TESTIMONIOS CRISTIANOS – ENGAÑADA DOS VECES

TESTIMONIOS CRISTIANOS – ENGAÑADA DOS VECES

Era el 7 de julio de 2005. Luego de oír una fuerte explosión, Ángela Griffiths salió ilesa del metro de Londres y se dispuso a abordar el autobús número 30. No sabía que acababa de salvarse de una de las bombas que explotaron ese aciago día en el subterráneo de la capital inglesa.

Ya dentro del autobús, la mujer de treinta y seis años sintió el impulso de orar. «Yo no sentía pánico ni nada —contó Ángela después—. Sólo presentía que algo andaba mal. Oí hablar de bombas, de una que explotó en la estación de la calle Liverpool. Comenzamos a oír las sirenas de la policía, y desviaron el autobús de la ruta porque algunas calles estaban acordonadas.»

Ángela se dirigía a una reunión de negocios en el Hospital Royal London, en Whitechapel. Pero no habría de llegar aquel día a ese hospital, sino a otro. Una bomba explotó dentro del autobús estando ella sentada en el primer piso al lado de la puerta. «Miré hacia fuera, y vi caer escombros por todas partes —continuó narrando la mujer—. Sentí dolor en la espalda, en las piernas y en un tobillo.»

Al principio, Ángela pensó que la bomba había estallado en la calle, pero poco a poco se dio cuenta de que había sucedido en el autobús mismo en el que iba. «La explosión fue ensordecedora —recordó—, pero… sólo pude ver el gran daño que había sufrido el autobús cuando me alejé un poco y me volví para mirar. ¡No lo podía creer! Había fragmentos de vidrio y de metal retorcido por todas partes.»

Posteriormente Ángela fue a parar al Hospital Royal Free, en el norte de Londres. Allí la atendieron por algunas heridas leves, y poco después le dieron de alta.

El reencuentro con su familia fue muy emocionante. «Cuando vi a mi esposo, salté a sus brazos y le dije una y otra vez: “¡Te quiero, te quiero!”», relató. Y lo que sintió esa noche cuando al fin pudo volver a ver a su hijo Ricardo, de cuatro años, y a su hijita Zoe, de diez meses, lo describió así: «No podía dejar de abrazarlos a los dos; no quería soltarlos. Ese día casi dejo de volver a verlos para siempre.»1

Un reportero de la BBC resumió la aterradora experiencia que sufrió Ángela Griffiths aquel fatídico 7 de julio, poniéndole por título a su artículo: «Pasajera de autobús engaña dos veces a la muerte».

Si bien es posible engañar a la muerte, y hasta hacerlo más de una vez, en sentido figurado, no es posible engañar a Dios, el dador de la vida, en ningún sentido ni una sola vez. A eso se refiere San Pablo cuando nos asegura que somos nosotros los engañados si pensamos que podemos burlarnos de Dios con la vida que llevamos. Es que cada uno, tarde o temprano, quiéralo o no, cosechará lo que ha sembrado.2 Más vale, entonces, que vivamos siempre conscientes de esa ley de la cosecha, no sea que, cuando llegue el día en que ya no podamos engañar a la muerte y queden al descubierto nuestras obras, resulte que nos hemos engañado a nosotros mismos.

1 Steven Shukor, «Bus passenger cheated death twice» (Pasajera de autobús engaña dos veces a la muerte), BBC News En línea 18 julio 2005.
2 Gál 6:7

Por Carlos Rey

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

13 Compartir
Comparte13
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte