Estudios Biblicos – Recibir instrucciones

Estudios Biblícos Cristiano – Recibir instrucciones

E

l domingo anterior compartí el pasaje bíblico que será nuestro lema durante el 2011. Algunos han llamado a preguntar cuál fue la cita y versión exacta, y hoy quiero comenzar dándote un tiempo para anotar y no olvidar:

“Y les dijo: Id por todo el mundo, y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere será condenado. Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán” Marcos 16:15-18

El pasaje habla de una tarea que debes cumplir: predicar el evangelio a todas las personas que se crucen en tu camino; sin embargo estoy seguro que lo llamativo no está en la tarea sino en la oferta de experimentar milagros y maravillas. El Señor Jesús presentó extraordinarias posibilidades: sanar enfermos, echar fuera demonios, salir ilesos de cualquier ataque, vencer temores y hablar nuevas lenguas, ¿cuál te gusta másí, ¿crees que esto es posible?, y la pregunta más importante: ¿Qué debemos hacer para que suceda?

A partir de hoy intentaremos responder esta inquietud. Por eso los sermones estarán basados en el libro de los Hechos, donde no solo se da testimonio de que Jesús cumplió su palabra sino que se enseña lo que la iglesia debe hacer para vivir en la dimensión sobrenatural que el Señor nos ofreció. Comencemos por el principio:

“En mi primer libro, excelentísimo Teófilo, escribí acerca de todo lo que Jesús había hecho y enseñado desde el principio y hasta el día en que subió al cielo. Antes de irse, por medio del Espíritu Santo dio instrucciones a los apóstoles que había escogido respecto a lo que debían hacer.

Y después de muerto se les presentó en persona, dándoles así claras pruebas de que estaba vivo. Durante cuarenta días se dejó ver de ellos y les estuvo hablando de reino de Dios.

Cuando todavía estaba con los apóstoles, Jesús les advirtió que no debían irse de Jerusalén. Les dijo: –Esperen a que se cumpla la promesa que mi Padre les hizo, de la cual yo les hablé. Es cierto que Juan bautizó con agua, pero dentro de pocos días ustedes serán bautizados con el Espíritu Santo” Hechos 1:1-5 Dios habla hoy

En la primera línea aparecen dos detalles: Hechos es el segundo tomo de un mismo autor, y el libro estuvo dedicado a un hombre llamado Teófilo. De Teófilo no tenemos mucho que decir, salvo que llamarlo “excelentísimo” indica que fue un personaje importante, a quien se le dedica el primer y segundo tomo del trabajo de Lucas[1] con el propósito de afirmar su fe. Tal vez fue alguien a quien Pablo y Lucas guiaron, un creyente nuevo, lleno de preguntas y deseos de crecer. A este nuevo creyente, y de paso a todos nosotros, se nos dedica un texto que puede enseñarnos cómo vivir en victoria.

Comenzamos a leer, y Lucas nos cuenta un detalle que merece nuestra atención: Jesús, antes de irse, dio instrucciones. No hay nada sorprendente en que Jesús diese instrucciones, el detalle interesante radica en que lo hiciera bajo la dirección, influencia y guía del Espíritu Santo.

Esta es una idea que podría parecerte extraña, toda vez que pensamos que Jesús no necesito de nada ni nadie, que se bastaba por sí solo. La verdad es otra: Él necesitó la dirección del Espíritu Santo; eso es lo que indica una exegesis correcta de la frase, en la que el verbo enteilamenoV (dar instrucciones, mandar, encomendar) se presenta en aoristo, dándonos la sensación de que Jesús cada vez que dio instrucciones, lo hizo bajo la dirección del Espíritu Santo. Pero esta idea se ve confirmada cuando consideramos que el Señor sustentó su ministerio y autoridad a la presencia del Espíritu Santo en su vida[2]; y lo más resaltante: Jesús afirmó que toda su vida estuvo consagrada a hacer exactamente lo que se le había ordenado que haga por el Espíritu Santo “Pero el mundo tiene que saber que amo al Padre, y que hago exactamente lo que él me ha ordenado que haga…” Juan 14:31 Nueva Versión Internacional

La acción y presencia del Espíritu Santo estuvo siempre presente en el ministerio de Jesús. Al comienzo, cuando al ser bautizado por Juan también fue bautizado por el Espíritu Santo, y al final, cuando antes de partir “dio instrucciones por medio del Espíritu Santo” o como dice otra versión: “Él dio instrucciones bajo el poder del Espíritu Santo” GDT[3]. Él no hizo nada sin el poder del Espíritu porque son uno: verbo y acción.

Y si Jesús hizo todo lo que hizo porque actúo bajo la dirección del Espíritu Santo, queda claro que sus discípulos antes de lanzarse a la conquista del mundo, debían hacer una pausa para esperar no solo la llegada del Espíritu Santo sino para recibir sus instrucciones, guía y dirección. Y si los primeros cristianos esperaron, buscaron y anhelaron recibir instrucciones del Espíritu Santo, y por eso lograron sanar enfermos, echar fuera demonios, salir ilesos de cualquier ataque, vencer temores, y hablar nuevas lenguas; entonces para vivir un año extraordinario, nosotros necesitamos recibir instrucciones del Espíritu Santo.

Así que estamos frente al ministerio más resaltante del Espíritu Santo: dar instrucciones respecto a lo que debemos hacer. Ministerio que sirvió durante los primeros días de la iglesia y que sigue vigente hoy. El Espíritu Santo quiere, puede y desea dar instrucciones sobre cada aspecto de la vida: familia, negocios, inversiones, política, diversión, matrimonio, futuro, etc.

Supongo que en sus cabezas ya surgió la idea que surgió en la mía cuando reconocí este ministerio del Espíritu: ¿Cómo recibir instrucciones del Espíritu Santo? ¿Qué debemos hacer?

Piénsalo: lo que más necesitas en este año que comienza es un consejero que pueda anticiparse a todo, que pueda saberlo todo y que sin otro interés que tu felicidad, pueda señalarte el camino a tomar, la persona que debes elegir, la compra que debes hacer; en fin, todos necesitamos que alguien tome el timón de nuestra vida y nos lleve al puerto del éxito.

Hay algunas cosas que debes saber con respecto a las instrucciones que el Espíritu quiere darte:

1.      Sus instrucciones siempre serán para protegerte.

“No te sobrevendrá mal, ni plaga tocará tu morada. Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos” Salmo 91:10-11

2.      Aprendemos a percibir las instrucciones del Espíritu cuando pasamos por el discipulado.

“Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo” Mateo 28:19-20

3.      Hay instrucciones generales, que son para todos, y que no debes esperar que te las confirme porque ya están dadas y lo único que queda es ponerlas en práctica, por ejemplo:

  • Predicar

“Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura” Marcos 16:15; “Así nos lo ha mandado el Señor: Te he puesto por luz para las naciones, a fin de que lleves mi salvación hasta los confines de la tierra” Hechos 13:47

  • Amar a tus hermanos en la fe

“Este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros” Juan 15:17

4.      Y lo más importante que debes saber: Las instrucciones del Espíritu Santo vienen de forma progresiva. El Espíritu Santo comienza con instrucciones generales, y luego irá dándote más y más instrucciones para tu vida, de manera que llegará el momento en que tendrás todo claro. Pero para que ese proceso avance, tú debes ir avanzando en tu amor hacia Él.

En otras palabras, la guía del Espíritu Santo y su obrar sobrenatural están condicionados a la intensidad de tu amor hacia Él. Cuando lo amamos con toda nuestra mente, corazón y alma, viviremos cosas extraordinarias; pero cuando lo amamos solo de palabra o por momentos, Él se quedará quieto, esperando que reacciones, mientras que tú iras perdiendo bendiciones y dejándote robar lo que Dios, desde la eternidad, ha preparado para ti.

Creo que no estamos conscientes de esto, pero el diablo nos ha robado mucho porque hemos amado poco a Dios. Si invertimos el amor, y en vez de poner alma, corazón y vida en las cosas del mundo, las ponemos para buscar y hacer  las cosas del Señor, experimentaremos la vida maravillosa que Jesús ofreció a los que cumplan con sus instrucciones.

Conclusión:

No debo preguntarte si quieres vivir en lo sobrenatural, debo preguntarte si quieres cumplir con la tarea que Dios ha puesto delante nuestro, porque si quieres predicar el evangelio a todas las personas que te rodean, comenzarás a experimentar las maravillas de Dios; pero si lo que deseas es básicamente sentirte bien, protegido y bendecido, seguirás luchando y afanándote, perdiendo el tiempo, gastando tus energías y desaprovechando el potencial que tienen los hijos de Dios.

Si tomas el tiempo para poner en práctica las instrucciones generales del Señor, y a través del discipulado vas descubriendo lo que Él ha preparado para tu vida, irás descubriendo, comprendiendo, apreciando su sabiduría, y lo más importante: mostrándole que le amas en verdad, no solo de palabra sino de hecho y en verdad.

Te propongo un año para amar a Dios, para amarlo con todo tu ser, para amar y esperar que su Espíritu Santo venga sobre tu vida, te llene y capacite; entonces podrás enfrentar los días que vienen con la certeza de que sucederán maravillas, señales y prodigios.

Pastor Miguel A. Bardales

La Molina, 9 de diciembre del 2011

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

3 comentarios

  1. Elio Miranda Salinas

    me gusto este mensaje, Dios nos ha llamado a predicar por todo el mundo. Gracias por sus palabras, Bendiciones

  2. Ernesto Hernandez

    Ha sido de gozo en mi corazón, me llena de alegria la posibilidad de hacer algo por el gran Amor que Dios tiene para los que necesitan de El aunque no lo sepan, la ignorancia de la palabra de Dios es el arma que debemos derrumbar de las manos del gigante que domina este mundo.

  3. Gregory Garcia

    Excelente estudio, que Dios los continue bendiciendo y poniendo en practica el potencial que el puso en ustedes!!!

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

19 Compartir
Comparte19
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte