Animate a dejar tu lugar

Animate a dejar tu lugar

“Cada uno debe velar no sólo por sus propios intereses sino también por los intereses de los demás.” Filipenses 2:4 (NVI)

Cada mañana llevo los chicos al colegio. Como cualquier padre que realiza esta tarea, se que el horario de ingreso es corto, apenas de 7:30 a 7:40 am. Por lo que la acumulación de autos en la entrada del colegio hace colapsar la calle y diez minutos más tarde, está vacía nuevamente. Para cualquier padre es difícil hacer bajar a sus hijos con las mochilas para el colegio y encontrar un lugar donde dejar el auto, cerca de la entrada.

En nuestro caso, el problema se potencia, por tener que bajar la silla de ruedas de Juampi cada día para que pueda entrar al colegio. Así que vamos pendientes del primer lugar que está disponible para estacionar el auto y poder llegar a tiempo. Juampi y Connie ya están bien entrenados. Y tenemos la bajada bien practicada. Así que apenas estaciono el auto, bajo la silla, acomodo a Juampi, bajo a Connie, agarramos las mochilas y entramos (casi todos los días) antes que cierren el portón.

Pero a veces llego un poquito más tarde y se complica mucho. El otro día, estábamos llegando con lo justo y veo adelante mío, un espacio para estacionar el auto. Adelante había otro auto que se ubicó en ese lugar. Hizo bajar a los chicos, y me hizo señas con la mano para que fuera a se sitio. Apenas estuve detrás de él, arrancó y me dejó el lugar. Le agradecí con la mano y después me enteré que había sido mi amigo el “pollo”.

Como lo conoce a Juampi, estuvo dispuesto a ceder su lugar para permitir que mi hijo pueda bajar más cómodo. Mientras volvía a casa, pensaba en esa actitud poco habitual. Estamos acostumbrados a vivir egoístamente, pensando solo en nuestros intereses. Nos endurecimos y no consideramos las necesidades de quienes están cerca de nosotros. Esta sociedad corrompida, nos endureció el corazón. Pero no es lo que Dios espera de nosotros.

La Iglesia de Cristo debe ser un lugar donde los cristianos tenemos sensibilidad, y velamos por los intereses de los demás. Porque los consideramos y valoramos. En lugar de ser egoístas, actuamos como Dios, con generosidad y aprecio. Sin importar como actúen los demás, Dios espera que vos tengas la misma sensibilidad que el “pollo”.

REFLEXIÓN – Animate a dejar tu lugar.

Un gran abrazo y bendiciones

Dany

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Cristianos

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

131 Compartir
Comparte130
WhatsApp
Tweet
+11
Pin
Comparte