Inicio / Devocional Diario / LAS 7 PALABRAS DE JESUS EN LA CRUZ (SU SIGNIFICADO EN SEMANA SANTA)
7-palabras-de-Jesus-corona-espinas

LAS 7 PALABRAS DE JESUS EN LA CRUZ (SU SIGNIFICADO EN SEMANA SANTA)

LAS 7 PALABRAS DE JESUS EN LA CRUZ (SU SIGNIFICADO EN SEMANA SANTA)

Hoy comenzaremos con las 7 palabras que hemos anunciado.  Esta es la primera:

Lucas 23:34  Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes.

  Perdónes una palabra muy profunda pero muchas veces no muy practicada.  Quizás son pocas las veces en que pensamos en esta palabra.  Yo personalmente pienso en ella diariamente comenzando con mi vida propia, mi vida cuando yo era niño y las demás personas al mi alrededor diario.

Aquí, en esta porción vemos a Jesucristo, el hijo unigénito de Dios, el creador del hombre y el universo,  el que vio a Adam, Noé, Abraham, los profetas y todos los demás.  El que no tiene principio ni fin, la segunda persona de la trinidad.  Jesús la Roca de la cual los Israelitas tomaban agua en el desierto, la Roca que fue golpeada por Moisés porque estaba frustrado.  Aquí estaba el cordero perfecto, el único ser humano en la historia de la humanidad que NUNCA peco en su vida entera.  La única persona que logro cumplir la ley que tantas personas religiosas peleaban porque debía de ser seguida y sin embargo ellos mismos lo crucificaron.

Al comienzo de este sacrificio tan grande y doloroso, Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.  Fíjense que dijo Padre y no YO los perdono.  Jesucristo dependió de su padre para fuerzas y continuo poniendo su fe en el Padre de el para poder llevar acabo esta sacrificio tan grande.

Sin embargo he llegado a la conclusión que la razón numero uno por la cual no podemos perdonar a los demás es por la razón que no hemos muerto al yo! Tenemos que poner nuestros rencores y odios por los demás a un lado y verlos a ellos a través de los ojos de Jesucristo cuando le pidió a Su Padre que los perdonara.  Cuanto no hemos sido perdonados nosotros mismos pero tan difícil que se nos hace perdonar a los demás.  Pidamos a Dios que podamos perdonar a nuestros enemigos como Jesucristo lo hizo en la cruz del calvario.

Por ultimo, vemos que los soldados echaron suertes para sus vestidos.  ¿Saben porque?   Porque el vestido que tenia Jesus era de gran valor.  Se dice que era decana fina que se hacia con un solo hilo completo.  Más tarde estaremos explorando el significado espiritual de esto.  Que triste que los soldados pusieron  más valor a lo material que la misma vida de Jesus.  Al contrario, nosotros que conocemos a Jesucristo de cerca, sabemos lo que de verdad es de valor, nuestra salvación.  ¿Esta listo usted para perdonar?  Dios le bendiga.

Palabra numero dos:  Hoy estarás en el Paraíso conmigo.

Lucas 23:43  Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.

La crucifixión de Jesucristo continúa. Nuestro Salvador esta entre dos ladrones que por quizás horas, se burlan de el. Le piden que se salve el mismo. Se burlan de nuestro Dios constantemente. Pero, se da el case que uno de ellos por fin llega a sus sentidos, siente la convicción de sus pecados y reconoce que este SI es el HIJO DE DIOS.

En el versículo anterior leemos que uno de los ladrones que estaba al lado de Jesús le dice al ladrón que esta al otro lado que ellos esta allí por razones justificadas. Pero Jesús era un hombre justo que no había hecho nada para estar crucificado. Luego lo mira… Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. Este ladrón reconoció que Jesús SI ERA UN REY. Reconoció que necesitaba ser salvo de sus pecados. Esta es la única vez que encontramos que alguien se halla salvado en las últimas horas de su vida. Te aseguro que si aun el mismo Judas Iscariote estuviera allí pidiendo perdón a Jesús, lo hubiera perdonado también.

Vemos como Jesús en su amor por la humanidad le dice a este ladrón perdonado que hoy mismo se verían en el paraíso. ¡Que hermoso saber que Jesús aun esta dispuesto a mostrar su llamado a salvar a las almas aun estando clavado en una cruz! Le pregunto mis hermanos, si usted se muriera hoy, ¿estaría en el paraíso con Jesús? Dios les bendiga.

Palabra Numero 3: Mujer he aquí tu hijo.

Juan 19:26-27  Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo.

Después dijo al discípulo: He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa.

 

Una de las relaciones más profundas y poderosas en los seres humanos es la de una madre y un hijo.  He visto a hombres ancianos llorar por sus madres.  No creo que haya un ejemplo más impactante en la Biblia que muestre esto como lo muestra esta escritura.  María, la mujer escogida por Dios para traer a nuestro Salvador al mundo ahora esta en agonía mientras ella ver a su primer hijo crucificado en  la cruz del calvario.

A pesar de que podemos pensar que esto era algo que quizás María no entendía, yo pienso que si ya que la Biblia dice que ella guardaba estas cosas en su corazón refiriéndose a cuando Jesús era niño y discutía con los maestros en el templo.  Aun como madre ella entendía y creyó por fe  lo que Jesús había dicho sobre un consolador ya que ella también estuvo presente en el día de Pentecostés.

En los tiempos bíblicos, las mujeres eran muy maltratadas.  Se dice que María quizás era viuda ya que José después del incidente de cuando el niño Jesús estando en el templo, nunca se menciono vuelve a mencionar.  Jesús  miraba a esta mujer virtuosa, sufriendo, lagrimas corriendo por sus mejillas, pasando un dolor que solo una madre puede comprender.  Al que ella conoció como su hijo allí clavado por haber hablado la verdad, hecho milagros y dado pan al hambriento.

Una vez mas, vemos que Jesús es un hombre justo que no se olvide nadie.  En un momento indicado, el mira a su discípulo amado Juan y le encarga que el cuide a María y la recibiera como si ella fuera su propia madre.  La compasión de Cristo mostrada en tantas diferentes maneras en la cruz.  El cual reprendió a los fariseos porque ellos robaban de las viudas se aseguro que María no estuviera sola.  Esto, mis hermanos, ES COMPASIÓN.  Hagamos lo mismo.

Palabra número 4:  Dios Mio, Dios Mio Por Que me Has Desamparado

Marcos 15:34 Y a la hora novena Jesús clamó a gran voz, diciendo: Eloi, Eloi, ¿lama sabactani? que traducido es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?

Muchas han descrito el Infierno el lugar mas desolado posible porque ya no tenemos acceso al Padre desde ahí.  Mientras estamos vivos, SIEMPRE tendremos acceso a nuestro Padre Celestial.  Sin embargo, Jesucristo por un momento experimento este momento en al cruz del calvario.  La Biblia dice que el que fuera colgado de una cruz seria maldito.  Es por esta razón que Jesucristo tomo la maldición de nuestros pecados sobre el.  Cuando Jesucristo hizo este clamor era simplemente porque al Jesucristo cargar nuestros pecados sobre El, nuestro Padre tuvo que por un pequeño momento, por mas corto que fuera, apartarse de su hijo.  En mis palabras, este fue el momento que el sacrificio de la cruz del calvario tomo su significado mas crucial.  Es aquí donde nosotros debemos de comprender lo que Jesús hizo por nosotros.  Mientras tengamos vida, tenemos la esperanza que nuestro Padre NUNCA nos abandonara.  Ya Jesucristo tomo esa carga por nosotros.  Hagamos todo lo que sea necesario para poder comprender y apreciar  lo que Jesús ha hecho por todos nosotros.

Palabra número 5:  Tengo Sed.

Juan 19:28

Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliese;  Tengo sed.

Salmo 69:20-21
El escarnio ha quebrantado mi corazón, y estoy acongojado.
Esperé quien se compadeciese de mí, y no lo hubo;
Y consoladores, y ninguno hallé.

Me pusieron además hiel por comida,Y en mi sed me dieron a beber vinagre

La sed es algo que todos podemos comprender.  Todos hemos estado sedientos de toma en alun punto en nuestra vida.  Pero lo que esta sucediendo aquí es muy diferente a tener sed.  Nuestro Salvador ya lleva muchas, muchas horas después de ser golpeado y torturado en tantas formas.  Ni tan siquiera le dieron ningún tipo de agua para su cuerpo maltratado.  Si tomamos unos pasos a tras de unos tres años y medio a tras cuando Jesús estaba por comenzar su ministerio.  El estuvo en ayuno por cuarenta días.  Las escrituras dicen que luego tuvo hambre.  Fíjense que no dijo que tenia sed, solo hambre.

Es importante recordar que Jesucristo era 100% Dios y 100 % hombre a la misma vez.  Estaba sujeto a su humanidad lo cual concluimos que era imposible que el no tomara agua por cuarenta días.  Si Jesucristo hubiera intentado esto, el se hubiera muerto por que es imposible para un cuerpo humano durar tanto tiempo sin líquidos.

Ahora vemos a Jesús declarar que su cuerpo humano tenia sed.  Pero los soldados Romanos en cambio le dieron vinagre.  Es interesante ver lo que usaron como vara para la esponja para darle de beber a Jesucristo.  Esto tiene un significado MUY PROFUNDO (hablaremos de esto más tarde).  ¡Pero si la Palabra de Dios hoy dia todavía nos dice TENGO SED, quiere decir que todavía tiene sed!

¿Pero de que tendrá sed Dios te preguntas?  Dios te dice hoy:

  • Tengo sed de Justicia
  • Tengo sed de tu alabanza
  • Tengo sed de tu adoración
  • Tengo sed de tus oraciones
  • Tengo sed de escuchar tu linda voz pidiéndome por tus necesidades
  • Tengo sed de que me busques a mi
  • Tengo sed y deseo tomar contigo de las aguas profundas de Mi

¿Y usted, que le dará al Señor para saciar la sed de El, o lo dejares el la cruz pidiendo?

Palabra Número 6 : Consumado es

Juan 19:30 Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu.

 

Nuestro apreciado Jesús ha cumplido su propósito en la tierra.  El vaso que le pidió al Padre que fuera quitado de El no fue.  Su Padre sabia que era necesario que el sacrificio se cumpliera.  Muchas personas han preguntado por años: ¿Cual seria el segundo plan que Dios tendría si Jesucristo no tuviera que haber muerto en la cruz?  La respuesta es muy sencilla.  ¡NO HABÍA OTRO PLAN!  Este fue el único.  El fallar este cumplimiento dejaría la humanidad sin ninguna esperanza.

Jesucristo en todo su conocimiento del pasado,presente y futuro camino en obediencia para mostrar lo que El tenia que hacer para nosotros.  Es mi opinión que es imposible en nuestro estado humano comprender lo que este sacrificio tomo para nosotros poder recibir nuestra salvación.  Cristo cumplió su propósito en la tierra.  ¿Esta usted cumpliendo el suyo?  Si no lo esta haciendo, estas haciendo este sacrificio en vano para ti.

La Séptima Palabra Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu (Lucas 23,46).

Esta palabra expresa la oblación de la propia vida, que Jesús pone a disposición del Padre. Invoca el salmo 30,6, en que el justo atormentado confía su vida al Dios bondadoso y fiel. En Cristo todo se había cumplido, sólo quedaba morir, lo que acepta con agrado y libertad (lo 10,18). Esteban, uno de los mártires cristianos, imitó a Cristo en la primera palabra, lo hizo también en esta última, encomendando su espíritu en el Señor Jesús (Hechos 7,59).

Acerca de Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre del hijo más sabio, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su trabajo con la palabra de Dios y con jóvenes se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas a millones de personas, siendo director ejecutivo de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>