La Compañía de Dios

La Compañía de Dios

“Y mi Espíritu permanece en medio de ustedes, conforme al pacto que hice con ustedes cuando salieron de Egipto.” Hageo 2:5 (NVI)

El pueblo estaba levantando el templo bajo las órdenes de Zorobabel, el gobernador de Juda. Eran tiempos difíciles. Después de 70 años de exilio en Babilonia y de tener la ciudad destruida, sin economía y viviendo como podían, se comenzó a reconstruir el templo de Jerusalén. La obra comenzó con mucho ánimo, pero luego de un tiempo, comenzó a decaer.

Por el llamado de atención del profeta Hageo, las obras se retoman y después de trabajar mucho estaban terminando el nuevo templo. En la ciudad coexistían jóvenes y ancianos y todos habían colaborado en la reconstrucción. Los muchachos estaban satisfechos de la tarea realizada, pero los mayores no. Recordaban la gloria del primer templo. Este era solo una réplica barata y sin gracia.

No era mala voluntad, era un tema de presupuesto. No había dinero para imitar lo que Salomón había hecho en el momento de mayor gloria del país. Intentar hacer lo mismo en ese momento era absolutamente imposible. Y Dios no pedía eso. Lo que Dios esperaba era la actitud del corazón.

Por eso les recuerda a los jóvenes y a los ancianos que sin importar el efectivo que tuvieran, o los edificios que levantaran, o los programas que ejecutaran o las bendiciones que gozaran, su Presencia estaba siempre con ellos. Desde la esclavitud de Egipto, pasadno por los años en el desierto, el tiempo de los jueces, los reyes, los tiempos de idolatría, la división del reino, las guerras civiles, los exilios y los regresos, Dios siempre había estado con ellos, y siempre seguiría estando.

Era fácil deprimirse recordando el pasado glorioso y viendo el presente tan opaco. Pero esa realidad tan triste no empaña la certeza de la compañía de Dios. Y sobre esta seguridad, ellos terminaron la obra.

Pasaron muchos años desde ese momento y hoy padecemos situaciones similares. A veces estamos mejor, a veces estamos peor. Tenemos tiempos de abundancia y otros de escasez. A veces estamos acompañados y otras veces solos. Hay días de éxito y otros de fracaso. Y mirando nuestra vida solemos quejarnos por lo que nos toca.

Que tu realidad no empañe esta verdad absoluta de Dios: Él está SIEMPRE con vos, nunca te deja, nunca te abandona, nunca se duerme. Siempre te ama, en las buenas y en las malas.

REFLEXIÓN – Dios te acompaña en todas.

Un gran abrazo y bendiciones

Dany

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Un comentario

  1. a mi en lo personal me gusta mucho esta pagina hay veces que estoy muy mal y dios envia ami lo que tengo que leer ese dia.

    por favor tengo una peticion muy especial  un niño de 12 años muy allegado a mi familia lo queremos mucho sufrio una descarga electrica este pasado 18 de agosto esta muy mal, sus quemaduras son muy fuertes en torax, espalda y brazos , su corazon esta debil pero el señor se muestra para con nosotros ya que le retiraron el respirador artificial y el reacciono , despecto y hablo poco por que esta muy quemado..   les ruego por sus oraciones , lo ponemos en manos del sr. rogandole por que su cuerpo sane, al igual que su alma que nos de sabiduria y fortaleza.  su nombre es juan ismael flores  que dios los bendiga

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

30 Compartir
Comparte30
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte