DEVOCIONAL DIARIO – EL SILENCIO

Persona - en - Silencio - dedoDEVOCIONAL CRISTIANO – EL SILENCIO

“El que habla mucho no sabe guardar secretos. No te juntes con gente chismosa.” Proverbios 20:19 (NVI)

Es extraño como cambiamos nuestras costumbres. Por lo general estamos siempre tratando de esconder nuestros errores, nuestras debilidades o falencias. Nos maquillamos para parecer más interesantes o bellos de lo que en realidad somos. Pero el avance de las redes sociales y lo amplio que se globalizó el mundo nos permite ver detalles de la vida ajena que eran impensados en otros tiempos.

Si entrás al facebook de cualquier persona vas a poder ver quienes son sus amistades, con quien se rodea, donde pasó su último cumpleaños y que gustos tiene. Solo mirando su perfil público. Las dos ideas se contraponen, pero muestran una realidad inequívoca de las personas. Todos somos un poco chusmas. Nos encanta saber de los otros. Si esto no fuera así no habría tantos programas que hablan de las personas, ni se venderían tantas revistas del espectáculo.

El diablo es muy astuto y hábil para hacernos tropezar. Y se encargó durante años en hacernos creer que esto de hablar de terceros puede ser divertido y entretenido. Como ya se hizo habitual y es común escuchar a los demás criticando o hablando de terceros, nos hizo creer que no está mal. Y de esta manera logró tener una herramienta fundamental para que los hijos de Dios tropecemos: el chisme.

Obviamente, nadie se va a hacer cargo de la acusación y todos vamos a negar que somos chismosos. Cuando hablamos de terceros es porque conocemos del caso y tenemos evidencia. Y lo hacemos para advertir a los demás de los peligros de personas “no tan buenas”.

Dios llama al chisme pecado. Y el sabio Salomón fue muy hábil en definir a este tipo de personas. Son aquellos que hablan mucho, aquellos curiosos que siempre están preguntando y hablando de todo y de todos. Por lo general, este tipo de personas no saben guardar un secreto. Son muy hábiles en esconder sus desvirtudes, pero no pueden reservar lo que saben. Y aunque te prometan silencio, a penas te des vuelta, van a estar comentando tus secretos a otros.

Dios nos recomienda que evitemos estas personas. Que no nos juntemos con ellas. Porque el pecado del chisme tiene dos extremos. Lo comete quien habla y también quien escucha. Si dejaran de existir personas que escuchan, el chisme se acabaría.

REFLEXIÓN – Guardá tus secretos en silencio.

Un gran abrazo y bendiciones

Dany

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

4 comentarios

  1. Que gran verdad, que nos cuesta reconocer, bien dijo Jesús …porque miras la viga en el ojo de tu hermano y no puedes ver la que tienes en tu propio ojo… nadie es perfecto; en algo siempre le fallamos a Dios, entonces porque perder tiempo criticando al otro si muchas veces no podemos con nuestras propias falencias. Bendiciones! Vamos camino a la perfección; no es lo lo hallamos alcanzado ya!!!

  2. Que gran verdad, que nos cuesta reconocer, bien dijo Jesús …porque miras la viga en el ojo de tu hermano y no puedes ver la que tienes en tu propio ojo… nadie es perfecto; en algo siempre le fallamos a Dios, entonces porque perder tiempo criticando al otro si muchas veces no podemos con nuestras propias falencias. Bendiciones! Vamos camino a la perfección; no es lo lo hallamos alcanzado ya!!!

    • Neris, la biblia nos enseña a que somos llamados solo a juzgar nuestras propias acciones y no la de los demás. Solo podremos ayudar si nosotros hemos vencido en problemas similares . Por eso nos debemos juzgar más no condenarnos, eso derecho no es nuestro. Bendiciones Miles.

    • Neris, la biblia nos enseña a que somos llamados solo a juzgar nuestras propias acciones y no la de los demás. Solo podremos ayudar si nosotros hemos vencido en problemas similares . Por eso nos debemos juzgar más no condenarnos, eso derecho no es nuestro. Bendiciones Miles.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

98 Compartir
Comparte98
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte