Home / Cristianos / La Alegría o el gozo del Señor en la Biblia

La Alegría o el gozo del Señor en la Biblia

La Alegría o el gozo del Señor en la Biblia

“Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!” Filipenses 4:4 (RVR)

El ser humano es un continuo buscador de felicidad. Excepto raras excepciones, por lo general las personas buscan estar contentas, y disfrutar los días de su vida. Por eso la búsqueda de la realización personal y de situaciones agradables es lo que todos deseamos. Lamentablemente, nos sucede a diario que debemos enfrentar momentos feos, tristes o incómodos.

Me encanta venir a trabajar y viajo en tren y en colectivo todos los días. Cuando se produce algún problema con los medios públicos de transporte, el viaje se vuelve complicado. Y si hay huelga de subterráneos por 5 días, además de viajar muy apretado el humor de los pasajeros empeora considerablemente, hasta volverse irracional.

Porque el entorno condiciona. En una situación favorable, exitosa o triunfante, es fácil estar alegre. Pero cuando las cosas no salen, la enfermedad aparece, el trabajo falta, la heladera está vacía, la casa está solitaria, o los proyectos se frustran, es más difícil estar contento.

Pareciera que Pablo no tenía ningún problema cuando les pide (o casi exige) a los filipenses que estén gozosos. Es fácil hacer un pedido así desde una playa caribeña, tomando una gaseosa al sol. Pero no era la situación de Pablo. Este hombre de Dios escribe estas líneas estando en una oscura, sucia y solitaria cárcel, entre ratas y estiércol, golpeado, dolorido y sin certidumbre sobre su futuro.

No la estaba pasando nada bien. Y sus circunstancias eran muy tristes y dolorosas. Sin embargo este ejemplo de hombre, nos pide que nos regocijemos. Y marca una enorme diferencia entre la alegría y el gozo.

La alegría se sustenta en las cosas que tenemos. Por eso es transitoria. Esta bueno alegrarse por poder cambiar el auto, pero cuando tenemos el nuevo, ya estamos buscando otra cosa. El gozo en cambio, se sustenta en Dios, que es permanente, que no cambia. Y en consecuencia, puede ser inquebrantable.

¿Cómo podés estar gozoso cuando las circunstancias que te rodean son desfavorable? Aplicado la mirada de Pablo. En lugar de quejarse por lo que falta o lo que no tiene, Pablo confiable plenamente en Dios. Y podía estar seguro que sus promesas se cumplen siempre. Y a pesar de estar padeciendo algo terrible, tal vez por largo tiempo, Pablo estaba convencido que el amor de Dios para él era incuestionable. Eso le permitía, como dice el viejo dicho, poner “a mal tiempo, buena cara”

REFLEXIÓN – ¿Alegría o gozo? ¿Qué experimentás?

Un gran abrazo y bendiciones

Dany

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre del hijo más sabio, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su trabajo con la palabra de Dios y con jóvenes se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas a millones de personas, siendo director ejecutivo de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

2 comentarios

  1. Cada día que leo y medito en el devocional, mas quiero de Cristo Jesús.
    Es una palabra que refresca mi espíritu y mi alma.

    Doy gracias a Dios por las personas que usa como sus vasos para enseñar su palabra y poder hacerla rema en nuestras vidas.

    En los últimos dias he recibido el gozo del Señor y esto me ha fortalecido tremendamente en una situación que paso. Ciertamente tengo un Dios que todo lo puede.

  2. PODEMOS SENTIR GOZO EN MOMENTOS DIFÍCILES, PORQUE SI PENSAMOS EN LO QUE VENDRÁ, EN LAS PROMESAS DE DIOS, SENTIREMOS PAZ Y GOZO Y COMO DICE EL CORO” EL GOZO QUE EL SEÑOR HA PUESTO EN MÍ ES LA FUERZA DE MI VIDA!!!!!!!

Deja un comentario queremos saber tu opinión