espirituales sean reconocidos y apreciados en su justo valor por los que no tienen los sentidos ejercitados en ellas. Veamos cuáles son algunas de las innumerables riquezas espirituales mencionadas en la Palabra de Dios.

  5. dios nos hace la invitacion a vivir una vida plena y en las riquesas de su gloria sabemos que sin la riquesa que cristo nos da por herencia nada somos , como lo desia mary somos ricos en cristo jesus bendiciones y acojamos esas riquesas en cristo como nuestras

  6. mary triny mtz

    AMEN AMEN GLORIA A DIOS HERMANOS SOMOS RICOS EN CRISTO JESUS Y VIVIMOS POR EL Y PARA EL QUE GRAN VERDAD ALELUYA.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

28 Compartir
Comparte28
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte