¿Debemos Amar a Dios por obligación?

amor-por-obligacion¿Debemos Amar a Dios por obligación?

¿Has sentido alguna vez la carga de tener que amar a alguien? En la vida llevamos cargas de diferentes naturalezas, algunas más livianas, otras más pesadas. Por lo general tienen que ver con responsabilidades, con sufrimientos, con enfermedades o pérdidas, pero la “carga de dar amor” es difícil de imaginar. El amor está o no está, se siente o está ausente.

Sin embargo la Biblia nos dice en 1 Juan 5:3: “El amar a Dios consiste en obedecer sus mandamientos; y sus mandamientos no son una carga, porque todo el que es hijo de Dios vence al mundo.”

El amor a Dios se expresa por medio de obediencia, y obedecer lo que no nos gusta se siente como una carga muy pesada, sobre todo cuando la obediencia nos aleja de lo que creemos nos hará bien y traerá felicidad. La palabra por su parte, insiste: “… y sus mandamientos no son una carga…” (1 Juan 5:3) ; “Acepten el yugo que les pongo, y aprendan de mí, que soy paciente y de corazón humilde; así encontrarán descanso. Porque el yugo que les pongo y la carga que les doy a llevar son ligeros.” (Mateo 11:29).

Para poder juzgar cuán pesada es una carga debemos poder compararlas con otras. El Dios y Padre amoroso sabe que la “carga” de dar un paso de obediencia no se compara con la carga del pecado y sus consecuencias.

Nosotros en nuestro rol de hijos debemos amor y entrega total a nuestro Padre y creador. Dios no desea que le obedezcamos por obligación, quién puede obligarse a amar? De qué sirve un amor obligado? Dios desea más bien que el amor que sentimos por Él nos mueva a comportarnos como hijos agradecidos, hijos que buscan agradarle. En definitiva obedecerle será siempre para nuestro propio provecho.

Si te cuesta obedecer las leyes de Dios, pídele a Él que aumente Su amor en tu corazón, y que sea ese amor el que te colme e inunde, que sea ese amor el que inspire tu vida, que el amor de Dios te lleve más allá de lo que puedes imaginar, que te enamore de tal manera que tu corazón desee fervientemente devolverle a Él un poquito de ese amor. El hacer Su voluntad y obedecerle pasarán a ser tal pequeñez, que no nos importará ceder, pues todo adquiere otra dimensión al ser comparado con el amor que Dios nos mostró por medio de Cristo Jesús.

“Padre, gracias por habernos hecho tus hijos. Gracias por habernos amado de tal manera, aún cuando en nuestro egoísmo te negamos el amor que te mereces. En todas las cosas dependemos de ti, hasta esto debemos venir a pedirte: Enséñanos a amarte como es digno de ti. Aumenta el amor de Cristo en nuestro corazón y enséñanos a amar como Tú lo hiciste. En el nombre de Jesús, AMÉN.”

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Devocionales

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

165 Compartir
Comparte163
WhatsApp
Tweet
+12
Pin
Email