El infierno es el lugar perfecto para mí

El infierno es perfecto para mí

Porque tú no eres un Dios que se complace en la maldad; el malo no habitará junto a ti. Los insensatos no estarán delante de tus ojos; aborreces a todos los que obran iniquidad. Destruirás a los que hablan mentira; al hombre sanguinario y engañador abominará Jehová. Salmo 5:4-6

No puede haber un verdadero arrepentimiento sin haber antes un reconocimiento de la suprema santidad de Dios y un reconocimiento de nuestra extrema suciedad y maldad. “Sí Señor, el infierno es bueno para mi…” era la oración de una de las personas que experimentaron el avivamiento en Escocia en 1949. Cuando el Espíritu Santo a través de la Biblia nos revela una imagen o tan siquiera una pequeña idea de la santidad de Dios, inmediatamente nos vemos asediados por una culpa y una vergüenza a causa de nuestra vida de pecado y de injusticias. El verdadero arrepentimiento no nace de un corazón que busca solo “ser mejor persona”, el verdadero arrepentimiento nace de un corazón deslumbrado por la santidad de Dios y un impulso que produce la palabra de Dios y el Espíritu mismo en la voluntad de un hombre, guiándolo a un dolor y una vergüenza por haber ofendido a un Dios santo, santo, santo; motivándolo a tomar acciones diferentes que lo lleven a ese Dios. El pueblo de Israel se vio muchas veces afligido por haber desobedecido al Santo Dios y a través de estos tiempos difíciles de dolor y aflicción, Dios siempre los llevo a volverse a Él.

“Señor, tu serias justo si en este momento tu decidieras enviarme al infierno; no merezco ser salvado…” Estas duras palabras salieron de mi boca, mientras lágrimas enormes brotaban de mis ojos y caían sobre mis manos entrelazadas en el suelo. Había comenzado mi oración como algo rutinario, pero no supe en que momento comenzó a ser más profunda. Había estado leyendo en la Biblia acerca de la majestad de Dios y de la santidad del Todopoderoso, me había arrodillado a orar y comencé la oración sin la intención de pedirle nada a Dios; solamente alabarlo. Comencé a decirle las cosas que casi siempre le decimos a Dios en una oración:

Señor, santo, digno, hermoso, majestuoso, etc…” son palabras tan cotidianas para nosotros como cristianos, que ni siquiera nos damos cuenta cuando pierden valor al momento de decirlas. Repetía versículos de la biblia donde se describen atributos de Dios, pensé que eso era lo más indicado. Había una sinceridad en mi corazón y hubo un momento donde sabía que Dios me estaba escuchando y donde todo comenzó a cobrar sentido.

A veces uno piensa que experimentar la santidad y la presencia de Dios es algo hermoso y hasta cierto punto reconfortante y divertido; pero esa concepción no es del todo cierta. La presencia del Dios santo y majestuoso, es algo temible en gran manera. Ningún hombre pecador puede estar de pie delante de un Dios tan grande y tan santo. No podemos dibujar una sonrisa cuando nuestro pecado más oscuro y secreto es expuesto delante de Dios, no podemos encontrar lugar para el confort; cuando nuestro cuerpo carnal y nuestro corazón pecaminoso esta delante del Dios que aborrece el pecado. No hay liviandad al presentarnos delante de Dios, ¿Quién es digno de estar delante de él? ¿Quién es lo suficientemente justo para alzar su rostro con orgullo delante de Diosí ¿Quién es digno de reclamar justicia y salvación cuando su vida ha sido un caminar deleitoso en el pecado?

No, la presencia de Dios no es algo liviano. “Señor, perdóname…” le rogaba yo en mi oración, con los ojos húmedos y un dolor en mi pecho. No le estaba reclamando un perdón del que me sintiera digno, no le estaba ordenando que acudiera a mí con prisa, como si él necesitara de mí. Estaba rogándole, estaba suplicándole que si aún podía y quería hacerlo, me perdonara. Yo sabía en ese momento, que en base a mis acciones de toda la vida; mi lugar perfecto era el infierno. No tenía duda alguna, tenía la palabra “infierno” escrita en mi frente. Desde niño había asistido a la iglesia, en mi juventud toque la guitarra, cante y hable en frente de toda la congregación y uno piensa que por eso ya se merece el título de cristiano, pero si lo que tienes adentro no ha cambiado; si tus deseos, tu carácter, tus hábitos, tus costumbres y actitudes te siguen llevando al pecado, tu ser no ha sido cambiado y el título de “Infierno” está escrito en tu frente.

Romanos: 2:5
Más por tu dureza, y tu corazón no arrepentido, atesoras ira para ti mismo, para el día de la ira y de la manifestación del justo juicio de Dios.

El arrepentimiento no es una decisión instantánea o un estado mental; el arrepentimiento son acciones que te conducen a un camino totalmente opuesto al que llevabas. No podemos llamarnos cristianos y creer ingenuamente que viviendo una vida cristiana mediocre seremos salvos. Sin un verdadero arrepentimiento no hay salvación. ¿Tu vida es diferente? ¿Tu camino te está llevando a parecerte más a Cristo? ¿Has logrado erradicar de tu vida los puntos de pecado más fuertesí ¿Amas a Dios con todo tu corazón? ¿Amas leer su palabra y orar todos los díasí ¿Amas hablarle de Dios a tus amigos y compañeros de la escuela? ¿Es Dios una perla de gran precio para ti? ¿Has sacrificado todo aquello que te da placer para agradar a Diosí Si nuestra respuesta a una o más de estas preguntas es “no”, tenemos que examinarnos en la palabra de Dios y pensar en la posibilidad de que no hemos experimentado un arrepentimiento genuino.

La ira de temible de Dios está clamando por acabar y por destruir a todos los pecadores e impíos. Si Dios no restringiera su ira, ciertamente nos destruiría en un instante, aterradora, ardiente; pero justa. Clamemos a Dios por salvación, aferrémonos al arrepentimiento, volvámonos a Dios que es amplio en perdonar. No vacilemos, esto no es un juego. Es cuestión de vida o muerte. ¿Tu nombre está escrito en el libro de la vida? Señor, tu eres justo. Si en este momento decidieras arrojarme al lago de fuego, tal acción sería una comprobación de tu justicia y al hacerlos todos los ángeles del cielo clamarían: “Santo, santo, santo; Jehová de los ejércitos es Dios justo.” Pero… Señor, ¡Sálvame! No quiero ir al infierno, quiero una vida eterna contigo; en tu presencia, no me deseches. Tú seguirías siendo justo, porque tu santo Hijo Jesús pago mi deuda en la cruz y yo sé que lo hizo por mí. Yo sé que ese castigo que merezco en este mismo momento por mi pecado, él ya lo sufrió y lo pago con su vida y su sufrimiento. Yo creo que el resucito con poder y que está sentado a tu diestra, creo en Jesús; perdóname y sálvame. Desde este día te entrego mi vida completa y sin guardar nada en mi corazón; todo es tuyo, todo lo que soy, todos mis deseos y mis pensamientos. Toma el control de todo, haz morir mi ser y vive tú en mí.
Escrito por: NESTOR ALFREDO CARRILLO MARIN

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Cristianos

Ministerios Devocionales Cristianos.org – llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

254 Compartir
Comparte249
WhatsApp
Tweet
+15
Pin
Comparte