7 Formas de Pastorear a tu Pastor

7 Formas de Pastorear a tu Pastor

Lo que estás a punto de leer puede cambiar la vida de su pastor.

En primer lugar, debe entender que hay un problema en muchas iglesias.(Bueno, hay un montón de problemas en muchas iglesias. Este es sólo uno de ellos.) Es una cruel ironía, la única persona sin un pastor es el propio pastor. La gente en la iglesia tienen un pastor. Pero aquí está el líder de la iglesia. ¿A quién tiene?  Un grupo de diáconosí  Un equipo de voluntariosí. Una gran cantidad de personas que necesitan su ayuda? ¿El pastor tiene un pastor? ¿Tiene la misma red de apoyo, orientación, pastoreo, y la seguridad que el rebaño tiene?

En muchas iglesias, la respuesta es un lamentable no. En todo el mundo, los pastores son colocados en un “pedestal” Son estimados, pero no son animados. Una condición bien conocida como “agotamiento” está a menudo vinculada con el aislamiento y la soledad que un pastor siente dentro de su propia congregación. Se le puede apreciar como un gran expositor, un buen animador, y un gran orador, pero no se le ve como la oveja falible, débil y propenso al pecado.

Pastorear a su pastor no es un acto de falta de respeto. Es uno de los mayores aspectos que los miembros de la iglesia pueden dar a su pastor. Aquí hay siete formas de pastorear a su pastor. Recuerde que al hacer esto es muy probable que cambie a su pastor.

1. Ore por su pastor.

Es obvio. De hecho, es casi un cliché. Es por eso que este punto es necesario repetir, subrayar, resaltar. Ore por Su Pastor. Mejor aún, le pregunto cómo se puede orar por él. Ore para que Dios le de crecimiento. Ore para que él exalte siempre a Jesús. Ore para que él camine en el Espíritu. Ore por sabiduría. Oremos por él, por las ministraciones que él predica. Ore por su pureza. Ore por su fidelidad. Oremos por su salud. Oremos por su familia. Oren, oren, y oren.

2. Sea amigo de su pastor ( como un amigo normal).

De alguna manera, muchos de nosotros nos hemos perdido en el hecho de que la persona del pastor en realidad puede ser un amigo muy bueno. Tal vez incluso hemos olvidado que puede ser su amigo. Tal vez él realmente necesita amigos. Una iglesia grande y feliz no es señal segura de que el pastor está rodeado de amigos. Los pastores no están demasiado ocupados para tener amigos. Necesitan fomentar una amistad, solida y genuina. Sea amigo de su pastor.

3. Anime a su pastor.

No debería ser ninguna sorpresa importante que los pastores pueden desanimarse. Sea una persona que da aliento a su pastor cuando puede. Algunas personas son muy buenos en animar falsamente. Este es el “animo” de la persona que duerme durante todo el servicio, entonces el pastor da una gran sonrisa en su salida. “Gran sermón, pastor! buenísimo! Me tocó el corazón! ¡Amén! “Eso no es animo. En su lugar, intente lo siguiente:

Agradezca a su pastor en un momento que no sea en su camino hacia la puerta. Sea intencional.
Escriba a su pastor un correo electrónico o de texto, expresando su agradecimiento.
Comparta con su pastor un momento específico en su vida donde su ministerio ayudó a cambiar su vida.

formas-pastorear-pastor.jpg

Formas De Pastorear A Tu Pastor

4. Desafíe a su pastor.

Al igual que tú, tu pastor es humano. Él comete errores. A veces no tiene la energía para levantar un pie. A veces incluso puede ser que tenga un mal día. ¿Por qué enojarnos cuando, a nosotros nos pasa exactamente lo mismo? Desafiar a su pastor no es decirle a su pastor que sus sermones son aburridos, o que sus camisas no combinan, o que él está ganando  demasiado, o que parece arrogante, o cualquier otra cosa que le molesta. Un verdadero desafío proviene del amor, con el objetivo de impulsar a su pastor más cerca de Dios y de Su Palabra. Todos necesitamos de la gracia y es un mandamiento mostrar misericordia y la gracia con el mismo amor como si fuera para ti mismo. Al final, independientemente del puesto de trabajo y la posición en la iglesia, todos somos seres humanos aveces quebrados que necesitan el abrazo amoroso de nuestro Salvador.

5. Trate a su pastor como una persona real.

Parte de la función del pastor es la comprensión de que las personas son personas. La gente comete errores. Es cierto que el ministerio pastoral no da un amplio margen de error. Las calificaciones son altas, y el costo es muy exagerado. Pero al mismo tiempo, los pastores están sujetos a la tentación y al pecado, tanto como cualquier otra persona. Trate a su pastor como el ser humano que es.

6. Dele a su pastor un descanso.

Los pastores necesitan un descanso de vez en cuando. Todo trabajo es duro. Cada profesión tiene sus propias tensiones y demandas. El trabajo del pastor no es diferente. Es importante que los pastores de vez en cuando se desconecten, y tal vez necesiten ir a otro lugar por un tiempo. Llámelo vacaciones. Llámelo año sabático. Llámelo como sea. Simplemente dele un descanso. De hecho, insisto en ello.

7. Reduzca sus expectativas con respecto a la familia de su pastor.

Hemos dejado lo mejor para el final. No hay que esperar demasiado de la familia del pastor. Vamos a empezar con la esposa del pastor. Suponiendo que el pastor es un hombre que está casado con una mujer, no espere que su esposa sea la pianista de la iglesia (y organista, al mismo tiempo), maestra de escuela dominical, líder del grupo de damas, coordinadora del almuerzo, líder de danza, educadora en casa, preparadora de todos los alimentos para los enfermos, y la consejera de todas las mujeres de la iglesia. En muchas iglesias, la esposa del pastor, se ha transformado en la “Pastora Esposa”, una posición oficial de la Iglesia que debe estar en algún lugar en el libro de Tito 2 (espera, todavía lo estoy leyendo). Tales expectativas  aveces son demasiado elevadas. A continuación, ten cuidado con tus expectativas altas para con los hijos del pastor. Claro, un pastor se supone que debe gobernar su casa, pero eso no quiere decir, que sus hijos son querubines. Ellos son niños. Los niños hacen cosas que, bueno, los niños hacen. Al dejar nuestras ideas de la familia del pastor perfecto de la vida real, en la de un verdadero pastor con una verdadera esposa e hijos reales, que puede ser una fuente de desaliento enorme. Vamos a reducir un poco nuestras expectativas.

No se necesita una Maestría en Divinidad, o una ceremonia de ordenación para pastorear a su pastor. Usted no tiene que ser un cristiano perfecto. Usted no tiene que ser un diácono o un maestro de escuela dominical. Tal vez sólo se necesita vivir una vida de amor hacia su pastor,  algo que a todos los cristianos se les manda hacer. Vamos a ver cómo  puede pastorear a su pastor esta semana. Veamos  cómo puede cambiar su vida.

www.DevocionalesCristianos.org

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Cristianos

Ministerios Devocionales Cristianos.org – llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Un comentario

  1. no se por k pero cuando vi la imagen me parecio a howard andrejoul

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

957 Compartir
Comparte945
WhatsApp
Tweet2
+19
Pin1
Comparte