Ponga su imaginación a trabajar

Mente Trabajo LibrosPonga su imaginación a trabajar

Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra. – 2 Corintios 9:8

Si usted tiene el deseo de dar más pero las dificultades económicas no se lo permiten, quizá le sorprenda oír que lo que necesita no es más dinero, sino un concepto espiritual nuevo. Lo que necesita hacer es tomar la Palabra de Dios y con ella echar por tierra el concepto de pobreza que hay en su mente y reemplazarlo con la verdad de la abundancia de Dios; entonces, más cosas le vendrán, incluyendo el dinero.

¿Cómo lo hace? Tómese el tiempo para pensar en las promesas de prosperidad que Dios le ha dado en su Palabra, medite en ellas y crea que esas promesas se están cumpliendo en su vida. Por ejemplo, empiece a verse como un dador generoso que ayuda a la gente necesitada. Considérese como alguien que siempre da en lugar de alguien que está siempre en necesidad. Cada vez que lo haga, la promesa de Dios se hará más real en su vida y su fe aumentará.

“¡Vaya, hermano Copeland! ¿Me está diciendo que debo usar mi imaginación?”

Sí, eso es precisamente lo que estoy diciéndole. ¿Para qué cree que Dios se la dio? Su imaginación unida a la Palabra de Dios es algo formidable. Pero no olvide que sin la Palabra su imaginación se hará mundana y, en lugar de alimentar su fe, lo esclavizará.

Sin embargo, quiero advertirle que formarse un concepto de esperanza diferente es difícil, especialmente cuando por experiencias pasadas existen dudas que bloquean el proceso. Si usted, por ejemplo, ha estado mal económicamente toda su vida o la mayor parte de esta, quizá le lleve más tiempo verse como alguien que prospera en Dios; pero podrá lograrlo si permanece en la Palabra.

No deje de meditar en la Palabra de Dios, con el tiempo su mente se renovará y su vida se transformará. Cuando llegue a ese punto, las dificultades económicas dejarán de ser un obstáculo.

2 Corintios 8:1-14

8:1 Asimismo, hermanos, os hacemos saber la gracia de Dios que se ha dado a las iglesias de Macedonia;
8:2 que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad.
8:3 Pues doy testimonio de que con agrado han dado conforme a sus fuerzas, y aun más allá de sus fuerzas,
8:4 pidiéndonos con muchos ruegos que les concediésemos el privilegio de participar en este servicio para los santos.
8:5 Y no como lo esperábamos, sino que a sí mismos se dieron primeramente al Señor, y luego a nosotros por la voluntad de Dios;
8:6 de manera que exhortamos a Tito para que tal como comenzó antes, asimismo acabe también entre vosotros esta obra de gracia.
8:7 Por tanto, como en todo abundáis, en fe, en palabra, en ciencia, en toda solicitud, y en vuestro amor para con nosotros, abundad también en esta gracia.
8:8 No hablo como quien manda, sino para poner a prueba, por medio de la diligencia de otros, también la sinceridad del amor vuestro.
8:9 Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.
8:10 Y en esto doy mi consejo; porque esto os conviene a vosotros, que comenzasteis antes, no sólo a hacerlo, sino también a quererlo, desde el año pasado.
8:11 Ahora, pues, llevad también a cabo el hacerlo, para que como estuvisteis prontos a querer, así también lo estéis en cumplir conforme a lo que tengáis.
8:12 Porque si primero hay la voluntad dispuesta, será acepta según lo que uno tiene, no según lo que no tiene.
8:13 Porque no digo esto para que haya para otros holgura, y para vosotros estrechez,
8:14 sino para que en este tiempo, con igualdad, la abundancia vuestra supla la escasez de ellos, para que también la abundancia de ellos supla la necesidad vuestra, para que haya igualdad,

Escrito por Kenneth Copeland

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Pastor Carlos Vargas Valdez

Es esposo de la mejor mujer, padre de 2 hijos maravillosos, pastor de jóvenes y director de Desafío Joven. En los últimos 12 años ha trabajado con jóvenes, padres y líderes juveniles. Estudio en Rhema Bible Training Center. Su servicio con la palabra de Dios se ha extendido por más de 27 países en 13 idiomas. Es director ejecutivo y consultor de varios ministerios cristianos, desarrollando conferencias, cursos bíblicos, libros, estudios, devocionales, vídeos y recursos para la vida espiritual.

Un comentario

  1. completamente de acuerdo, Dios usa la imaginación para concibir y materializar nuestra fe; de ahí que es importante que veo en mi mente vida o muerte.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

42 Compartir
Comparte42
WhatsApp
Tweet
+1
Pin
Comparte