DEVOCIONAL – LAS ESCONDIDAS

DEVOCIONAL CRISTIANO – ESCONDIDAS

“Cuando el día comenzó a refrescar, oyeron el hombre y la mujer que Dios andaba recorriendo el jardín; entonces corrieron a esconderse entre los árboles, para que Dios no los viera.” Génesis 3:8 (NVI)

Con Juampi y Connie jugamos seguido a la escondida. Ellos se esconden debajo de una almohada y yo los busco. Miro por debajo de la cama, en los armarios, entre la ropa y finalmente llego a la cama donde los encuentro y nos reímos. Ellos saben que los voy a encontrar, porque soy su papá. Y les encanta que los encuentre.

Cuando leía la historia de Adán y Eva me acordé del juego con mis hijos. Adán y Eva estaban viviendo una situación ideal. Eran totalmente puros, no había pecado ni maldad en sus vidas ni en su entorno. Estaban en el Edén y podían disfrutar a diario de conversar con Dios cara a cara. No había enfermedad, problemas, angustias, miedos, frustraciones, fracasos ni muerte.

Pero un tristísimo día, el diablo los engañó y comieron del fruto prohibido. Desobedecieron la única prohibición que Dios les había dado y la primera consecuencia fue que tuvieron vergüenza, porque estaban desnudos. La segunda fue el temor. Quisieron esconderse de Dios. Oyeron su voz y no querían verlo. Sabían que habían fallado y pensaban que podían ocultarse de Él. Creían que si se tapaban con alguna rama podían evitar que Dios los viera. Su temor al encuentro era consecuencia de sus faltas.

Esta actitud chiquilina y caprichosa la seguimos repitiendo constantemente, y tratamos de escondernos de Dios cada vez que nos equivocamos. Creemos que por alejarnos de su presencia y frecuentar otros lugares, Dios no va a vernos. Y nos olvidamos de la premisa divina. Es como querer escondernos con una almohada. Dios siempre va a encontrarnos, porque Él todo lo sabe.

No hace falta que te escondas, no hay manera en que puedas evitar que Dios se entere. Porque Él ya lo sabe. Su omnisciencia le permite saber absolutamente todo lo que pensás, hacés, decís y soñás. En lugar de tratar de ocultarte de Dios, buscalo. Su amor y su misericordia son tan grandes que pueden perdonar cualquier falta, eliminar la culpa y darte una nueva oportunidad.

Esconderte solo te genera más problemas y que la culpa te siga pesando. En lugar de solucionar el problema, lo terminás complicando.

REFLEXIÓN — No juegues a las escondidas con Dios.

Un gran abrazo y bendiciones

Dany

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

10 Compartir
Comparte10
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte