Reflexiones – La hormiga y el saltamontes (Muy Bueno é inédito)

Reflexiones Cristianas – La hormiga y el saltamontes

La madre de un niño de 9 años llamado Marcos, recibió una llamada telefónica durante la tarde en su trabajo. Era la maestra de la escuela de su hijo.

“Sra. Smith, algo inusual ocurrió hoy en la clase de tercer grado. Su hijo hizo algo que me sorprendió tanto que pensé que debía saberlo inmediatamente. ”

“¿Y ahora qué?” se preguntó la madre, inquieta y nerviosa, por la llamada telefónica, ya que rara vez la llamaban del colegio.
La maestra continuó: “He estado enseñando durante muchos años y nada como esto había ocurrido hasta ahora. Esta mañana mientras enseñaba una lección de escritura creativa, les conté a los alumnos la historia de la hormiga y el saltamontes. La hormiga trabajó duro todo el verano y almacenó un montón de comida. Pero el saltamontes se dedicó a jugar durante el verano y no hizo su trabajo. Entonces… llegó el invierno. El saltamontes empezó a morirse de hambre porque no tenía comida. En su desesperación saltó a la casa de las hormigas y comenzó a mendigar. ‘Por favor, Sra. Hormiga, ustedes tienen mucha comida, por favor, déjame comer también”.

A partir de aquí, son los niños y niñas quienes tienen que terminar el final de la historia, ese es su trabajo. Fue entonces cuando su hijo Marcos, levantó la mano y me preguntó: “Maestra, ¿puedo hacer un dibujo?”

“Bueno, sí, Marcos, si lo deseas puedes hacer un dibujo. Pero primero hay que escribir el final de la historia”.

Los trabajos fueron llegando, y como en los últimos años, la mayoría de los estudiantes contaron que la hormiga compartió su comida durante el invierno y tanto la hormiga y el saltamontes vivieron. Y como siempre, unos cuantos niños escribieron un final alternativo. “La hormiga respondió: No señor saltamontes. Usted debió haber trabajado en el verano y no lo hizo. Ahora, yo sí lo hice y tengo suficiente comida para mí”. Así que la hormiga vivió y el saltamontes murió.

Sin embargo, su hijo terminó la historia de una manera completamente diferente a cualquier otro niño. Él escribió: “Así que la hormiga le dio toda su comida al saltamontes, el saltamontes vivió durante el invierno, pero la hormiga murió. “
¿Y el dibujo? –preguntó la madre sorprendida.

En la parte inferior de la página, Marcos dibujó tres cruces y escribió: “Él lo dio todo por nosotros para que podamos vivir, pero Jesús murió”.

Autor Desconocido

LEE MAS REFLEXIONES CRISTIANAS GRATIS 

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

3 comentarios

  1. y cuantos de nosotros llevamos el ejemplo de Jesus en nuestras vidas 

  2. sorprendente!, simplemente hermoso…ojala! muchos adultos pudieramos comprender el sacrificio de JESUS en la cruz, por amor a la humanidad, y como nosotros siendo sus seguidores debemos darnos a los demas que nos necesiten, como lo plasmo el autor de esta historia en la persona de este niño. DIOS les siga bendiciendo!

    • Francia, lei ese árticulo en ingles y me pareció tan bueno que decidimos publicarlo . Bendiciones y espero que sea de inspiración . Bendiciones Miles!

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

128 Compartir
Comparte128
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte