Cuando Dios nos llama

cuando-Dios-nos-llamaCuando Dios nos llama…

Últimamente he pensado que en la teoría todos lo sabemos, si preguntas a cualquier persona la diferencia entre el bien y el mal, estoy segura que puede darte ejemplos correctos.

Las divisiones son casi obvias, lo contrario de alto, es bajo, de gordo: delgado, de grande: pequeño… De Dios… ¿Diablo? ¡De ninguna manera! Dios no tiene opuesto. Él es Rey, es Soberano y Creador, y hasta el mismo Satanás fue en su origen una creación divina, sólo que decidió intentar ser mayor que el Todopoderoso, quiso trascender.

Entonces podemos ampliar el concepto del mal y agregarle pecado. Todos sabemos qué es el pecado, todos sabemos que somos pecadores y quienes hemos aceptado a Cristo como Salvador sabemos quién es el que perdona nuestros pecados y sobre todo, el precio que ha pagado por nosotros, a causa de nuestro pecado.

¿Entonces porqué continuamos tantas veces nuestras vidas con la indiferencia al pecado que cometemosí Lo hacemos muchas veces con conocimiento de hacerlo y valiéndonos del perdón divino como excusa o casi-permiso para cometerlo.

Y allí viene una vez más la misericordia de Dios, que nos habla a través de Su Espíritu y nos guía, nos llama a tomar conciencia, arrepentirnos y a ser partes del proceso de Su obra. Una de las excusas que fácilmente colocamos por delante del desafío es sentirnos incapaces o inapropiados para realizar el trabajo. Me recuerda al llamado de Moisés, (Éxodo 2) donde ante la solicitud de Jehová puso una y otra excusa. Pero él ya había sido escogido para realizar el éxodo del pueblo de Israel de Egipto. De igual modo, Dios ya nos ha escogido para nuestras buenas obras (Efesios 2;10), y sólo tenemos que, nada más y nada menos, acudir al llamado.

Para lo que s ea que Dios te haya escogido, te creó, en el Salmo 139: 13, 15 y 16a leemos:

“Tú fuiste quién formó todo mi cuerpo; tú me formaste en el vientre de mi madre. () No te fue oculto el desarrollo de mi cuerpo mientras yo era formado en lo secreto, mientras era formado en lo más profundo de la tierra. Tus ojos vieron mi cuerpo en formación…” 

Así es, cada detalle de tu cuerpo y de tu mente fueron diseñados para el trabajo; pero el enemigo nos tiene silenciados tras el velo de ser pecadores a sabiendas y hacérnoslo sentir, nos quedamos en un rincón espiritual conociendo lo que está bien y lo que es pecado, y por el sólo hecho de saberlo, nos corremos a un costado de la carrera que debemos correr, del trabajo de debemos realizar.

Dios ya ha hecho su parte: nos creó y nos regaló la Salvación de nuestras almas a través de la muerte en la cruz y resurrección de Cristo Jesús; ahora es tiempo de poner nuestra parte, de pasar las dicot omías teóricas a la práctica de lo correcto y tomar acciones concretas ante el pecado que cometemos, escuchar la voz del Espíritu Santo y obedecer, volver a ser parte del equipo que corre hacia la meta, porque al igual que en el ejemplo de Moisés, Dios ha prometido estar con nosotros siempre, hasta el fin del mundo… (Mateo 28: 20b).

Noelia Escalzo

Libros Ebooks Cristianos

Sobre Devocionales

Ministerios Devocionales Cristianos.org - llevando y ministrando la palabra de Dios desde 1999. Misión Alcanzar a cada persona en el mundo con un mensaje de Dios por medio de una palabra escrita en Devocionales y Estudios Biblícos diarios. Comunicar a todo hombre y mujer que JESUCRISTO es el Rey de Reyes y Señor de Señores y viene otra vez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

43 Compartir
Comparte40
WhatsApp
Tweet
+13
Pin
Email