Mensajes Cristianos – La Llave

llaves-copias-corazonMensajes Cristianos Bíblicos – ‘’LA LLAVE”

“Mira que estoy a la puerta y llamo: si uno escucha mi voz y me abre, entrare en su casa y comeré con él y el conmigo’’. Apocalipsis 3,20
El llanto  era imparable, las lágrimas recorrían el rostro de Lidubina, su mamá al verla sollozando le pregunta: ¿Qué pasa hija mía? ¿A qué se debe el llanto?  Lidubina suspirando dice a su mamá, Hace tres meses conocí a Lidubino, y él una y otra vez intento conquistarme, recuerdas que te comente que  me ofrecía cielo y tierra para que yo acepte su amor, y yo lo rechazaba,  pero él no se dio por vencido, la ultima vez me dijo:  “te entrego las llaves de mi corazón” Esa frase romántica hizo que yo le diera una oportunidad para enamorarme,  La madre interviene diciendo, ¡estas llorando porque Lidubino te entrego las llaves de su corazón! Estaba por sonreírse cuando es interrumpida por su hija: -¡No mamá!, no lloro por eso, mi llanto es que hace unas horas acabo de encontrarlo besándose con otra mujer,  ¡que canalla! ¡Cínico! ¡Hipócrita! hace unos días me dijo que “me entregaba las llaves de su corazón” y ahora me engaña. La madre al escuchar esto dice a su hija: cometiste un error hija mía, cuando el te entrego las llaves de su corazón,  era que también le hayas pedido las copias de esa llave,  ese fue el error tuyo no pedirle las copias de las llaves de su corazón….
Cuantas veces en tu vida, el Señor te ha pedido que le entregues tu corazón, tu obediente aceptaste entregarlo,  ¿Cuántas vecesí Haz dicho te entrego mi vida Señor, “te entrego las llaves de mi corazón”  En la iglesia, en los grupos de oración hacemos compromisos de amar a Dios por sobre todas las cosas, le entregamos la llave de nuestro corazón. Pero salimos de la iglesia y ya en la calle, con los amigos, cuando la tentación del pecado llega a nuestra vida, nosotros en un principio rechazamos el pecado, pero este nos dice suavemente al oído: “Tu dices que le entregaste las llaves de tu corazón a Dios”  Pero te olvidas que  hace tiempo cuando tu  vivías en los placeres y deleites de la carne tu me entregaste las copias de las llaves de tu corazón. Y los enemigos de nuestra alma mostrándonos el falso gozo y deleite nos recuerdan que tenemos copias de esa llave que entregamos a Cristo.  Y con esas copias que nosotros fabricamos  desobedeciendo al Señor, le abrimos la puerta al pecado y este nuevamente se adueño de nuestra vida.
Apreciados amigos que leen este mensaje, si en este momento te encuentras destrozado por el pecado, si tu vida transcurre con un pesar y dolor por haber traicionado a aquel que murió en la cruz para salvarte. Si estas constantemente fabricando llaves y abriéndole tu corazón a los enemigos de tu alma. Este es el momento de tomar una decisión en tu vida, es tiempo de volver a empezar. La buena noticia para todos los que hemos fabricado copias de las llaves de nuestro corazón, la gran noticia es que en este momento Jesucristo está tocando una vez las puertas de nuestro corazón, Cristo en este momento te declara y muestra su amor, y te pregunta: ¿Me entregas las llaves de tu corazón?
No dejemos pasar este momento de gracia y misericordia divina y digamos: ¡Si Señor!  “te entrego las llaves de mi corazón”  “te entrego mi vida señor” toma las llaves y también tomas todas esta copias de la llave que yo saque con el propósito de deleitarme en lo prohibido.  Señor toma todas las llaves de mi corazón originales y copias, te imploro que pegues y selles mi corazón, que los enemigos de mi alma ya no puedan entrar y robarme la fe, la esperanza el amor, que no me puedan robar la paz, la gracia y la salvación.  Gracias Señor, por esta nueva oportunidad, gracias Señor por que a partir de hoy vivo en tu presencia y vivo para amarte cada día más y más…
El pecador arrepentido que ha entregado su vida a Cristo puede leer con esperanza y emoción el salmo 32,1-5  Dichoso el que es absuelto de pecado y cuya culpa le ha sido borrada. Dichoso el hombre aquel a quien Dios no le nota culpa alguna y en cuyo espíritu no se halla engaño.  Hasta que no lo confesaba se consumían mis huesos, gimiendo todo el día. Tu mano día y noche pesaba sobre mí, mi corazón se transformo en rastrojo en pleno calor del verano. Te confesé mi pecado, no te escondí mi culpa. Yo dije: Ante el Señor confesare mi falta, Y tú, tú perdonaste mi pecado, condonaste mi deuda. Amen
Libros Ebooks Cristianos

Sobre Cristianos

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

97 Compartir
Comparte96
WhatsApp
Tweet
+11
Pin
Comparte