Todo en la Familia – Por el Hermano Pablo

El Hermano Pablo – TODO EN LA FAMILIA

El joven buen mozo e inteligente, y actor de cine, observó la fecha en el calendario: era el martes 28 de marzo, el tercer aniversario de su boda. Miró también la foto de su querido hijito y la de su esposa Ángela. Tenía además delante de él la foto de su padre, famoso actor de cine.

Después, sencillamente y con toda tranquilidad, se puso en la sien la pistola que tenía en las manos, y apretó el gatillo. El humo de la pistola y el hilo de sangre que brotó de su sien dibujaban una sola palabra: cocaína.

Hugh O’Connor, de treinta y tres años de edad, hijo adoptivo de Carroll O’Connor, el protagonista de la famosa serie All in the Family, traducida al español como «Todo en la familia», se había suicidado. No pudo soportar más su drogadicción.

Este suicidio, un suicidio más en la larga serie de personas que ponen fin a su vida, conmovió a la colonia cinematográfica de Hollywood. Hugh O’Connor, nacido en Italia e hijo adoptivo de Carroll O’Connor, el famoso actor de cine y televisión, era también actor, y estaba triunfando en su carrera. Pero había perdido toda esperanza de poder controlar su vicio, y eso para él ya no era vida.

La droga no respeta nombres, ni fama, ni talentos, ni destreza, ni edades ni bienes. Una vez que atrapa a su víctima, es tenaz como el pulpo, y sus tentáculos de acero no perdonan ni título ni herencia.

Un grupo de los Estados Unidos llamado «Familias anónimas» trata de ayudar a las familias que tienen a un miembro esclavizado por las drogas. Ante el suicidio de Hugh O’Connor dijeron: «Llamamos a la narcomanía una enfermedad familiar porque toda la familia queda terriblemente afectada con el vicio de uno solo de sus miembros.»

Al actor Carroll O’Connor, que tantas veces describió jocosamente problemas familiares de toda índole, le tocó vivir trágicamente uno de los más terribles: la narcomanía y el suicidio de su propio hijo.

¿Cómo podemos salvar a nuestra familia de esta implacable esclavitud? Habrá muchas sugerencias, pero hay una sola solución. Es una entrega total, de alma y corazón, a Jesucristo. Es que sólo Cristo puede salvar al drogadicto, detener la mano del suicida y reconstruir la familia deshecha.

Esto ocurre cuando la persona herida, esclava del vicio, acepta a Jesucristo como Salvador, como Señor, como Maestro y como Amigo. Abramos nuestro corazón e invitemos al divino Maestro a que sea el Señor de nuestra vida.

por el Hermano Pablo

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

5 comentarios

  1. gloria cantero

    bendiciones mi hermano es de bendicion porque tengo muchos conocidos con este tipo de problema y lo quiero compartir con ellos

  2. RONALD SCHRUPP

    AGRADECIDO POR SU TRABAJO QUE RALIZA AL PREOCUPARSE POR LOS DEMAS A QUE TENGAN LA BONDAD DE DIOS EN SUS VIDAS SIGAN ADELANTE

  3. que buena enseñanza acerca de las drogas

  4. hola hermanos tengo un hermano de sangre y en cristo que gracias a Dios hemos llegado a los caminos, de Cristo pero el anda en drogas pero no deja de congregarse eso me tiene mal aunque le oro al Señor por el.

  5. Esta reflexión es muy conmovedora y refleja la realidad de los tiempos en que estamos viviendo. Nunca he pasado por la pérdida física de un hijo (y Dios permita que eso nunca suceda), pero siento y gimo por las familias enlutadas. Aquellas personas que han perdido seres queridos…lo lamento mucho y están en mis oraciones. Y aunque no estoy ahí para consolarte, le pido a Dios que te dé fortaleza y envíe personas que sí te abracen y te exhorten las palabras indicadas para brindarte consuelo. Recuerda, Dios está siempre ahí dispuesto para ayudarte.

    Las drogas, el alcohol, la pornografía, etc. son artimañas que Satanás a utilizado para dañar y corromper la humanidad. Tu eres un Hijo de Dios, y si te encuentras en una situación donde te sientes atado (a) por algunas de las artimañas del enemigo, como exhorta esta reflexión, ENTRÉGALE tu corazón a Jesús, deja que Él sea tu Señor y lo que para ti quizás es imposible, para Él NO LO ES! No permitas seguir siendo esclavo del pecado, tu eres un Vencedor por medio de Jesús. DECLÁRALO, CONFÍA Y ACTÚA! Tu eres importante y Jesús te espera con AMOR. 🙂

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

9 Compartir
Comparte9
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte