La Esperanza y el deseo en la Biblia

Galleta con quesoLa Esperanza y el deseo en la Biblia

“La esperanza frustrada aflige al corazón; el deseo cumplido es un árbol de vida.” Proverbios 13:12 (NV)

En este último tiempo, comencé a desayunar en casa. Desde que era adolescente y mi papa me hacía el café con leche antes de ir al colegio que no hacía esto. Finalmente después de mucha insistencia de mi mujer y del nutricionista, comencé a hacerlo. Y volví a untar las galletitas con algún dulce dietético o queso untable. Haciendo esta rutina matinal, pasó lo que tenía que pasar.

Estaba untando el queso en la galletita y se me cayó de la mano. Es notable como uno puede pensar tantas cosas en una fracción de segundos. Recordé la célebre frase de Murphy: Siempre la galletita cae del lado del dulce. Y en lo más profundo de mi ser deseaba que no fuera así. Pero sabía que mis probabilidades eran muy bajas. ¡Cuánto deseaba que la galletita no manchara la mesa!

Durante los instantes que iba cayendo se incrementaba mi ansiedad por saber el desenlace, hasta que finalmente, la galletita se depositó sobre la mesa. ¡Enorme fue mi sorpresa al ver que no había caído del lado del queso untable! Simplemente la agarre y me la comí. Nada se había manchado, no había ningún problema.

Y me di cuenta lo feliz que me puso haber cumplido ese pequeño deseo. Mientras viajaba en el tren pensando en esto, me reía de mi mismo. Era ridículo ponerse contento porque la galletita no cayó del lado del queso untable, pero a mí me alegró la mañana

Mientras pensaba en esto, recordé este texto de la Biblia. La esperanza frustrada aflige el corazón. Cuando un deseo no se cumple te entristece el alma. Es angustiante rogar por algo y no recibir respuesta. Sobre todo cuando nuestro clamor es justo y necesario. Cuando no pedimos cosas extravagantes sino cosas necesarias, comunes y sanas.

Dios sabe esto, Él conoce nuestras necesidades y súplicas. NO está lejano de nuestros deseos. Y conoce lo mucho que nos alegra y sostiene ver cumplido el deseo que tenemos. A veces cuando no sucede, nos enojamos y cuestionamos a Dios. Pensamos que está muy lejos y se olvida de nosotros. Nada más alejado de la realidad. No se por qué razón a veces Dios no responde como uno desea (sobre todo cuando le pido que mi Juampi pueda caminar). Pero Dios sí sabe. Y confío en eso.

REFLEXIÓN – Deseo cumplido y confianza en Dios.

Un gran abrazo y bendiciones

Dany

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Cristianos

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Un comentario

  1. imamente he estado aprendiendo que no porque con nuestros ojos físicos no veamos la respuesta a nuestras oraciones, Dios se ha olvidado de nosotros o no nos contesta, en la palabra dice que desde el primer momento en que oramos a Dios, Él nos escucha (Daniel 10:12), y aún en Su silencio, Él nos contesta. El es Fiel y Verdadero, sus caminos no son nuestros caminos, ni su tiempo el nuestro, sin embargo, qué hermoso es descansar en la confianza de saber que tenemos un Padre que siempre, SIEMPRE  tiene cuidado de  nosotros y que nos responde dándonos más de lo que le pedimos. Dios bendiga a todos.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

65 Compartir
Comparte64
WhatsApp
Tweet
+11
Pin
Comparte