DEVOCIONAL – UN PEDACITO DE CIELO EN LA TIERRA

UN PEDACITO DE CIELO EN LA TIERRA

Vestíos, pues, como ecogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.Colosenses 3:12,13

Vivir en un hogar lleno de amor y de la paz de Dios es casi como vivir en el cielo aquí en la tierra. Todos sabemos que eso es verdad, y anhelamos vivir en tal hogar. Sin embargo, una y otra vez decepcionamos a nuestras familias, porque dejamos nuestras palabras más bondadosas y nuestras sonrisas más encantadoras para los que viven más allá de nuestras casas.

¿Alguna vez se ha preguntado por qué sucede eso? La respuesta es más fácil de lo que pueda imaginarse. En términos espirituales, su familia está bajo ataque. Su familia no solo es uno de sus dones más valiosos, sino que cuando está funcionando en armonía es uno de sus recursos más poderosos. Satanás sabe eso – aunque quizá usted no – y está resuelto a destruirla.

El plan de batalla de Satanás es simple: hará todo lo que pueda para crear división en su hogar, incitará en usted la autocompasión y los celos y le instigará a guardar rencor y a alimentar la amargura. Su propósito siempre es el mismo: dividir y destruir su hogar.

Cuando en el pueblo de Dios hay armonía, los milagros empiezan a suceder. Esa armonía crea un ambiente propicio para que el poder de Dios, que efectúa milagros, se manifieste libremente. Por eso Satanás siempre está tentándonos para que destruyamos ese ambiente de armonía, para que nos enojemos unos con otros y estropeemos las cosas. Con demasiada frecuencia caemos en sus maquinaciones simplemente porque no nos damos cuenta de lo perjudicial que es la contienda. Pero basta con echar una mirada a la Palabra de Dios para resolver ese problema. Santiago 3:16 dice: “Porque donde hay envidias y rivalidades, también hay confusión y toda clase de acciones malvadas”.

No se dé el lujo de tener disputas en su familia para que no le abra la puerta de su hogar a Satanás. No le dé oportunidad a la destrucción siquiera de empezar. Aférrese a la Palabra de Dios y conozca lo que ella dice acerca del poder de la unidad. Deje de mirar a su familia desde su corto punto de vista y empiece a verla como Dios la ve: como el centro motriz. De esa manera usted no se verá arrastrado hacia una contienda cada vez que se caldean los ánimos en su hogar.

Decídase ahora mismo que no va a permitir que el diablo le quite su familia. No solo ore por ella, sino que apóyela, ámela y únala para que todos puedan disfrutar de un pedacito de cielo en la tierra.

Escritura Devocional para leer:
Colosenses 3:12,13

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

2 comentarios

  1. gracias hermano por este mensaje que a la verdad es muy oportuno y balioso dios nuestro padre los bendiga como solo el save hacerlo

  2. Muchísimas gracias por compartir este devocional con nosotros. Siento que el contenido del mismo es un mensaje que me ha llegado justo en el tiempo que tenía que ser pues Dios conoce nuestras necesidades. Dios sabe por todas las cosas que pasamos, nuestros pensamientos y anhelos. Saben? Estoy luchando arduamente por mi pedacito de cielo en la tierra. Mi familia es lo más importante…y es cierto que aveces uno se siente un poco solo y triste cuando uno ve que los de uno pueden ser amables y comprensibles con los de afuera y tan inaccesible en el hogar. Pero yo sé que no estoy sola y que Dios escucha nuestras oraciones.

    Es muy cierto como se explicó en este devocional que el plan de Satanás es incitar y crear divisiones en el hogar. Hay que luchar y hacer todo lo posible para no dar lugar al Diablo pues Dios es mucho más poderoso que él y muy pronto quedará totalmente aplastado y derrotado. Satanás sabe que no le queda mucho tiempo y por eso mete las narices en donde no debe.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

27 Compartir
Comparte27
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte