El Interés que no aprovecha en la Biblia

El Interés que no aprovecha en la Biblia

“Ciertamente les aseguro que ustedes me buscan, no porque han visto señales sino porque comieron pan hasta llenarse.” Juan 6:26 (NVI)

En tiempos de elecciones los políticos intentan convencer a las multitudes que son la mejor opción. Y se afanan por lograr mayor cantidad de adeptos. Lamentablemente, se utilizan elementos de presión para lograrlo y por lo general cada acto político está lleno por el apoyo que la comida y la bebida provoca en las personas.

En Buenos Aires, es habitual que entreguen choripan y coca cola. En consecuencia aquellos políticos que tienen mayores recursos económicos son los que consiguen los actos con mayor asistencia. Y en cada acto, el discurso siempre trata de seducir al auditorio y se cuidan mucho de lo que dicen para no herir la susceptibilidad del público.

Jesucristo es totalmente lo opuesto. Su fama crecía en forma exponencial. Y luego del milagro de la multiplicación de los panes y los peces, en lugar de ser seguido por cientos de personas, era seguido por miles. ¡Cualquier político hubiera deseado tener ese nivel de popularidad!

Y frente a la multitud que lo aclamaba, Jesucristo hace esta declaración: Me siguen porque les di comida. Se están equivocando. Y los enfrenta con su cruda realidad. En lugar de decirles palabras lindas para que lo continúen siguiendo, Cristo les declara la verdad. Ellos lo seguían por interés. Y ese tipo de seguidores a El no le interesaban.

Hoy no encontramos esta claridad de mensaje. Nos acostumbramos a tener un discurso poco ofensivo y conciliador, que intenta no ofender al auditorio para lograr que los que asisten a los templos lo sigan haciendo. Estamos igual que los políticos tratando de convencer con algún medio que se acerquen a escuchar palabras lindas. Y nos olvidamos del ejemplo de Jesucristo que nos muestra claramente que el fin no justifica los medios. A Él no le interesaba tener un auditorio colmado de interesados por un poco de pan. Pero nosotros medimos el éxito de un culto por la cantidad de personas que asisten, sin importar que tipo de mensaje estamos entregando.

Jesucristo fue bien claro en su exposición, y muchos se ofendieron por lo que dijo. Tanto que dejaron de seguirle. Hoy Cristo nos desafía a hablar con Su Verdad, a predicar el evangelio sin acomodar el discurso pensando que alguien puede ofenderse. ¿Hubieras seguido a Jesús o te hubieras ido a tu casa?

REFLEXIÓN — ¿De que lado estásí

Un gran abrazo y bendiciones

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

3 comentarios

  1. Porque el ejemplo de Argentina. Hay muchas iglesias que dan para atraer mas miembros y llenar las iglesias.

  2. Alvaro Guerrero

    Hola, la forma de ilustrar este mensaje y situarnos al pasaje me parece formidable, PERO, creo que faltó dar más énfasis al mensaje que dio Cristo ¿Me dejo entender? Se habló que Jesús predicó la Verdad sin tachas y sin ánimos de atraer a las personas con fines egoístas (a diferencia de muchos políticos) sin embargo, aquí no nos expone CUÁL es la verdad, que creo debe ser el enfoque de todo devocional: predicar el evangelio de salvación en todo tiempo.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

14 Compartir
Comparte14
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte