Poemas Cristianos – Los brazos extendidos de Cristo

Poemas Cristianos – Los brazos extendidos de Cristo

Con los brazos extendidos
estaba el Rey,
ya no en el cielo,
ya no en el trono,
sino en una cruz,
clavado,
escupido
odiado
y herido.
Con los brazos extendidos
estaba el Rey,
ya no amado,
ya no buscado,
alli estaba solo,
y traicionado.
Con los brazos extendidos
estaba el Rey
ya no para abrazarte,
ni para ser abrazado,
sino para morir.
Alli estaba el Rey,
en tu lugar y el mio
en la condenacion,
en el lugar del tormento,
del castigo
y del sufrimiento.
Miralo alli
sublime pecador,
miralo alli en tu lugar,
¿ no te mueve el corazon,
a pedirle perdon ?.
Mira sus brazos extendidos,
El no los puede mover
alli en la cruz,
pero ahora
si te puede recibir,
porque ha resucitado,
y ahora sus lindos
brazos,
estan libres,
ven,
Cristo te ama,
Cristo esta vivo,
y tiene para ti
la vida eterna.

Escrito por Dr. Jose Luis Gonzalez

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Un comentario

  1. alicia perez hernandez

    EL VISITANTE
    En el amanecer de mi alma estas tú
    Visitante del camino.
    Esperanza del desprotegido
    Glorioso Dios celestial
    Ángel guardián del que a ti clama
    Pan del cielo que sacia el hambre,
    Del que te busca

    Visitante de la mañana.
    Que al alma sedienta das el agua
    Sol de justicia del amanecer
    Omnisciente y omnipresente
    Siempre presente asistiendo al que te busca
    Lámpara de noche para dar luz
    Al que transita en cansado caminar

    Refugio del pobre y desamparado
    Que busca siempre la verdad
    Visitante del camino,
    Visitante, del destino del forastero y extranjero
    Visitante, del corazón herido,
    Que con ungüento quieres sanar sus heridas

    Visitante que cerca estas de mi meditación diaria
    Y quieres escuchar mi oración matutina
    Clamando a ti por justicia,
    Para el huérfano y la viuda, sanidad para el enfermo
    Y quites la tristeza del que llora…

    Que abraces al que esta de duelo
    Que visites la soledad del anciano
    Que busques a los que no te conocen
    Que perdones a los que te ofenden
    Visitante, del camino que a mí… me visitaste
    Para saciar mí hambre de ti… ve y visita
    A todo el que tenga hambre… de ti

    (El espíritu triste seca los huesos,
    Y el corazón alegre hermosea el rostro pr 17:22)
    Alicia Pérez Hernández

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

11 Compartir
Comparte11
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte