Reclame su derecho de Hijo

Reclame su derecho de Hijo

Bienaventurado el hombre que teme a Jehová, y en sus mandamientos se deleita en gran manera. Bienes y riquezas hay en su casa, y su justicia permanece para siempre. – Salmo 112:1,3

Nunca olvidaré la primera vez que Gloria leyó ese versículo. En ese tiempo teníamos muy poco dinero; en las paredes de la casa no había adornos ni cuadros de ninguna clase. Pero ella se preparó para empezar a decorar. Se aferró a la promesa: “Bienes y riquezas hay en su casa”, y la reclamó por fe. Y sucedió que a todas partes que íbamos, alguien nos regalaba un cuadro o algo para nuestra casa.

 

Lamentablemente, la mayoría de los creyentes no son tan rápidos para confiar en Dios en cuanto a esa clase de cosas como Gloria lo fue. Algunos incluso afirman que Dios no promete prosperidad material a los creyentes neotestamentarios, sino sólo prosperidad espiritual. Pero la verdad es que no se pueden separar las dos. Por eso Jesús dice: “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas [cosas materiales] os serán añadidas”. Él sabe que el reino espiritual y el reino material están conectados. El mundo físico no puede operar independientemente del mundo espiritual. Lo que sucede en uno es reflejo de lo que sucede en el otro.

Claro que su condición espiritual repercute mucho en su condición económica. Por eso cuando usted empieza a poner en práctica el Evangelio y empieza a prosperar espiritualmente, puede también empezar a prosperar física y materialmente.

No deje que nadie le haga cambiar de opinión en cuanto a las promesas de Dios sobre la prosperidad. Usted no tiene que escoger entre la prosperidad económica y la espiritual, porque ambas le pertenecen. Reclame, por la fe, su derecho a ellas. Como hijo de Dios nacido de nuevo, atrévase a extender su mano y recibir las riquezas que le pertenecen.

Deuteronomio 7:8-13

7:8 sino por cuanto Jehová os amó, y quiso guardar el juramento que juró a vuestros padres, os ha sacado Jehová con mano poderosa, y os ha rescatado de servidumbre, de la mano de Faraón rey de Egipto.
7:9 Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones;
7:10 y que da el pago en persona al que le aborrece, destruyéndolo; y no se demora con el que le odia, en persona le dará el pago.
7:11 Guarda, por tanto, los mandamientos, estatutos y decretos que yo te mando hoy que cumplas.
7:12 Y por haber oído estos decretos y haberlos guardado y puesto por obra, Jehová tu Dios guardará contigo el pacto y la misericordia que juró a tus padres.

Kenneth Copeland 

 

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Cristianos

Ministerios Devocionales Cristianos.org – llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

91 Compartir
Comparte88
WhatsApp
Tweet
+13
Pin
Comparte