Reflexiones – Presto Para Atender Pedidos

Reflexiones Diarias – Presto Para Atender Pedidos

“Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis” (Mateo 21:22).

El señor Walter Raleigh, cierta vez, se aproximó a la Reina y le hizo un pedido. Ella, malhumorada, contestó: “Raleigh, ¿cuándo usted parará de hacerme pedidosí” Walter contestó:
“Cuando su Majestad pare de atenderme.” Su pedido fue concedido. Pero el Dios de toda gracia nunca se cansa de nuestros pedidos y nunca nos reprueba por venir a Él. (Henry W. Geia)

¿Cuántas veces ya fuimos a la presencia del Señor para pedirle un algo? ¿Y cuántas veces Él nos oyó con cariño? Es claro que no hay límites para que busquemos a nuestro Dios. Él nos ama y tiene placer en atender a todo aquello que nos sirve de bendición y edificación.  Así mismo cuando su respuesta es “no”, podemos tener la certeza que es la mejor respuesta para las nuestras necesidades, sean ellas espirituales o materiales.

Si estamos aflijidos, podemos buscar al Señor para pedir alivio y alegría. Si estamos envueltos en dudas, podemos ir a Él para recibir fe y esperanza. Si estamos presos a sentimientos religiosos que ningún provecho espiritual puede producir en nuestro crecimiento, podemos esperar que Él en los concederá la libertad de servirlo y ser feliz.

Nunca es tarde para que nos coloquemos delante del altar de Dios para pedirle que rellene nuestro corazón de amor, de generosidad, de humildad y de firmeza espiritual. Nuestra vida se transformará y caminaremos por las calles de ese mundo esparciendo la luz que es propia de aquéllos que viven en la plenitud de las bendiciones celestiales.

El Señor jamás se incomoda por que vamos a Él para hacerle pedidos. Él siempre nos atiende — o de la forma que pedimos o de otra manera, aún mejor para nosotros. Él no nos recrimina y ni nos atiende de mal-humor. Está siempre de brazos abiertos para envolvernos con Su cariño inigualable.

¿tiene usted alguno pedido para hacer y no sabe a quién? ¡Vaya directo a Dios!

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

4 comentarios

  1. amen es cierto lo que nos ensaña ak la reina ce canso de walter pero DIOS nunca se cansa de nosotros

  2. A mi me es d gran ayuda ,edificacion,esta page,q Dios bndiga a su creador ,xq en ella me gozo,y hay ocasiones q me digo ,q pasa q Devocionales Cristianos no me han enviado lectura,ja ja,q Dios bndiga este ministerio,en verdad me gozo con la palabra q Dios envia x medio d esta gente,Dios los guarde y los bndiga

  3. Qué bonita reflexión y que gran mensaje tiene! Verdaderamente es una bendición poder accesar este lugar pues uno aprende mucho y se es lleno cada vez más del poder de la Palabra de Dios. OIGAN!!! y que bueno que Dios siempre nos escucha, Él no nos hace desaires, no nos cierra la puerta en nuestras propias narices, ni enciende la contestadora de mensajes para que lueeeego cuando Él pueda, contestar en orden de llegada tus peticiones. NO, Él es un ser Único y Especial. Siempre está dispuesto a atendernos y siempre está presto para ayudarnos. Y sí, aveces no entendemos algunas de sus respuestas, pero sabemos que Él como Padre Santo, Justo y Amoroso que es, la voluntad de Él siempre va a ser la mejor.

    Dios les bendiga!

  4. juan valencia quinonez

    Creo que esta pagina y los mendajes que nos llegan a traves de ella nos ayudan mucho a las personas que estamos encaminadas en buscar de dios de su palabra

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

5 Compartir
Comparte5
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte