Cristianos Luciérnagas del Señor

Cristianos Luciérnagas del Señor

En las noches cálidas de primavera y verano, especialmente en lugares en donde hay vegetación, entre los insectos voladores de la familia de los lampíridos coleópteros, generalmente se puede observar la presencia de las luciérnagas o bichitos de luz como se les llama en algunos países latinoamericanos.

Durante mi niñez con mi grupo de amigos, en ocasiones y como una actividad más de entretenimiento, solíamos agarrar los bichitos de luz con la mano con el fin de meterlos dentro de un frasco; para así observarlos alumbrar a través del vidrio en medio de la obscuridad.

Pero nuestras mascotas voladoras no duraban mucho tiempo con vida dentro del recipiente; y en nuestra ignorancia desconocíamos que no fueron diseñadas por Su Creador para permanecer atrapadas por mucho tiempo golpeándose en contra del duro vidrio y que a su vez la luz que emitían tenía un propósito muy especial.

Las luciérnagas o bichitos de luz, se caracterizan por la bioluminiscencia y generan una luz brillante en intervalos de 6 a 8 segundos mediante un órgano que se encuentra en la parte inferior de su abdomen.

¿Y con qué propósito las luciérnagas utilizan este efecto de brillar conocido como el proceso de la bioluminiscencia?

No lo hacen para decorar los campos a la noche, aunque un séquito de bichitos de luz producen un espectáculo agradable de ver; sino para atraer a los machos que vuelan sobre ellas, y de esta manera poder encontrar una pareja con la cual acoplarse sexualmente y así poder continuar la reproducción de la especie.

Un poco después de que Jesús enseñó a sus discípulos lo que hoy conocemos como Las Bienaventuranzas, dijo lo siguiente:

“Vosotros sois la LUZ DEL MUNDO; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así ALUMBRE VUESTRA LUZ, delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mateo 5:14-16)

Lamentablemente, el diablo ha agarrado con su mano a muchos profesos creyentes y los ha metido dentro de un frasco de apatía, de egoísmo, de materialismo, etcétera; y si persisten en su conducta, no solamente su luz dejará de brillar, sino que algunos finalmente morirán espiritualmente, volviendo a ser parte de las tinieblas en que vivían antes de conocer a Jesús, “aquella luz verdadera” (Juan 1:9).

No creo que nuestro Señor tenía en mente a las luciérnagas, cuando pronunció aquellas palabras en el Sermón del Monte; pero yo pienso que Jesús no se ofendería si yo parafraseara su mensaje diciendo:

‘Ustedes son Luciérnagas del Señor, que no se pueden esconder en un frasco de vidrio, sino que tienen que alumbrar primeramente a sus casas con la luz del Evangelio, y después expandirla delante de todos los hombres, para que vean en Ustedes, personas que con sus vidas glorifican el nombre de su Padre que está en los cielos’.

Gracia y Paz  Sergio “Amigo de Jesús”

Autor: Sergio A. Perelli

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Un comentario

  1. realmente fue una gran bendicion esta palabra realmente el señor nos hace ver que estamos en verdadero aprieto voy a orar por esto pues me hace falta a mi primeramente y a la iglesia que Dios me a puesto para que sea de bendicion para mis hermanos en la fe bendiciones

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

3 Compartir
Comparte3
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte